Las copias son una realidad en los videojuegos desde el principio de los tiempos. Lo que ya no es tan frecuente es que acaben convirtiéndose en auténticos clásicos, como ocurrió con The Great Giana Sisters.

Este caso nos lleva a plantearnos si es más eficaz imitar un popular videojuego o un título que casi nadie conoce. Si copiamos un juego mundialmente conocido, podemos enfrentarnos al odio de sus jugadores y a la denuncia de la gran compañía. Con todos los millones que conlleva. Al clonar un juego desconocido, los problemas podrían ser menores, pero también la repercusión.

El juego que nos ocupa tuvo la bendición/maldición de ser completamente calcado a una de las sagas más populares de todos los tiempos: Super Mario. Visto que marcaría el inicio de una serie, podríamos decir que la fórmula no le fue mal. Hasta la propia Nintendo publicaría algunos de sus juegos…

 

 

¿Eso de ahí es un Goomba?

En 1987, Time Warp Productions y Rainbow Arts publicaban The Great Giana Sisters. Con versiones en Commodore 64, Amstrad CPC, Atari ST y Amiga, no pasó desapercibido. Un par de segundos desde el inicio eran suficientes para comprobar el motivo.

The Great Giana Sisters

Tras una portada que no dejaba en buen lugar a la mujer, encontrábamos un juego de plataformas de avance horizontal. Con sus obstáculos, enemigos y jefes. La estética y la jugabilidad propia del gran Super Mario Bros. llegó con el azul intenso (con nubes incluidas) y con los bloques de ladrillo.

Para “sorpresa” de sus jugadores, la protagonista podía saltar sobre ellos y golpearlos. En su interior encontraría suculentas recompensas. Los bloques sorpresa y los enemigos, con un parecido más que evidente con los malvados Goomba, fueron una realidad.

Descaradamente, el personaje pasaría de escenarios al aire libre, con ese cielo de fondo, a rincones en el interior de un castillo. No faltaron los caparazones, el agua, ni los espacios para las tuberías. Aunque eso sí, cerrados. Para que nadie diga que todo fue copiado.

 

 

Una saga que hizo historia

Los responsables de The Great Giana Sisters también apostaron por elementos “novedosos”. Incluyeron diamantes, en lugar de monedas, y un pterodáctilo en plena forma. ¡Con todo que envidiar a Bowser!

Había gusanos saltarines y setas y champiñones como decoración (ya eran demasiados elementos revolucionarios). Ante esta copia más que evidente, queda clara la pregunta: ¿hizo Nintendo algo al respecto?

The Great Giana Sisters

La información de la que se dispone no es muy clara. Lo que es evidente es que la compañía se dio cuenta de todo y pudo parar la producción. Las copias limitadas del juego parecen confirmar esta teoría. Sin embargo, lejos de aceptar que no debe copiarse a los demás, sus creadores decidieron seguir dando vida a la idea.

Años después, siguieron lanzando juegos que completasen la saga, de los que destacó Giana Sisters DS. No porque fuese más original que los anteriores, sino porque se lanzó en la misma Nintendo DS. ¿Supo la Gran N dejar a un lado el rencor o le pudieron los beneficios económicos a la vista?

El último de los juegos en ver la luz corresponde al año 2015, lanzándose en PC, PS4 y Xbox One. En esta ocasión, estamos ante un juego de plataformas sin nada que envidiar al resto del género y sin copias evidentes. ¿Pero es justo seguir aprovechándose de la marca? ¿Y considerarlo un clásico? ¡Hasta el próximo Retromanía, talonianos!