Da auténtico ASCO entrar en webs como Amazon o Ebay y encontrar con que Nintendo Classic Mini, que es un producto con un precio de venta al público de casi 60 euros, se esté vendiendo por casi 200 en el mejor de los casos. ¿Qué culpables encontramos en esta lamentable situación? Pues hay dos:

  • Los especuladores: Vividores que juegan con las ansias de la gente. Compran decenas de productos mediante bots y los revenden a precios desorbitados.
  • Nintendo: Que ha lanzado una paupérrima remesa de consolas para fomentar el deseo de la gente, propiciando esta situación tan lamentable.

Siguiendo con el guión preestablecido en estas situaciones, Nintendo, a través de Reggie Fils-Aime, ha indicado que la demanda de la consola ha sido mucho más grande de lo que ellos esperaban, pero que tranquis, porque van a hacer todo lo posible por llevar más consolas a las tiendas lo antes posible.

«Cada día hay más unidades que entran en las tiendas. El nivel de demanda es sin duda más grande del que habíamos previsto y ese es el motivo por el cual estamos sufriendo problemas para abastecer el mercado»

 

Talonianos, ya lo habéis oído. Nintendo se ha quedado en bragas para poder llenar los centros comerciales de consolas porque hay más demanda de la que pensaban. No penséis mal, que no es una situación que ellos hayan querido generar en periodo navideño… En cuanto a los especuladores, esa clase de gente es de la peor calaña que existe y nadie se molesta en ponerles freno….. Es terrible.