No se vende y no se enseña a fabricarla. Lo sé, he sido un poco rudo, pero es que las malas noticias hay que darlas cuanto antes y sin tapujos. Venga, ahora centrémonos en lo guapo. Esta pequeña recreativa de MAME está hecha a partir de lo aprendido en una sesión de kacking, es del tamaño de un pulgar y sí, es plenamente funcional… ¡Aunque incómoda ha de ser un rato! Los componentes de esta maquinita son una Raspberry Pi Zero, una pequeña pantalla RGB OLED, algún componente más y toneladas de paciencia en formato industrial. ¿El resultado? Este que veis aquí.