Game & Watch creó personajes propios. Mr. Game & Watch se ha convertido, para muchos, en uno de los personajes más queridos de Nintendo. Su silueta con un paracaídas o sujetando un cartel con un número ya es una imagen inseparable a la historia de los videojuegos. Sin embargo, esta serie de consolas también recurrió a personajes ya conocidos.

Popeye, Snoopy, Mario, Luigi, Donkey, Lakitu o Link fueron algunas de las estrellas invitadas en varios modelos y, buena parte de ellos, repetirían en varias aventuras. La marca Disney tampoco quiso faltar a su cita, a través de su conocido ratón. Bajo el nombre de Mickey Mouse, descubrimos como el famoso personaje tenía unos buenos reflejos, recuperando los huevos que se les caían a las gallinas. Minnie se encargó de darle todo su apoyo en su tarea como héroe.

En 1982, un año después, llegaría Mickey & Donald, título que nos ocupa. Ya en 1984, y nuevamente con el nombre de Mickey Mouse (apostando por la originalidad), quedaba claro que el equilibrio también era su fuerte. Podía pasar horas sobre una inmensa pelota haciendo malabares. Donald sustituiría a Minnie como apoyo.

Estos tres juegos fueron suficientes para demostrar que Game & Watch también apostaba por las licencias externas. Sí, ya sabemos que sólo fueron tres juegos, pero junto a Popeye, fue la imagen a la que más se recurrió. Imaginamos que el caché del ratón era muy caro y tras Mickey & Donald, que contó con varios personajes, Nintendo tuvo que ahorrar lo que no está escrito. Suerte que fue un éxito de ventas.

 

¡Fuego! ¿Otra vez?

Mickey & Donald formó parte del modelo Multi Screen de la consola, aquél que puede considerarse un antecedente de Nintendo DS. Con una pantalla superior y otra inferior, se presentaba una aventura protagonizada por el ratón y el pato.

Como hemos visto en anteriores Retromanía, Nintendo se volvía loca con las catástrofes para Game & Watch. Edificios en llamas, agujeros en las aceras, animales salvajes que devoraban personas (tiburones, pulpos y leones), más edificios en llamas, casetas incendiadas, nuevos edificios en llamas y cruceros de los que salía humo negro.

mickey-donald-game-watch

El balance de los juegos aparecidos nos indica que el fuego era el elemento favorito para la compañía. Incluso recurrió a él con este juego protagonizado por varios personajes Disney. ¿Podría haber aprovechado la licencia de otra forma? ¿Por qué no se optó por un tema más original? ¿O se elegiría para reforzar la imagen de Game & Watch y que sus jugadores pensaran en ella con sólo ver una llama? Debates aparte, los incendios no fueron el único elemento ya conocido en Mickey & Donald.

Esta apuesta recurrió no sólo a la habilidad, a la concentración y a la rapidez, sino a la capacidad para ejecutar dos acciones al mismo tiempo. Esta jugabilidad fue muy habitual en los juegos de Multi Screen, sobre todo en Mario Bros y Life Boat. Compuesta únicamente por dos botones, el jugador controlaría a sus dos protagonistas.

Bajo el botón de la izquierda, aparecía el nombre de Mickey. Sirvió para mover al ratón de arriba abajo. El de la derecha indicaba que era el medio para manejar a Donald y lo haríamos de un lado a otro. La precisión era clave, puesto que la responsabilidad de ambos era enorme.

 

Minnie, Goofy y Pluto

Los dos se ponían en la piel de bomberos (Donald con más estilo), con la misión de apagar el incendio de un edificio de seis plantas. Si el fuego llegaba hasta la última, no había nada que hacer, puesto que todo estaría perdido.

Donald huiría como un despavorido por la parte derecha, haciendo perder una vida al jugador. Y lo más grave: Mickey no recibiría miles de besos por parte de su novia. Minnie haría su aparición cada vez que el fuego se extinguía para felicitar a su bombero y desaparecería al propagarse de nuevo.

La función del pato era mover la manguera de izquierda a derecha, para apagar el fuego de cada ventana. Una llamarada se apagaba con una gota, pero a medida que crecía la dificultad, más aparecían.

mickey-donald-juego

Dado que el incendio se propagaba hacia arriba, había que evitar a toda costa que el fuego llegase a la sexta planta. Por su parte, el ratón se ocupaba de recordarle a Goofy que no debía dormirse. Su función también era reparar las fugas de la manguera de Donald, subiendo y bajando por la escalera.

Mientras que Minnie y Goofy pueden considerarse personajes de relleno, la función de Mickey no era extremadamente complicada. La mayor parte del mérito debería recaer en Donald, pero ni su nombre aparecía delante en el título del juego ni recibía besos amorosos. Además, él era el que estaba expuesto al peligro del fuego. Su único reconocimiento podemos encontrarlo en el nombre de la serie: DM-53. Al menos, su inicial se mostraba antes que la del ratón…

Mickey & Donald fue una de las Game & Watch más vendidas de la historia (ya se sabe, llevar la marca Disney siempre lleva consigo una recompensa). A diferencia de otros juegos de su mismo modelo de consola, las dos pantallas tenían su utilidad.

Ambas podían considerarse una sola, puesto que la acción transcurría en las dos. Su espacio lo ocupaba el gran edificio, sin huecos vacíos o innecesarios. Como curiosidad, Pluto también hizo su aparición. Eso sí, el perro sólo prestaría su imagen como alarma-despertador. ¡Hasta el próximo Retromanía, talonianos!