Yo, como fan de Hideki Kamiya, me compré una Xbox One para jugar a Scalebound. Yo, hoy lloro más que nadie al saber por diferentes fuentes (Kotaku, Eurogamer…) que Scalebound ha podido ser cancelado. Según Eurogamer, a partir de la Gamescom 2016, la relación entre Microsoft y Platinum Games se fue deteriorando, hasta que el pasado otoño el juego recibió un revés mortal, cuando varios de los desarrolladores senior se vieron obligados a descansar un mes después de sufrir una gran carga de trabajo constante. Al regresar estos a su puesto de trabajo, el proyecto iba muy atrás en cuanto a su desarrollo se refiere, lo que unido a problemas con el motor del juego habría derivado en su cancelación. ¿Qué pasará ahora con el proyecto? Pues no se sabe, ya que muchos juegos han resurgido de sus cenizas después de experiencias como esta, pero por el momento, el prometedor juego de platinum parece estar muerto y enterrado. ¡Descansa en paz, amado príncipe!