Sencillamente incómodas

Hoy en día existen sillas pensadas exclusivamente para jugar a videojuegos. No tenemos más que echar un vistazo a ciertos canales de Twitch en los que aparecen monstruosidades acolchadas para que que los jugadores estén lo más cómodos posibles en el enésimo torneo online en el que estén participando. Pero a finales de los años 80 y principios de los 90 la realidad era muy distinta. No obstante, una empresa japonesa tuvo una idea.

Gracias a la gente de Kotaku hemos podido descubrir las sillas Iron Craft, consistentes en un mero  taburete de aspecto bastante incómodo y un mando adherido al mismo. Nada más. Lo más llamativo es que, por alguna extraña razón, el mando puede moverse hacia adelante o hacia atrás.

Parece incómodo al principio, y seguro que lo es, pero admiro su sencillez. Los mandos se ven increíbles para la cantidad de años que han pasado desde que fueron confeccionados, y aunque el diseño seguramente no soporta sesiones muy largas de juego, estoy seguro de que estas reliquias aguantarían algún que otro torneo de juegos de lucha o FIFA.

Fuente: Kotaku