Tras años en silencio, el creador de Alone in the Dark vuelve a la carga con un juego cargado de tensión y dificultad desesperante.

Frédérick Raynal, creador y diseñador del primer Alone in the Dark y Little Big Adventure ha vuelto. Y lo hace con 2Dark, una propuesta con un fuerte sabor añejo, que hará las delicias de un público específico mientras que resultará demasiado exigente y peculiar para otros jugadores.

2Dark se presentó en los primeros compases de su desarrollo como una vuelta al survival horror, aunque sería injusto compararlo con el propio Alone in the Dark, Resident Evil y otras vacas sagradas del género. 2Dark es una aventura de sigilo, con mucha tensión tanto para nosotros como para el pobre de nuestro personaje, el detective Smith, pero no sería adecuado tildarlo como un título en el que pasaremos “miedo”. Pero no por ello los temas que toca el juego son menos escabrosos.

Gloomywood es una ciudad en la que nadie está a salvo, especialmente los niños. El detective Smith siente esto en sus carnes cuando su mujer apuñalada delante de sus narices y sus hijos son secuestrados. El tiempo pasa y los niños no aparecen. Nadie mueve un dedo y las desapariciones de niños van siendo cada vez mayors. Smith, incapaz de soportar esta situación, decide embarcarse en una cruzada personal para rescatar a todos los niños desaparecidos y acabar con los responsables de las desapariciones.

Durante la aventura encarnaremos a Smth, quien se internará en diferentes enclaves de lo más siniestros (parques de atracciones abandonados, hospitales, mansiones…) en los que tendremos que rescatar a un grupo de niños, resolver puzles, evitar todo tipo de trampas mortíferas y acabar con el villano de turno mientras vamos resolviendo el misterio, el cual se va revelando más turbio y retorcido según vamos avanzando. No dejéis que el aspecto “cartoon” del juego os engañe. No estamos ante un título para todos los públicos, y las escenas grotescas son abundantes. Es más, los niños se verán afectados por este entorno, y tendremos que estar atentos a ellos en todo momento. No es lo mismo andar por un pasillo repleto de cadáveres o trampas mortales que haber escondido los cuerpos antes o conducirles por una zona más segura.

El angustioso mundo de 2Dark está repleto de luces y sombras, y tanto unas como otras pueden ser nuestras aliadas y enemigas. El uso de linternas, mecheros o interruptores para iluminar el camino está muy bien, pero quien sabe a quién o qué alertaremos en nuestro deambular por los escenarios del juego.

La base jugable es, al igual que todo lo que rodea a 2Dark, muy clásica: a través de un inventario muy limitado seleccionamos y empleamos los objetos encontrados, los combinamos y hasta guardamos la partida. ¡Mucho cuidado con abusar del sistema de guardado (fumar un cigarrillo)! Esto aumentará nuestra tos, y ya sabéis lo que se dice: fumar mata. Literalmente. Y hacer ruido al toser y que aparezca algo que acabe con nosotros vilmente también.

2Dark también nos permite tomar diversas decisiones de cara a superar los niveles. ¿Perdonamos la vida a los enemigos o acabamos con ellos? ¿Es viable dejar que un niño muera para salvar a los demás? Puede que exista una forma sencilla de acabar una misión, pero que esta conlleve la muerte de inocentes. ¿Es eso aceptable? 2Dark nos pondrá en situaciones de este estilo continuamente.

Como podéis observar, el apartado técnico de 2Dark es muy clásico. Demasiado. Es cierto que Raynal y su equipo han querido enfatizar el aspecto retro del juego, aunque tal vez dicho “homenaje retro” sea demasiado en algunas ocasiones, con píxeles bastante considerables y personajes poco detallados.

Ese estilo de juego “retro” y propio de juegos de antaño también se encuentra presenteen la dificultad de la que hace gala el título. 2Dark no es difícil. Es absurdamente difícil. Moriréis una y mil veces sin saber por qué. Tal vez habéis pisado una trampa que era imposible de percibir hasta con la luz más potente sobre el escenario. O una rata diminuta os ha mordido dos veces y habéis muerto. Lo cierto es que si queréis disfrutar de 2Dark debéis armaros de paciencia, ya que la pantalla de fin de juego la vais a ver continuamente.

Pese a estos detalles, no podemos dejar de alabar la valentía de Raynal por lanzar un título de estas características en 2017. Es un juego que no se rige por las tendencias actuales (si acaso por las de hace 20 años), con una personalidad propia y muy disfrutable para los amantes de las historias escabrosas y truculentas, así como de los juegos de sigilo. No sabemos si 2Dark alcanzará el estatus de “clásico” u “obra de culto” con los años, pero a nosotros, pese a sus más y sus menos, nos ha parecido una propuesta muy original y con una identidad propia.

En definitiva, los usuarios de PC, Xbox One y Playstation 4 están de enhorabuena. Si vuestra paciencia roza el infinito y os gusta el mal rollo, 2Dark os mantendrá pegados a la pantalla sus 6-8 horas de duración. Además, viene con los textos traducidos a nuestro idioma y una edición física fantástica cargada de extras.