Debido al estado de salud de Adachitoka, el manga Noragami entra en una pausa larga. Aún se desconoce cuándo volverá la serie.

El número de junio de la publicación Monthly Shonen Magazine (Kodansha) ha informado de que Noragami, manga de Adachitoka, entra en una pausa algo más larga de lo habitual debido al estado de salud de su autor. El staff de la editorial desconoce cuándo exactamente volverá la serie, aunque revelan que en cuanto sepan la fecha la darán tan pronto como sea posible.

Noragami, manga que nació en diciembre de 2019, nos presenta a Yato, un Dios menor cuyo principal objetivo en la vida es convertirse en una de las grandes deidades de Japón, contando con templo propio. Para ello, el Dios con forma humana acepta todo tipo de encargos que deben ser abonados con una moneda de cinco yenes. No obstante, y a pesar de su temple frío, distante y un tanto prepotente, Yato también se dedica a salvar a sus futuros fieles de los fantasmas que les acechan, es decir, de espíritus que han caído en la oscuridad y que sumen a los humanos en abismos de desesperación y miedo de los que difícilmente pueden salir con vida. A pesar de su secreta buena fé, Yato es abandonado por su última Shinki, espíritu denominado Tesoro Sagrado que tiene la capacidad de transformarse en un arma divina con la que los dioses pueden combatir.

Un día, mientras se encuentra realizando uno de sus mundanos encargos, Yato se cruza en el camino de Hiyori Iki, una estudiante de secundaria amante de la lucha libre. Al encontrarse con él, Hiyori se le queda mirando, algo realmente extraño debido a que Yato es casi invisible al ojo humano. Tras un momento de agitación en el que Yato está a punto de morir atropellado, Hiyori se lanza tras él para salvarle. A consecuencia del atropello, la chica se convierte en un fantasma que surge cuando el alma abandona el cuerpo humano (el cuál se queda tirado en cualquier parte). Para ayudarla a resolver su situación y devolverla a la normalidad, Yato y Hiyori firman un contrato (con una plegaria de ayuda y la entrega de una moneda de cinco yenes) que unirá sus destinos. Tras reclutar a un nuevo Tesoro Sagrado llamado Yukine para que les ayude, Hiyori comenzará a descubrir cómo es en realidad el mundo de los dioses a los que tanto veneran los japoneses y cómo entre estos existen sus más y sus menos, siendo mucho más fieros, interesados o atolondrados de lo que dan a entender sus poemas o representaciones tradicionales. Pero, ¿acaso hay algo que pueda salir mal cuando tienes a un dios de la calamidad velando por ti?

Fuente: Anime News Network