Si crees que tu vida es dura, no pierdas detalle de la de las autoras de Busy Bitches. Ellas sí que lo tienen complicado… Aunque no les falta el humor.

Hoy os vamos a hablar de una licencia que se nos quedó en el tintero en 2017 pero que no queremos dejar en el olvido. Nos referimos a uno de los últimos títulos que se han incorporado al catálogo de Fandogamia Editorial y que algunos esperábamos como agua de mayo. Una obra realizada por el arduo y constante trabajo de dos ilustradoras que se han ganado un hueco en este duro mundillo a base de dedicación, creatividad, paciencia y mucho humor. Uno de esos tomos únicos en su especie que consigue sacarte una sonrisilla gracias a una narración desenfadada de anécdotas y vivencias personales y que nació, como muchos otros proyectos, de un “a que no hay huevos…”, pero los hubo. Con todos vosotros Busy Bitches.

“No hay huevos a hacer una tira cómica con nuestras paridas”

Busy Bitches

Antes de hablar de la obra en sí, vamos a presentaros a las dos autoras y coprotagonistas de este ejemplar. Primero tenemos a Henar Torinos, una historietista, ilustradora, diseñadora y animadora made in Valladolid que se dio a conocer en el mundo del cómic con la publicación del fanzine Mystic Legend. En su trayectoria profesional ha trabajado en fanzines y revistas españolas y argentinas, aunque su primera obra publicada de forma profesional fue Mala Estrella, editada por Ediciones Babylon en 2010 y ganadora del Premio al mejor manga de autor español 2012​ durante el XVIII Salón del Manga de Barcelona. En segundo lugar tenemos a Nuria Velasco, ilustradora autodidacta que ha participado en títulos como Baila Conmigo, FTW, El mundo en palabras o Bandidos Generosos.

Con Busy Bitches estas dos autoras han unido sus esfuerzos e ingenio para crear una serie de viñetas a través de las que el lector descubre de manera amena y muy divertida su día a día, incluyendo paridas varias, agobios diarios con fechas de entrega, amores imposibles con aparatos electrónicos y otras de esas pequeñas aventuras y desventuras que hacen de cada día un momento único, estresante y, a veces, especial. Un título bajo el que caben viajes a través de un sofá, experiencias vividas en salones manga, perretes, una relación la mar de bizarra con los albaricoques, una relación igual de extraña con la CintiQ y la aparición estelar de un gnomo que da muy, pero que muy mal rollo.

Edición de Busy Bitches por Fandogamia Editorial

Como ya hemos mencionado, Busy Bitches es un tomo único que recopila las viñetas del webcómic que estas dos autoras publicaron semanalmente entre 2014 y 2016 en el portal Subcultura. Historietas de toque costumbrista y que se centran, básicamente, en sus aventuras y desventuras como ilustradoras y dibujantes de cómic (aunque a veces también hablan de temas personales que no tienen nada que ver con el dibujo pero que son igualmente divertidos). El volumen, que se puede comprar en tiendas especializadas y en la propia web de Fandogamia Editorial por 10 euros (con un póster de regalo en el caso de adquirirlo por esta segunda vía), se ha puesto a la venta en un formato de rústica con sobrecubierta en un tamaño 21×14.85 cm, impreso a color (todo aquello que no es en blanco y negro, claro está) y con formato de lectura occidental. En total, el tomo cuenta con 112 páginas, incluyendo un final creado para la edición impresa y que pone el broche de oro a un tomo que se ha hecho esperar demasiado pero que, por fin, ha llegado para quedarse entre nosotros. Además, la cubierta del volumen (justo debajo de la sobrecubierta) ofrece una ilustración diferente y mucho más acorde al espíritu desenfadado de estas dos autoras.

Busy Bitches

En cuanto a la estructura del cómic, esta es simple, pero efectiva. El volumen se inicia con una entrevista titulada “¿Entrevista? Busy Bitches” en la que Henar y Nuria introducen al lector en el origen de este proyecto, sus inquietudes, sus malos vicios (como eso de comer todos los días), sus intereses en la internacionalización del webcómic, el motivo por el cual Fandogamia Editorial decidió rescatar estas historias del mar que supone Internet y demás asuntos de vital importancia para las dos autoras. Gracias al toque informal y al desparpajo de todas las partes que intervienen en la entrevista, el lector comprueba rápidamente el buen rollo y la confianza que existe entre la editorial y las autoras al tiempo que disfruta de una primera toma de contacto con el tomo muy distendida.

A continuación el volumen entra completamente en materia. En líneas generales, el tomo se compone de tiras verticales, normalmente de cuatro viñetas (como los 4-K japoneses), en las que las autoras describen brevemente sus momentos más miserables en este mundillo que han elegido vivir. También hay alguna que otra tira compuesta por dos viñetas (casi siempre comparaciones entre los sueños idílicos y la realidad) o incluso ilustraciones a página completa protagonizadas por las dos autoras. El lector también puede disfrutar de ilustraciones a página completa protagonizadas por el citado e inquietante gnomo, quien aparece como protagonista de diversas películas clásicas.

Busy Bitches

A modo de cierre, el tomo incluye una breve historieta titulada “El fin de una era” en la que Henar y Nuria cuentan, a lo largo de cinco páginas, su experiencia en un Salón del Manga muy especial en el que descubrieron su lado más siniestro y, por qué no, amable (porque después de leer el tomo queda claro que la vida del dibujante de cómic está lleno de sacrificios, calamidades y muchas idas de olla, lo cual mola). Asimismo, este tomo ha contado con la colaboración especial de diversos autores como son Sabrina Cámara, Nacho Fernández, Iria Abella, Aitor I. Eraña, Javier Bolado, Alma Cantero, Yaiza Fernández, Luis Rodrigo Duque, Juan Espadas, Pollo y Natalia Morillo.

Conclusión

A estas alturas podemos afirmar que el guión de Busy Bitches es bastante simple, punto sobre el que radica gran parte de su éxito. Como os hemos contado, se basa principalmente en el día a día de las dos autoras. Busy BitchesAunque algunas de las tiras tienen continuidad o están relacionadas, lo cierto es que la gran mayoría son independientes, por lo que se pueden leer de manera individual, suponiendo un plus para este volumen, ya que no cuenta con una continuidad que obligue a leer sus historietas seguidas o a recordar qué ocurrió anteriormente para encontrarle significado a lo que vendrá después. Este supone otro punto a favor que facilita el disfrutar de este tomo cuando se dispone de tiempo libre para ello. Además, las tramas son muy ligeras y amenas, por lo que se leen prácticamente solas, consiguiendo animar al lector e incluso sacarle una sonrisa.

En cuanto al dibujo, este también es simple, pero efectivo. Se trata básicamente de caricaturas de las propias autoras a través de las cuales estas narran experiencias personales centrándose únicamente en su persona, el gnomo, o en aquellas personas que ayuden a desarrollar la trama de dicha tira. En muchas ocasiones las tiras carecen completamente de fondo, aunque ello no supone ningún impedimento o traba para el dibujo, ni mucho menos, ya que este se centra en la acción y pensamientos de las autoras, sin tener en cuenta (salvo contadas excepciones) del entorno en que se encuentran.

En cuanto a la publicación de este volumen, Fandogamia Editorial ha apostado por una edición muy sencilla y básica pero suficiente para conseguir su objetivo: dar prioridad al contenido sobre el continente. Dado el tipo de obra de que se trata, la presentación de la editorial es más que suficiente para llamar la atención del lector, despertando su curiosidad.

Busy Bitches es un volumen imprescindible para todos los fans de estas dos artistazas que se han creado a sí mismas y que no dejan de crecer día a día. Gracias a una narrativa ágil y sencilla consiguen llegar al lector con historias divertidas, amenas y muy personales que le ponen un toque de humor a ese día a día que suele ser más desastroso de lo que parece a simple vista. Un tomo único en todos los sentidos que le dará un toque de humor a tu biblioteca personal y que querrás releer en cuanto tengas oportunidad.

Busy Bitches