Recordamos el perturbador y mítico periférico de Game Boy. ¡Pero qué viejos nos hacemos!

*Entrada publicada originalmente el 2 de marzo de 2014.

Puede que la imagen de apertura del Retroanuncio de esta semana os haya puesto la piel de gallina. Lo sentimos, pero esa ha sido nuestra intención. Y es que el periférico que hoy sacamos del baúl de los recuerdos es capaz de poner con los pelos de punta al más pintado.

La siempre vil y pérfida Nintendo fue la responsable de lanzar a la venta Game Boy Camera (1998), cartucho que convertía a nuestra consola en una cámara de fotos de lo más variopinta. Gracias a las aplicaciones de este peculiar “juego” podíamos tomar todo tipo de instantáneas, modificándolas a placer y creando imágenes de lo más grotescas y que podíamos utilizar con diversos minijuegos, e imprimiéndolas incluso con Game Boy Printer (la compatibilidad de ambos periféricos llegó incluso hasta Game Boy Advance SP).

Y hay que reconocer, que aunque es recordada por los más veteranos, su éxito fue más bien escaso. Eso no ha impedido que durante años, los más curiosos se hayan aventurado en sus secretos, descrubriendo diversos huevos de pascua y errores bastante perturbadores.

El más común de ellos era que generalmente el sistema no reconoce bien los rostros o los edita de forma grotesca. El miedo continuaba cuando en ocasiones intentábamos cargar uno de los juegos a través del menú principal, y pulsando en la opción “Run“, la consola se congelaba justo tras aparecer una imagen siniestra con el siguiente texto: “Who are you running from?”. Todo ello acompañado de una música digna de la serie B más cutronga.

Gbprintercreepy

El propio Miyamoto quiso incluirse dentro de este festival de rarezas, ya que si durante los créditos presionamos el botón “B“, tres copias del creador japonés aparecerán bailando.

Sin más dilación os dejamos con los anuncios americanos de este peculiar “juego”, en el que podéis ver a las familias felices de Nintendo disfrutando con el horror y espanto de Game Boy Camera. ¡Que os aproveche!