Continúa la odisea de Rintaro en el Infierno. Una odisea que sufre acompañado de Koyori, su guía diablesa. ¿Cómo avanzará esta relación tan particular en el segundo tomo de Love in Hell?

Una de las novedades más esperadas del pasado mes de diciembre por los fieles lectores de Fandogamia Editorial fue, como no podía ser de otra manera, el segundo volumen de Love In Hell, manga de Suzumaru Reiji que nos invita a dar un caluroso y provocativo paseo por el Infierno. Infierno en el que vive nuestro querido protagonista Rintaro y su guía diablesa, Koyori.

“¡Para ser un nini pedorro con poca tolerancia al dolor como tú haber reducido tus pecados en un 1% es una hazaña!”

Love in Hell

Tas unas primeras semanas muy confusas en el Infierno, Rintaro Senkawa, un joven que ha muerto de la manera más inesperada, parece que se ha hecho a su nueva vida. Junto a él tiene a Koyori, su guía diablesa, la cual le tiene que ayudar a expiar sus pecados mediante torturas de todo tipo. Lamentablemente, él no parece estar muy dispuesto a pasar por el mal trago de sufrir heridas de todo tipo, por lo que termina resignándose y aceptando que estará allí una larga temporada. Menos mal que en el Infierno siempre hay algo nuevo que hacer, alguien nuevo a quien conocer y un secreto más que descubrir. A todo eso debemos sumarle su acercamiento a Koyori, algo que está prohibido. ¿Cómo avanzarán las cosas entre los dos?

Love in Hell (Jigokuren) es un seinen de tres volúmenes firmado por Reiji Suzumaru que se publicó en la Web Comic High (Futabasha) entre los años 2011 y 2013. Dos años después del desenlace, Suzumaru se puso al frente del spin-off Love in Hell: Death Life, el cual finalizó en enero de este año con la salida al mercado nipón del segundo tomo recopilatorio.

En nuestro país, la licencia del manga Love in Hell fue confirmada por Fandogamia Editorial durante la celebración del XVI Japan Weekend de Madrid de febrero del año pasado. Durante varios meses se fueron conociendo los detalles de la edición en castellano de Love in Hell, la cual se puso a la venta de manera oficial el 14 de julio. Cada tomo tiene un precio de venta al público de 7,50€. Veamos qué es lo que trae esta continuación.

Edición del tomo 2 de Love in Hell por Fandogamia Editorial

Los colores de este segundo tomo de Love in Hell son el rosa chicle y el gris, los cuales inundan tanto la portada como la contraportada. El formato escogido por Fandogamia para la edición en castellano de Love in Hell es el de rústica con sobrecubierta. Love in HellMientras que en la portada tenemos a Koyori en todo su esplendor junto al título de la serie y un pequeño diablillo, en la contraportada observamos llamas grisáceas adornadas con calaveras, además de la sinopsis de la obra.

El tamaño de este volumen es de 18×13 cm, una buena elección si nos lo queremos llevar para leer fuera de casa, pues no ocupa mucho espacio, además de que podemos colocarlo junto al primer tomo de Love in Hell sin ningún problema. Ciento sesenta y dos páginas en blanco y negro divididas en seis episodios son las que componen este tomo. Asimismo, entre los capítulos Suzumaru muestra algunos detalles de los diseños de los personajes, así como comentarios acerca de cómo nació la obra y todo lo que tenía pensado en un primer momento. Esto se complementa con un epílogo (y tal) en el que Suzumaru continúa explicando el universo de Love in Hell con mucho humor, el mismo que desprende el propio manga. Todo ello está impreso en buena calidad para que disfrutemos como se merece del estilo de dibujo del autor.

Luis Alís es el responsable de la traducción, la cual destaca por su tono divertido y desenfadado gracias al uso de expresiones y frases comúnmente conocidas y fáciles de comprender, así como de un vocabulario claro y conciso que ayuda a que el público no tenga problemas a la hora de ponerse en la piel de nuestro querido sufridor fallecido, Rintaro.

Conclusión

Love in Hell es una historia no apta para cualquier público, pues no tiene término medio. La obra de Reiji Suzumaru siempre sorprende por su estilo directo en el que abundan bromas de carácter soez, ecchi a raudales y gore por doquier. A medida que avanza la historia, formada en su mayoría por episodios autoconclusivos, somos testigos de cómo va avanzando la relación entre el protagonista principal y su guía infernal. Aparte, el Infierno aún tiene mucho que ofrecernos, por lo que se nos van contando más cosas relacionadas con cómo funcionan las cosas allí.

Al igual que en el primer volumen, el dibujo de Suzumaru destaca por su nivel de detalle, en especial en las páginas más amplias. Aparte de mostrarnos chibis adorables capaces de soltar comentarios hirientes e hilarantes, el autor nos muestra ilustraciones a doble página en la que la crueldad del Infierno se muestra en todo su esplendor. Además de todo lo mencionado anteriormente, y tal y como hemos comentado, al ser un manga ecchi encontramos ilustraciones en las que no se deja nada a nuestra imaginación y que no son forzadas si tenemos en cuenta la historia que estamos leyendo.

En lo que respecta a la edición en castellano, Fandogamia Editorial continúa en su línea. Una línea que marca un buen camino marcado por buenas y cuidadas ediciones. Todo está realizado para que continuemos la trama y descubramos qué es lo que le depara el futuro a nuestra pareja. Así pues, ¡a esperar el tercer tomo de Love in Hell, talonianos!

Love in Hell