¿Qué harías si un ser de otro planeta invadiera tu cuerpo, quedándose con el control de tu mano derecha? Shinichi es quien tiene que descubrirlo en Parasyte.

Continuamos acercándoos todas las novedades del pasado XXII Salón del Manga de Barcelona con una obra que, si bien no trata un tema novedoso, consigue meternos de lleno en un universo tétrico en el que la supervivencia de la humanidad está en juego y cuyo protagonista es un humano que se ha hecho «amigo» de uno de los invasores que pretenden destruirnos a todos. Sí, talonianos, hablamos de Parasyte, manga del autor Hitoshi Iwaaki que ha llegado a nuestro país de la mano de la editorial Planeta Cómic.

«Alguien en la Tierra pensó, sin que viniera muy a cuento…»

Parasyte

Shinichi Izumi es un estudiante normal y corriente que vive junto a sus padres en un humilde barrio de Tokio. Una noche, unas extrañas criaturas llegan a la Tierra con el objetivo de controlar a los humanos, invadiéndolos a través de los oídos o las fosas nasales. Una de estas criaturas intenta instalarse en el cuerpo de Shinichi, pero no lo logra y termina tomando el control de su brazo derecho. Aunque en un principio Shinichi no tiene ni idea de lo que está ocurriendo, Miggy, que así bautiza posteriormente al alien, le intenta explicar todo lo que sabe sobre su especie y el por qué están ahí. Juntos tendrán que sobrevivir tanto en el mundo de los humanos como en el de los Parásitos, pues estos últimos son muy hostiles cada vez que se encuentran con un congénere.

Parasyte (Kiseijū) es un seinen de terror creado por Hitoshi Iwaaki en el año 1988 que se publicó en las páginas de las revistas Morning Open Zôkan y Afternoon, ambas de la editorial Kodansha. Posteriormente, todos los episodios de la serie fueron recopilados en diez volúmenes. Unos volúmenes que se adaptaron a anime en 2014 gracias al director Kenichi Shimizu y al estudio de animación Madhouse. Veinticuatro son los episodios que forman la adaptación animada.

En el caso de España, la licencia de Parasyte fue confirmada por los responsables de la editorial Planeta Cómic durante su presentación de novedades del XXI Salón del Manga de Barcelona. Tras casi un año de avances y confirmaciones, el pasado 18 de octubre fue el día en que se puso a la venta el primero de los diez tomos que componen la serie a un precio de 9,95€. Veamos qué es lo que ofrece.

Edición de Parasyte por Planeta Cómic

La edición en castellano de Parasyte viene presentada en formato rústica sin solapas y con sobrecubierta. Una sobrecubierta en la que el protagonismo recae en Miggy, el Parásito que se adueña del brazo derecho de Shinichi. Mientras que en la portada tenemos el título de la obra y al propio Miggy, en la contraportada encontramos de nuevo el título de la serie y, a modo de introducción, una más que acertada cita de nuestro querido alien: «Shinichi, he aprendido sobre el demonio en los libros… Y creo que el ser vivo más cercano a ese concepto es el propio ser humano». Como bien se puede apreciar, los colores predominantes tanto en la portada como en la contraportada son el negro y el rojo.

Parasyte

Este primer volumen de Parasyte está compuesto por doscientas setenta y seis páginas divididas en nueve episodios. Aunque la mayoría de páginas son en blanco y negro, nos topamos con páginas a color tanto al inicio del volumen como al comienzo de algunos capítulos, algo que nos mete de lleno aún más en la historia. Tanto las páginas en blanco y negro como aquellas que son a todo color están impresas con buena calidad y sin errores, lo que ayuda aún más a descubrir todos los detalles del dibujo de Iwaaki. Asimismo, entre episodios se ha añadido una sección de preguntas y respuestas en la que el autor contesta a todas las dudas que sus lectores le fueron realizando en el momento en que la historia se estaba editando en Japón.

La traducción de Parasyte, otro de los elementos importantes del tomo, es obra de Marc Bernabé (Daruma Serveis Lingüístics, SL). Bernabé ha hecho un trabajo impecable utilizando conceptos fáciles de comprender y usando un lenguaje para todos los públicos que estén dispuestos a dejarse invadir por una obra realmente adictiva.

Parasyte

Conclusión

Parasyte es una historia intemporal. Da igual cuándo y en qué situación la leas, pues presenta una trama actual que nunca pasará de moda y que se puede disfrutar en cualquier momento. La invasión alienígena y sus consecuencias en la Tierra es un tema muy común junto al de la destrucción de nuestro planeta, pero Parasyte ahonda aún más en el hecho de que unas criaturas lleguen para poseernos. Hitoshi Iwaaki, además de seguir el día a día como estudiante de Shinichi (lo que conlleva hilarantes situaciones gracias a él y a Miggy), consigue que simpaticemos con los invasores, que intentemos entenderlos y que seamos conscientes de que su forma de ver la vida y la supervivencia no es la misma que la nuestra. Miggy es quien nos guía en cada capítulo en un mundo donde nada es lo que parece y en el que uno mismo es lo primero y más importante.

Por otro lado, el dibujo de Iwaaki es sobresaliente en todos los sentidos. Desde las viñetas más simples hasta las más terroríficas poseen un nivel de detalle altísimo, logrando que incluso sintamos un poco de asco al ver las horribles formas que logran adoptar los parásitos. Asimismo, la disposición de las viñetas es tremendamente clásica, algo que ayuda a seguir la obra en todo momento.

En lo que respecta a la edición de Planeta Cómic, esta es muy sobria en lo que a portada se refiere, dejándole todo el protagonismo únicamente a lo que se le tiene que dar, es decir, al contenido del tomo. Dentro del mismo vemos que la edición está cuidada al milímetro, ofreciendo una experiencia muy positiva para todos aquellos que se adentran en esta obra de ciencia ficción que, sin duda, no deja indiferente a nadie. ¿Te atreves a conocer a Miggy?

Parasyte