3137332-mafia

Es muy difícil jugar a un sandbox sin pensar en el GTA. Muy difícil porque los de RockStar hace tiempo que pusieron el listón tan alto que ningún sandbox que se precie intenta competir con ellos ya, lo cual es algo maravilloso ya que así han salido pequeñas joyas gamberras que van a su bola como la saga Saints Row. Y las comparaciones, además de odiosas pueden ser injustas, así que todo aquel que vaya a jugar a Mafia 3 debe ser consciente a lo que va a jugar. Mafia 3 no es un sandbox, es un juego de acción en tercera persona enmarcado en un mundo abierto donde el gameplay está subordinado a la historia. Una historia potente y madura, de traición y de venganza que ya hemos visto muchas veces. Pero Mafia 3 es más que eso…

Viniendo de donde venimos, con un Mafia original alabado por el público y la crítica y convertido en juego de culto, y con una segunda parte que si bien nos atrapó con su historia y sus personajes nos dejó un poco fríos con su ejecución, los chicos de Hangar 13, estudio encargado de esta tercera parte tenían un buen marrón entre manos, una patata caliente, quizás demasiado caliente para un estudio recién creado y cuyo título de estreno iba a ser Mafia 3.

El juego
Como hemos dicho, Mafia 3 es un juego de acción en tercera persona que usa los ya conocidos sistema de coberturas. Como juego de acción no destaca en ninguna de sus mecánicas pero cumple en todas y cada una de ellas. La conducción es correcta y divertida, todos los coches se comportan de manera diferente y el juego permite elegir entre una conducción arcade o de simulación. Los disparos y sistema de coberturas cumplen con creces, el personaje reacciona bien a nuestras órdenes y las armas se sienten bastante realistas. El cuerpo a cuerpo es básico pero efectivo y no petardea en ningún momento y además las ejecuciones son muy vistosas y extremadamente sangrientas y violentas (como todo el juego en general, no se han cortado un pelo).

mafia3_shootout

Las 3 primera horas de juego son muy buenas, con la historia empezando a andar, cinemáticas muy bien intercaladas por fases de acción o pura conducción y todo con un ritmo estupendo. Pero, una vez completado ese comienzo y cuando el verdadero juego empieza y vemos cómo se ha estructurado el sistema de misiones es cuando al juego se le ve el cartón, ya que el 75% de las misiones son todas del mismo patrón: ir a un punto del mapa a interrogar a alguien (protegido por enemigos que nos tendremos que cargar), con esa información ir a matar a alguien (protegido por enemigos que nos tendremos que cargar) o a robar un alijo de dinero (protegido por enemigos que nos tendremos que cargar). Todo el rato se repite este sistema y salvo en las misiones contra los jefes finales que aportan algo más de variedad, el resto son siempre igual. Y es una pena, porque por cada objetivo clónico que tenemos, por cada camello o sicario que tenemos que matar, hay una pequeña historia  detrás, un pequeño trozo de texto explicando el por qué tenemos que encargarnos de dicho objetivo. Además, prácticamente todas las misiones las vamos a ir haciendo en su barrio correspondiente, en un trozo de mapa donde podremos ir andando o conduciendo durante medio minuto por lo que la ciudad y la conducción con su música quedan totalmente desaprovechados.

Y para encargarnos de dichos objetivos el juego nos dará dos opciones: la acción directa o el sigilo. Optemos por la que optemos, los enemigos no nos supondrán un gran reto porque son idiotas: apenas nos flanquearán, asomarán la cabeza continuamente fuera de su cobertura o tardarán mucho en detectarnos o dispararnos, o se quedarán atascados contra una pared. Todo esto para facilitar la espectacularidad de los tiros a la cabeza o las ejecuciones, que podremos hacer ante la mirada impasible de los enemigos.

Una vez que hayamos conquistado un distrito (la ciudad está dividida en 9) deberemos asignarlo a uno de nuestros subjefes (Cassandra, Vito o Burke). Dependiendo a quién asignemos el distrito recibiremos distintas mejoras y si ninguneamos a alguno de nuestros subjefes acabarán por enfadarse y traicionarnos. Este sistema, si bien es muy sencillo es también muy interesante y funciona muy bien ya que da mucha variedad y un gran número de situaciones con sus correspondientes reacciones y situaciones.

mafia-3-gameplay-e3-2016

Lo técnico
Gráficamente no es un baluarte y el juego sufre de los típicos errores característicos de los mundos abiertos como es el poping, sobre todo al conducir, y el cual puede ser bastante obvio con texturas o elementos pequeños.
La distancia de dibujado es bastante aceptable y la manera en que han resuelto las transiciones de lejos a cerca de los elementos estáticos de la ciudad está muy bien y sucede de manera muy natural.
Por otro lado las cinemáticas sí que rayan a una gran altura, están muy cuidadas, hay mucho mimo es los modelados de los personajes y sus expresiones  y por momentos nos parecerá que estamos viendo una película.

En las 50 horas que hemos jugado en la versión de PS4 (con el parche instalado) es cierto que nos hemos encontrado con algún bug de colisión, pero ni por asomo las cosas tan sangrantes que se están viendo en YouTube en forma de vídeos recopilatorios. Sin embargo sí que hemos encontrado fallos con la iluminación, a veces realista, a veces muy colorida y a veces rota, rota no en el sentido de poco realista (que también) sino rota en el sentido de no funcionar en ciertos interiores y estar totalmente a oscuras o de que todo empiece a brillar y a tener texturas extrañas.

2k_mafia3_e3_city_drive2

La ambientación
Uno de los puntos fuertes del título. Esta reinvención de New Orleans es apabullante, con mucha variedad y mimo por el detalle. La ciudad está dividida en 9 distritos, cada uno diferente del anterior, con edificios característicos en cada uno. Podremos entrar en un buen número de negocios como bares o tiendas, perdernos por sus calles, conducir por sus avenidas o dar una vuelta por los salvajes manglares.

Sin embargo, a pesar de ser una recreación estupenda, la ciudad se siente más un escenario de cartón piedra que una ciudad viva. Los NPCs no tienen una rutina muy clara además de pasear; hay vías de tren y estaciones pero no hay ningún tren o tranvía; los conductores se pueden quedar eternamente en un atasco… pequeños detalles que dan mucha rabia por el poco uso que se le ha dado a esa ambientación.

Por otro lado, la ciudad está llena de peatones que nos ayudarán con sus conversaciones o insultos a meternos más en el tenso ambiente de la época. No será lo mismo caminar por nuestro barrio, el Hollow, donde la gente nos saludará y tendrá un comportamiento cordial, a hacerlo en los barrios de la alta sociedad donde la gente nos insultará solo por el color de nuestra piel.
Los coches también ayudan a esa inmersión, hay un gran número de modelos desde clásicos a rápidos deportivos, pasando por camiones, lanchas e incluso algún coche fúnebre.

3050311-mafia3

La historia
Es sin duda otro de los puntos fuertes del juego. A pesar de ser la típica historia de venganza, está narrada de una manera muy interesante, con usos continuos de flashbacks y consigue que mantengamos el interés en todo momento y queramos saber qué pasa a continuación. Como hemos dicho, las cinemáticas están a un grandísimo nivel, tanto en gráficos como en interpretación y por momentos creeremos que estamos viendo una película.

Además, junto a esta poderosa narrativa con sus personajes principales tan bien creados, también habrá un buen número de personajes secundarios con sus propias historias, pero todas ellas se subordinan a la principal y acaban siendo meros peones desaprovechados por un bien mayor.

El sonido de New Bordeaux
No hay palabras para describir la banda sonora del juego. Todos, absolutamente todos los clásicos de los 60 que puedas  nombrar están en el juego. Es increíble ir conduciendo por la ciudad mientas suena en la radio los Sympathy for the Devil (por poner un ejemplo). Tendremos 3 emisoras de radio poniendo música continuamente y alternada con noticias de lo que va ocurriendo en el juego, publicidad e incluso con noticias de eventos reales de la época.
Y un capítulo aparte merecería la localización del juego. Es encomiable una vez más el trabajo realizado en este apartado, ya que todo el juego (a excepción de algún anuncio radiofónico) está doblado al castellano, y con un gran trabajo por parte de los actores de doblaje que no desmerece el original.

Pero Mafia 3 es más que todo esto

Porque detrás de los gráficos, los 30 fps, los temazos en la radio, los disparos, los bugs, la sangre, los derrapes… detrás de todo esto hay una segunda lectura, ya que Mafia 3 no es sólo un videojuego, es una crítica al racismo y a la sociedad americana de mediados del siglo pasado, un bofetón en la cara a la moralidad y modo de vida estadounidense traído en forma de pequeña máquina del tiempo, donde la recreación de la ciudad es de lo más brutal que se ha visto desde Assassins Creed Unity.

2916986-mafiaiii_joyride

Un juego que te hace pensar, recapacitar y mirar hacia delante para intentar no cometer los errores del pasado como sociedad.

El jugador que vaya a lo Rambo, matando y destruyendo todo lo que se le ponga por delante, seguramente se perderá todos estos matices pero tendrá una experiencia satisfactoria. Sin embargo, el que juegue despacio, escuchando las conversaciones de enemigos y NPCs, el que se empape del espíritu de esa Nueva Orleans virtual de 1968, tendrá como recompensa una gran experiencia interactiva… si sabe perdonar sus defectos, que los tiene, pero sus virtudes son mayores que sus defectos. Aunque es una pena que con las bases tan buenas que tiene se haya quedado a medio camino de ser una obra maestra.