El santuario sintoísta que aparece en la película del Studio Ghibli “La guerra de los mapaches de la era Pompoko” (POM poko, 1994), del recientemente fallecido director Isao Takahata, está en peligro por un plan urbanístico de la ciudad de Komatsushima que quiere convertir la zona en un parking.

Fotografía de la entrada al santuario

Paradojas del destino y de la vida, igual que ocurre en la película, el templo sintoísta Kincho está en peligro por la mano del hombre, que planea hacer un aparcamiento donde ahora hay una zona de bosque sagrada. ¿Quizás es momento de que los kamis mapaches que protegen la zona se alcen en rebeldía? Esperamos que no sea necesario. Los que sí se han alzado son algunos habitantes de la ciudad, que con el apoyo de muchos de los fans del estudio han llevado a cabo una recogida de firmas online para que este plan urbanístico no se llegue a aprobar nunca y que el santuario siga en pie. Las más de 2000 firmas recogidas han hecho reaccionar al gobierno de la ciudad, asegurando que esta era solo una de las ideas, que aún no han sido aprobadas, y que no están cerrados a otras alternativas.

El santuario de Kincho es un edificio que se construyó con fondos privados en suelo público. Data del año 1956, cuando un directivo de cine que había realizado una película sobre el folclore local de los tanukis, realizó el donativo para que fuera construido un templo en su honor. En la película de Isao Takahata, el santuario aparece representado como la casa de un grupo de ancianos tanuki.

Vista aérea de la zona en la que se encuentra el santuario

Tráiler de la película “POM poko” (1994):

Fuente: Japan Today