Entre noticias de tostadas con crema de café y de fenómenos fans de Pikotaro en los premios Grammy nos hemos decantado por contaros algo más personal, un  descubrimiento que hemos hecho mientras revisábamos las últimas novedades de Netflix: Midnight Diner: Tokyo Stories.

Midnight Diner: Tokyo Stories es una serie tipo dorama del género “slice of life”, es decir, contar historias cotidianas de una forma interesante con algún nexo en común, basado en el manga Shinya Shokudo que se publica desde 2006 en Japón, originalmente a través de la revista Big Comic Original y actualmente en la Big Old Manga. Como dato interesante para aquellos que os resulte llamativa la serie, el manga no está cerrado aún.

Midnight Diner: Tokyo Stories cuenta las historias de los clientes del restaurante Meji, conocido también por el restaurante de media noche porque abre desde las 12 de la noche y se mantiene abierto durante toda la madrugada. Meji está situado en el céntrico barrio de Shinjuku, y os aseguramos que si alguna vez habéis estado en Japón sentiréis una muchísima morriña al ver el opening de la serie, bueno, toda la serie en sí.

El gran problema que tienen muchas series de origen nipón es que, en el salto cultural, los guiones, las actuaciones y el formato en general muchas veces nos resulta difícil de entender, pesado o lento. No es así con Midnight Diner: Tokyo Stories. Historias cortas, autoconclusivas, divertidas y originales, pero sobre todo un cocinero/dueño del local a quien convertiréis en un dios, o al menos, en un erudito digno de elogio. Hombre de pocas palabras, pero convincentes, parece un yakuza retirado, con la sabiduría que le da la edad y la experiencia, siempre serio, pausado pero acertado en todas sus palabras.

La serie consta, de momento, de una sola temporada, y cada capítulo lleva el nombre del plato que hace de hilo argumental de todo el episodio. Y estad bien atentos, ya que siempre enseñan cómo prepararlo y algún truco para hacerlo como “el maestro”.

Resumiendo, si tenéis Netflix en casa no dejéis pasar la oportunidad, poner Midnight Diner: Tokyo Stories en “mi lista” y disfrutar del Japón más alternativo, eso sí, en versión original con subtítulos en castellano. Itadakimasu!