Regresamos una vez más a la mansión Derceto acompañado de Edward Carnby. ¿Listos para volver a estar “alone in the Dark”?

Entrada publicada originalmente el 3 de febrero de 2013.

Si nos leéis con asiduidad (y si no, mal hecho), sabréis lo mucho que nos chiflan los videojuegos de terror, y dentro de estos, aquellos basados en la obra de ese escritor tan peculiar llamado H. P. Lovecraft nos hacen perder la cordura. Los mitos de Cthulhu y el resto de horrores primigenios amorfos y tentaculares son santo de nuestra devoción, prueba de ello son los dos especiales que dedicamos en su momento al genio de Providence, así como esta semana, cuando os hablamos de una propuesta muy atractiva a financiar mediante Kickstarter, Asylum.

Sin embargo, aquí estamos en El Retroanuncio, la “sección viejuna” por antonomasia de Tallon4, y por ello mismo os proponemos un viaje a 1992, año en el que surge uno de los padres del Survival Horror: Alone in the Dark.

Sí, es cierto, Resident Evil popularizó el género y dio lugar a todo el aluvión de títulos que impregnaron las generaciones de 32 y 128 bits, pero el juego de Infogrames fue el que sentó unas bases que no sólo se mantuvieron durante años, sino que visto el estado de salud en el que se encuentra el género del horror en los videojuegos a día de hoy, se pide una rápida vuelta a las mismas.

Si queréis empaparos bien de toda la historia de Alone in the Dark, así como de sus descafeinadas secuelas, echad un vistazo a este desquiciante enlace. Nosotros os dejamos con el anuncio francés de los tres primeros “Alone”, en el que Edward Carnby se enfrenta no sólo a los primigenios, sino también a gángsters y cowboys no muertos (nosotros también queremos saber qué tomaban en Infogrames de cara a idear enemigos terroríficos).