Quitando Nintendo, todas las compañías han pasado olímpicamente de la retrocompatiblidad en los últimos años. Por eso, cuando Microsoft dijo que iba a currarse a través de software que muchos juegos de Xbox 360 se pudieran jugar en Xbox One, y encima con mejoras en algunos casos, aplaudí hasta dejarme las manos en carne viva. Mucho tiempo ha pasado ya de eso y yo sigo aplaudiendo como un tontaco en medio del circo, ya que Microsoft sigue cumpliendo su palabra y ha conseguido ya que 250 juegos se puedan jugar en One.

Ante todo esto, poco se puede decir. Tan solo dar las gracias y seguir disfrutando de un servicio fantástico e imprescindible que no todas ofrecen -cof cof Sony cof cof-