El Caos se alza en la primera expansión de Warhammer 40000: Dawn of War 2. ¿Estáis listos para la corrupción?

Warhammer 40000: Dawn of War 2 fue un éxito total a nivel de críticas y ventas.  Pero eso ya lo sabéis, ¿verdad? La gente de THQ y Relic creó una secuela innovadora con una de las mejores campañas que se han visto en un RTS reciente, pero eso no podía quedar ahí. En 2010 vio la luz la primera expansión del juego: Chaos Rising, título escogido para el Retroanuncio de esta semana.

Esta nueva expansión no solo añadió nuevas unidades para Marines Espaciales, Orkos, Eldar y Tiránidos, sino que sumaba una de las facciones y más queridas de los fans, gran ausente en el juego base: los Marines Espaciales del Caos. Así pues, esta expansión está centrada exclusivamente en ellos y en la influencia de la corrupción (¿acaso tomaron nota de lo que se cuece por estas tierras?).

La historia de Chaos Rising tiene lugar un año después de la lucha contra el enjambre tiránido en Calderis. El escuadrón de Marines Espaciales recibe una llamada procedente del subsector Aurelia, hogar de los Cuervos Sangrientos. Parece que algo oscuro y corrupto está afectando al lugar y al propio capítulo de marines. El caos y sus insidiosos dioses han llegado.

La gran novedad de esta nueva campaña es el sistema de corrupción. Durante el desarrollo de la misma podremos llevar a cabo misiones especiales o apropiarnos de equipo tremendamente poderoso para nuestros marines… que nos corromperá cada vez más hasta renegar del Imperio del Hombre y jurar fidelidad al caos. ¿Se mantendrán fieles nuestros soldados? ¿Se corromperá alguno de ellos? ¿La escuadra al completo? La herejía es fuerte en Chaos Rising, y gracias a ella podremos disfrutar de cinco finales distintos con la campaña, así como un desarrollo de su argumento muy diferente en función de si nos unimos al caos o lo detenemos.

En definitiva, otra puñetera maravilla de THQ y Relic. Nada nuevo bajo el sol, ¿verdad?

Os dejamos con el tráiler y la introducción de Chaos Rising. Nosotros vamos a saludar a Slaanesh y Khorne, que están muy solitos últimamente.