Travis Touchdown y los locos habitantes de Santa Destroy llegan al Retroanuncio.

¿Qué no se ha dicho de Goichi Suda a estas alturas? Conocido como Suda 51, este excéntrico desarrollador de videojuegos es de esas personas cuya obra te encanta… o la odias. No hay término medio.

En Occidente conocimos sus peculiares propuestas gracias a ese clásico de culto llamado Killer7, en Game Cube y Playstation 2, si bien fue su siguiente juego, No More Heroes, uno de los títulos más recordados de Wii, con el que se consagró entre el gran público.

Lanzado en Japón en 2007 y en el resto del mundo en 2008, No More Heroes nos pone en la piel de Travis Touchdown, excéntrico otaku de 27 años que malvive en un pequeño motel donde colecciona figuras de anime y es fan devoto de la lucha libre mexicana. Diseñado con los rasgos de Johnny Knoxville (uno de los cafres de Jackass) y con los gustos de Goichi Suda, este peculiar antihéroe gana en una subasta online una katana láser con la que decide convertirse en un asesino a sueldo. Todo con el fin de meterse en la cama con la fría y misteriosa Sylvia Christel.

Como podéis observar, la premisa de No More Heroes no es muy seria. Y nada de lo que rodea al juego lo es. Su marcado tono paródico y exagerado, sus estrafalarios y rocambolescos personajes (especialmente los femeninos), sus diálogos a lo película de Quentin Tarantino, su peculiar uso del Wiimote (no hay más que recordar cómo se recarga la katana láser de Travis) y su peculiar visión de la industria de los videojuegos hace de No More Heroes uno de esos juegos únicos.

Y si bien su jugabilidad en las secuencias de acción,  especialmente en los combates contra jefes finales son toda una delicia, sin olvidar una banda sonora convertida en oda al punk, el título no está exento de fallos considerables. Su vacío planteamiento sandbox entre los capítulos principales, sus flojuchas misiones secundarias (repetitivas hasta decir basta) y ciertos errores gráficos son las partes irregulares del título (es curioso que la mayoría de juegos de Suda 51, pese a sus virtudes, también tengan de un buen puñado de defectos que son casi siempre los mismos). Otro defecto que tuvimos que soportar en Europa y Japón fue la censura, ya que el título hace gala de unas altas dosis de gore, que sólo pudieron disfrutar en su plenitud los jugadores americanos. Afortunadamente No More Heroes: Heroes’ Paradise, port para Playstation 3 lanzado en 2011, arregló ese desperfecto y mejoró sustancialmente el apartado gráfico.

Al igual que Killer7, No More Heroes se convirtió en juego de culto casi al momento, y es, pese a sus defectos, una de los juegos más divertidos de Wii y todo un ejemplo de juego de autor. Os dejamos con los anuncios de rigor y con la promesa de que la semana que viene nos lanzaremos de cabeza con su secuela.