El Drácula de Super NES vuelve a dar guerra una vez más.

Castlevania: Dracula X es uno de mis juegos favoritos de toda la saga vampírica de Konami. El motivo es muy sencillo. Fue el primero que terminé. Ya había catado la primera entrega en NES, así como esa bestia parda llamada Super Castlevania IV de Super NES, pero Dracula X (no penséis mal, cochinos) fue el primer juego en el que finalmente logré dar matarile al conde.

El juego, adaptación del aún más maravilloso Rondo of Blood de PC-Engine, nos pone en la piel de Richter Belmont, quien tiene que rescatar a las heremanas Anette y Maria Renard (esta última controlable en Rondo of Blood), acabar con el sacerdote Shaft, con la Muerte, con Drácula y con un buen puñado de seres del averno.

El título, puñeteramente difícil como el que más, destaca por su banda sonora, sus jefes finales y su jugabilidad. Y es que, pese a ser algo más limitado que su hermano mayor de PC-Engine, Dracula X es un port cojonudo. ¿Algo que decir, Konami de 2017?

Castlevania: Dracula X está disponible en la Consola Virtual de New Nintendo 3DS desde el 26 de enero. ¿Su precio? 7,99 €. Una lástima que los poseedorees de otros modelos de Nintendo 3DS se tengan que comer los mocos.