Si una compañía ha triunfado como la Coca Cola en el lanzamiento de Switch, esta ha sido Konami. Lejos de lanzar refritos del año de la pera -te miro a ti, Capcom-, la compañía nipona ha sido lista y le ha dado al público nintendero una de sus sagas más preciadas: Bomberman. Al final, en solo tres meses, el juego ha vendido más de medio millón de copias, por lo que podemos decir que el lanzamiento es un exitazo rotundo.

Sabiendo que puedes vender bien en una consola de Nintendo sin ser la misma Nintendo, en Konami se han puesto a especular con qué sagas venderían bien en Switch… y en una de esas reuniones de café, drogas y putas debió salir el nombre que más me hace tilín de ellos: Castlevania.

Richard Jones, de la división europea de Konami, ha soltado en una entrevista con Miketendo64 que “hay muchísimas discusiones internas en Konami sobre qué juegos pueden llevar a Nintendo Switch más allá de Bomberman, un juego que sea bien recordado por su pasado y amado, y Castlevania lo es. Tanto es así que Castlevania va a tener una nueva serie en Netflix, y gracias a ella estamos escuchando los deseos de nuestros fans sobre un nuevo juego de la saga. Así que sabemos que hay una demanda por un juego nuevo, pero por ahora no es nada más que eso.”

Konami, si me sacas un Castlevania bueno, como el Order of Ecclesia, te perdono el mojón de final de Metal Gear Solid V. ¿Trato hecho?