Paquito Hentai vuelve a la carga con una nueva visual novel con toneladas de texto y la dosis habitual de picante.

Seinarukana es la secuela espiritual del delicioso Aselia the Eternal, al que hace algunos guiños si bien la historia de Seinarukana ocurre en su propio universo y no tiene una conexión directa con su predecesor. Lanzado al mercado japonés en 2007 por XUSE, los héroes de JAST USA nos traen esta maravilla de más de cincuenta horas de juego que cuenta con dos versiones, una +18 que podéis adquirir en J-list y otra, censurada y modificada, que podéis adquirir en Steam y que hereda las alteraciones de la versión que otrora saliese para la PSP.

La historia

En Seinarukana tomamos el papel de Nozomu, un jovenzuelo que tiene sueños en los que participa en masacres indiscriminadas y que siempre acaban con su muerte. A parte de esto lleva una vida típica, con su querido y misterioso compañero de clase, su amiga de la infancia y una sempai un poco metomentodo (sobre esto volveremos más adelante) hasta el momento en que es atacado por un grupo de entes equipados con armas medievales. Es en este momento en que Nozomu y su grupo liberan sus poderes ocultos, heredados de una vida pasada, y tras un terrible combate en el instituto se encuentran con que ellos y sus compañeros se han visto transportados a un mundo paralelo. Aunque al principio luchan por volver a casa, pronto se ven arrastrados por una trama que los obligará a descubrir la naturaleza de sus poderes para salvar el multiverso.

De aquí en adelante nos encontramos con una trama que mezcla una comedia de instituto con fantasía épica y que choca bastante con el tono oscuro que nos presenta la historia durante el prólogo; recordando bastante a esa sensación de desasosiego que provocaba el que, en medio de una guerra, te fueses de picnic a la playa en Valkyria Chronicles. ¡Por YHWH, si es que hasta celebran el festival del instituto con un Maid Café incluido!

Sí, hasta el juego se da cuenta de la contrariedad.

Esto se une a que los personajes,como habéis podido deducir de la descripción de más arriba, son los clichés ambulantes de un manga de harén (el prota despistado y totipotente en su incompetencia, la amiga metomentodo de la infancia, la sempai – madonna del instituto…) y que en última instancia hace difícil, por decir poco, el empatizar con ellos o el verlos como algo más que una entrada de TvTropes del tópico de turno, si bien las protagonistas femeninas ganan cierta profundidad en sus respectivas rutas.

La jugabilidad

Seinarukana se desarrolla con los muros de texto y la elección entre múltiples opciones típicos de las visual novels, unido a un sistema de combate bastante entretenido que consta de dos fases. En su primera fase moveremos a los diversos grupos que componen nuestro ejército a través de un mapa en el que vemos las poblaciones en nuestro camino y a las unidades enemigas que se encuentran en él. En las poblaciones podremos, aprovechando el maná que hayamos acumulado al combatir, subir el nivel de los personajes que estén con nosotros en dicha casilla o edificar una torre que nos dotará de distintas ventajas ya sean locales o globales.

Cada grupo está representado por una de las cartas visibles en el mapa,

actuando cuando el icono llega al final de la barra de acción.

Cuando coincidimos en un espacio con una unidad enemiga pasamos a la segunda fase. En ésta los miembros de nuestra party ocupan cada uno una posición (Ataque, Defensa y Apoyo) y de acuerdo a la misma realizan distintas acciones. En cada asalto que dure la escaramuza, podremos variar la posición de los miembros del grupo para amoldarse a nuestras necesidades.

 

Cada ataque y defensa puede ser bien física, mágica o mixta.

Dado el daño elevado de los enemigos es importante elegir bien la posición de los enemigos.

Conclusiones

Seinarukana, si bien cojea bastante en la caracterización de sus personajes y el desarrollo del aspecto romántico, es un juego entretenido cuyo sistema de combate lo hace ganar muchos puntos al añadir una gran interacción a la jugabilidad de una visual novel típica. Sin embargo, se echa de menos alguna opción para personalizar a los personajes más allá de variar las habilidades que tienen equipadas. Todos los personajes están perfectamente doblados (excepto el protagonista, y la verdad es que tampoco le hace mucha falta) y la banda sonora es maravillosa, incluyendo algunas variaciones de canciones características e Aselia the Eternal. Con todo esto, Seinarukana ofrece 50 horas de juego o más que resultarán satisfactorias para aquellos que busquen una Visual Novel más interactiva o un RPG con bastante texto como son los Legends of Heroes o los Shin Megami Tensei, si bien carecerá de la profundidad y la madurez de éstos últimos.