MANGA Y ANIME
Now Reading
Lovely Complex – Reseña
0

Lovely Complex – Reseña

by Ana Estévez9 Febrero, 2017

Descubre junto a Koizumi y Ōtani que el amor puede hacerte olvidar los complejos. Descubre la serie Lovely Complex.

Un año más San Valentín está a la vuelta de la esquina. Por ello, dedicamos el manganálisis de esta semana a una serie más que apropiada para esta época del año. Una obra que demuestra que quien la sigue la consigue, que refleja a las mil maravillas que el amor es ciego (y sordo) y que, sobre todo, ofrece cantidades de amor y romanticismo (mezclado con humor) en dosis altamente perjudiciales para los que no estamos acostumbrados a cosas tan empalagosas. Con todos vosotros, Lovely Complex.

Historia

Lovely Complex

Risa Koizumi es una estudiante de secundaria que desde siempre ha estado acomplejada por su altura, ya que su más de metro setenta la convierte en un ejemplar raro entre las chicas. Por azares del destino, Risa termina ejerciendo las funciones de delegada de clase junto a su compañero Atsushi Ōtani, quien también vive acomplejado por su estatura, ya que apenas sobrepasa el metro y medio. El hecho de que ambos se pasen el día discutiendo, sumado a su diferencia de estatura, hace que se les empiece a conocer como “All Hanshin Kyojin”, un popular dúo de cómicos japoneses que parecían el “punto” y la “i”.

Sin embargo, Risa desea encontrar a un chico más alto que ella que caiga rendido ante sus encantos y se convierta en su novio, mientras que Atsushi busca a una chica más baja que él que haga exactamente lo mismo. Tras un primer intento fallido para ambos de lograr su sueño, los dos muchachos aceptan el reto de competir por ver quién de los dos consigue pareja antes. El único problema es que Risa, sin darse cuenta, ya se ha enamorado de alguien: del propio Ōtani. Pero, ¿acaso será capaz de hacer que el chico la vea como una mujer en vez de cómo su pareja cómica?

Lovely Complex (LovCom) es un manga de género shōjo creado por Aya Nakahara que comenzó a publicarse en la revista Bessatsu Margaret (Shueisha) en septiembre de 2001. Tras más de cinco años en activo, la serie se cerró a finales de 2006, dejando tras de sí un total de diecisiete tomos recopilatorios. En 2004 la obra fue galardonada con el Premio Manga Shogakukan al mejor shōjo del año.

Años después, en mayo de 2009, la autora sacó a la luz Love Com D or Love, historia centrada en los amores del hermano de Risa que se pudo leer en la revista Deluxe Margaret (Shueisha) hasta julio de 2012 y que fue recopilada en un tomo único.

Anime

El estudio de animación Toei Animation fue el encargado de llevar esta peculiar historia de amor a la pequeña pantalla. Dirigido por Konosuke Uda, el anime permaneció en antena entre abril y septiembre de 2007 y se compuso de veinticuatro episodios. Cabe destacar que la serie de animación es bastante fiel al manga original (a excepción de algún que otro cambio en la narración de los acontecimientos).

Lovely Complex

Conclusión

Lovely Complex es una serie que todos los románticos deben conocer (ya sea a través del manga o del anime). La historia de Koizumi y Ōtani muestra la típica relación que se inicia con una sana amistad que, conforme avanza, empieza a generar altibajos emocionales en los protagonistas según van asimilando sus sentimientos por el otro. Asimismo, la serie es un constante tira y afloja entre Risa y Atsushi que ofrece al lector (o espectador) escenas llenas de dramatismo, lágrimas, gritos y cariño mal disimulado.

En lo que se refiere a los personajes, estos son realmente simplones. Empezando por la escandalosa de Risa (quien parece llegar a un punto en el que sólo sabe chillar y llorar por sus sentimientos), pasando por Atsushi (quien no se entera de la misa la mitad a pesar de ser el centro de atención), sin olvidarnos de todos los liantes que tienen por amigos, ninguno de ellos refleja un carácter complejo o excesivamente enrevesado. Bien es cierto que todos van afrontando situaciones que les superan y para las que no estaban preparados, pero van salvando todos esos escollos sin excesiva dificultad y sin reflejar una madurez excesiva.

Por otra parte, algo positivo de esta serie es que tanto Risa como Atsushi se enamoran del otro por su forma de ser, porque siempre están cuando se necesitan y porque, sinceramente, se complementan a las mil maravillas. Esto difiere (y mucho) de los típicos shōjo en los que los protagonistas se atraen en primer lugar por su físico y luego se dedican a conocerse. En el caso de Koizumi y Otani es justamente al contrario: a pesar de que al principio se aborrecen, ambos terminan enamorándose justamente porque conocen demasiado bien a la otra persona y les gusta su forma de ser. También debo resaltar el poder de la perseverancia, personificado en Risa (no explico los detalles porque son spoiler).

En lo relacionado al dibujo, la autora tiene una gran habilidad a la hora de transformar a un personaje adorable en una caricatura de sí mismo. Gracias a eso podemos pasar del drama al humor en una fracción de segundo, algo que se agradece con creces en este tipo de historias. Asimismo, el trazo es fino, cuidado y poco recargado, suficiente para transmitir todo lo que quiere.

En resumen, LovCom es una serie entretenida, apropiada para pasar el rato y ampliar tus horizontes manganime sin romperte excesivamente la cabeza. Aunque la trama puede llegar a ser repetitiva (además de utilizar ciertos elementos de manera insistente, también se abusa mucho del recuerdo de escenas pasadas), sin contar lo mucho que Risa puede llegar a irritar con sus gritos (realmente su manera de ser no coincide con su edad), lo cierto es que Lovely Complex es una alternativa a tener en cuenta si no tienes nada mejor que ver.

Lovely Complex

About The Author
Ana Estévez