El título de acción cooperativa ambientado de Warhammer Fantasy da el salto de PC a consolas. ¿Listos para cazar skavens?

Se ha hecho de rogar más de lo esperado, pero por fin los usuarios de consolas pueden disfrutar de uno de los títulos de acción cooperativa más divertidos de la actualidad: Warhammer: The End Times – Vermintide está disponible en Playstation 4 y Xbox One desde hace unas semanas, y nosotros queríamos conocer de primera mano si el título de Fatshark era para tanto.

Y es que hay que tener en cuenta que nos encontramos ante un juego realizado por un estudio pequeño, de esos que han ido arañando las licencias de Games Workshop, que andan repartidas por SEGA (la cual tomó las riendas de THQ tras su desaparición), y un buen puñado de estudios independientes. Ese es el caso de este The End Times – Vermintide, que ya desde un principio causó muy buenas vibraciones en sus versiones alfa y beta de PC.

warhammer

El título no inventa la rueda, es cierto, ya que toma la base de Left 4 Dead y otros juegos de acción cooperativa tan de moda en los últimos años, y lo traslada al universo de Warhammer Fantasy. No obstante, el estudio desarrollador ha sabido distanciarse de otras propuestas, aportando algo de sangre nueva. Sangre ratuna, en este caso.

Y es que en The End Times – Vermintide tendremos que hacer frente a la terrible amenaza de los skaven, la raza de hombres rata del universo Warhammer. Estos están lanzando una serie de ataques en masa e invasiones a los reinos de los hombres. De acuerdo con los augurios de estos seres monstruosos, la hora de los dioses del Caos está cerca, por lo que es hora de que aparezca un nutrido grupo de héroes que haga frente a tanta alimañan.

Así pues, contamos con cinco personajes disponibles, habituales en los universos de fantasía medieval: enano experto en defensa y en repartir hachazos a diestro y siniestro, una mortífera elfa con sus flechas, un soldado imperial capaz de partir en dos a sus enemigos a mandoble limpio, un inquisidor que nos hará sentir en la piel de Solomon Kane y una hechicera que debe tener cuidado con la potencia de sus conjuros, no sea que sea devorada por el poder de los mismos. Literalmente.

warhammer-heroes

La campaña de The End Times – Vermintide consta de dieciocho misiones (siendo cinco de ellas DLC que vieron la luz en PC con posterioridad al lanzamiento inicial del juego, y que ahora han sido incluidas de forma gratuita en esta versión de consola). Además hay como gran añadido un clásico modo Horda. Un rápido vistazo a cualquiera de ellos en su nivel de dificultad estándar nos muestra lo exigente que es el desafío planteado por la gente de Fatshark.

Comenzamos la sesión en una taberna en la que podemos mejorar a nuestros personajes con nuevas armas y objetos, forjar nuevo equipo con las recompensas ganadas tras cada misión o convertir nuestras armas actuales en materiales para crear otras nuevas. Ese es el pequeño componente rolero que aporta The End Times – Vermintide a otras propuestas semejantes. En dicha taberna es donde seleccionamos la misión de la campaña a realizar, pudiendo jugar con varios bots o con jugadores de todo el mundo. Obviamente la segunda opción es la más recomendable y con la que mejor nos lo pasaremos, ya que la IA no funciona todo lo bien que debiera, y en más de una ocasión hemos perdido una partida por su mal funcionamiento. Pero claro, no penséis que con jugando con otras personas la cosa va a ser más sencilla. Nada más lejos de la realidad. Como decíamos lineas atrás, el desafío es considerable incluso en la dificultad normal, por lo que el trabajo en equipo es fundamental.

Eso si, no esperéis encontrar clases bien diferenciadas en los clásicos papeles de “Tanque, DPS, Sanador, Apoyo”, etc. Todas las clases hacen una gran cantidad de daño, variando sus mecánicas de combate más que otra cosa: el enano va armado con hacha y escudo, la elfa con su arco y espadas cortas, el imperial con su mandoble, el inquisidor con sus pistolas y espada, y la hechicera con su bastón y espada corta. No hay curanderos en sí, sino que nos curamos con los objetos del entorno (pociones y botiquines, pudiendo curar a nuestros compañeros). También podemos emplear explosivos y potenciadores de diversa índole, los cuales serán imprescindibles en muchas ocasiones si queremos salir airosos.

warhammer-elf

Y es que el volumen de enemigos que encontramos en The End Times – Vermintide es arrollador. Es cierto que no llega al nivel de zombis visto en Left 4 Dead, pero los skaven son unos enemigos de los más fieros incluso en número reducido, habiendo numerosos tipos de enemigos: desde maestros de bestias, asesinos que acechan en las sombras y capaces de hacerse invisibles, ratas ogro, expertos en veneno, hasta otros armados con ametralladoras (muy medievales, claro está), sin olvidarnos de los soldados rasos de su ejército. En definitiva, una marabunta de ratas dispuesta a desafiar nuestra paciencia y que pondrá a prueba nuestras dotes de trabajo en equipo.

Como aspecto negativo al apartado jugable, no habría estado de más la posibilidad de jugar en pantalla partida con varios amigos, aunque parece que esta es una modalidad que cada vez tiene menos peso para las compañías de videojuegos.

Warhammer End Times

A nivel gráfico el juego cumple vistosamente, con una estética oscura y decadente, prueba de que el fin de los tiempos está a la vuelta de la esquina. Ciudades derruidas, puertos llenos de podredumbre, peligrosas zonas montañosas y otro tipo de enclaves que harán las delicias de los fans del terror y la literatura gótica. Pese a la ingente cantidad de enemigos en pantalla, todo funciona a las mil maravillas, con alguna ralentización casi anecdótica, y que no enturbia en ningún momento el ritmo del juego. Del mismo modo, la estabilidad del juego online es fantástica y hay una gran cantidad de jugadores disfrutando del título en estos momentos, lo cual es todo un plus para lanzarnos de cazar ratas.

La banda sonora cuenta con el conocido compositor Jesper Kyd (Assassin’s Creed, Hitman), si bien las melodías que podemos escuchar en The End Times – Vermintide no son las mejores de toda su carrera, todo hay que decirlo. Y en torno a la cuestión del idioma, el título se encuentra en inglés con subtítulos en castellano, y los personajes no dejan de parlotear en todo momento, ya os avisamos.

Conclusiones

Warhammer:  The End Times – Vermintide es un título que hará las delicias de los fans de la acción cooperativa. Su adictiva y exigente campaña, sus toques roleros (aunque perdamos mantenemos los objetos ganados, por lo que vamos mejorando a cada partida jugada), y su jugabilidad a prueba de bombas hacen que os lo recomendemos sin dudarlo. Además, su ajustado precio para ser un lanzamiento actual es otro factor a tener muy en cuenta.