El todopoderoso guante de Nintendo regresa al Retroanuncio

*Entrada publicada originalmente el 27 de mayo de 2012.

Bienvenidos una vez más al Retroanuncio, nuestra sección más freak viejuna. Tras el hiato de la semana pasada, volvemos con las pilas cargadas gracias a uno de los periféricos más inútiles de la historia de los videojuegos, ¡el Power Glove!

Antiguo pero moderno. Así podemos considerar al “guante” que Mattel presentó en 1989 para NES. Dicho periférico fue presentado como algo que revolucionaría el mundo del ocio electrónico, buscando la interacción directa del cuerpo humano con el videojuego. ¿A alguien le suena algo de lo que estamos hablando? Nos encontramos, sin duda alguna, ante el ancestro del Wiimote, Move, Kinect, y cualquier otro control por movimiento habido y por haber.

Sin embargo, al contrario que el éxito del Wiimote, el Nintendo Power Glove fue un rotundo fracaso. No solo era demasiado impreciso, sino que  solo se publicaron dos juegos para utilizarlo, Super Glove Ball y el Bad Street Brawler. Obviamente podía usarse el guante para cualquier otro videojuego gracias a sus botones, pero el hecho de que tuviera un nivelador, obligaba a tenerlo en alto, con lo que podía conllevar dolores de hombro al estar obligados a tener el brazo levantado continuamente.

Pese a caer irremediablemente en el baúl de los recuerdos y estar considerado (según IGN) como el séptimo peor mando jamás creado, este Nintendo Power Glove supuso el primitivo germen de los controles de movimiento disponibles hoy en día. Sin más dilación, os dejamos con el “fantástico” anuncio del periférico, el cual destila estética ochentera por doquier.