Adéntrate en la historia de ¿amor? entre Komugi y Yû gracias a Mi chico Lobo, uno de los nuevos títulos del catálogo manga de Norma Editorial.

Hace un par de meses llegaba a las librerías uno de los últimos títulos que se han unido al catálogo manga de Norma Editorial y cuyo segundo tomo ha salido al mercado más recientemente. Una obra plagada de chicos monos y una historia romántica (o puede que al principio no tanto) ideal para hincarle el diente en cualquier momento, ya que su trama no deja indiferente a nadie. Por eso, hoy os proponemos adentrarnos en esta historia creada por Yoko Nogiri en la que nada es lo que parece y los espíritus del bosque (o más bien los animales protectores del mismo) están más cerca de los humanos de lo que pensamos. Con todos vosotros, Mi Chico Lobo.

“No somos dioses ni nada por el estilo, así que no tenemos un enorme poder. Sin embargo, las promesas que haces con los espíritus son incondicionales”

Mi Chico LoboCuando su madre le dice que deberá ausentarse de casa durante un año por motivos de trabajo, Komugi Kusunoki ve la oportunidad perfecta de abandonar su vieja vida, un tanto solitaria desde que sus amigas la dieron de lado en el instituto por defender sus principios, para comenzar desde cero. Así, se traslada del bullicioso Tokio a Hokkaidô para iniciar una nueva etapa en compañía de su padre, a quien no ve desde el divorcio de sus progenitores, y la familia de este.

Como nueva alumna del Instituto Maruyama, Komugi tendrá la oportunidad de conocer a nuevos amigos que no la juzgarán por sus orígenes o forma de ser. Entre ellos se encuentra su compañero de clase Yû Ôgami, quien se presenta ante la muchacha con un abrupto “Oye… hueles bien, ¿sabes?”. es un chico atractivo, amable y dulce que vuelve locas a las chicas del instituto, aunque no es el único. Komugi pronto descubrirá que tanto como sus mejores amigos (un muchacho de aspecto serio y frío llamado Rin Fushimi, un chico risueño llamado Aoshi Awaji, y un siempre somnoliento y escurridizo joven llamado Senri Miyama) son los conocidos como ídolos del instituto, amados e idolatrados por chicos y chicas debido a su hermoso aspecto físico y, en algunos casos, también por su forma de ser.

Sin embargo, lo que nadie sabe, a excepción de Komugi, quien se entera sin tan siquiera proponérselo, es que tanto como sus amigos son en realidad seres no humanos cuya forma original es la de un animal de la montaña Maruyama, siendo el muchacho el último lobo de la misma. Recelosos de los humanos pero anhelando el contacto con ellos, Komugi se convertirá en el lazo de unión entre los cuatro chicos no humanos y el mundo de los mortales comunes, lo que le traerá más de un problema con algunas compañeras de clase que la verán como enemiga. Pero, más allá de las alumnas, Komugi mantendrá el mayor conflicto consigo misma cuando descubra que se ha enamorado de . Pero, ¿acaso los humanos tienen permitido enamorarse de seres no humanos?

Mi Chico Lobo

Mi Chico Lobo (Watashi no Ookami-kun) es un shōjo romántico de carácter sobrenatural creado por Yoko Nogiri que comenzó a publicarse en agosto de 2014 en la revista Aria (Kodansha). Tras casi dos años en activo, este manga finalizó en marzo 2016 con un total de cuatro volúmenes recopilatorios.

Mi Chico Lobo

Durante el XXIII Salón del Manga de Barcelona, Norma Editorial anunció en su conferencia de novedades que se había hecho con los derechos de publicación de Mi Chico Lobo. Tras unos meses de espera, ya tenemos entre manos los dos primeros tomos de esta singular y adictiva obra que nos ha enganchado desde el primer capítulo y a la que sin duda más de uno querrá hincarle el diente.

Edición de Mi Chico Lobo por Norma Editorial

Valiéndose de su dilatada experiencia en la edición de mangas, Norma Editorial ha tirado de saber hacer para sacar al mercado esta obra en formato rústica con sobrecubierta y un tamaño de 13×18,2 cm (que ya hemos visto en obras como Horimiya, Plum. Historias Gatunas o Desaparecido, por lo que queda muy bien colocada en nuestra estantería al lado de estos títulos). Actualmente se encuentran a la venta los dos primeros tomos de la obra a un precio de 8 euros cada uno. El primero de los volúmenes está compuesto por 160 páginas, siendo las 2 primeras a color (una ilustración y el índice), y alberga los cuatro primeros capítulos de la historia, cada uno de ellos precedido por su propia portada. Además, al final de tomo se incluyen un breve capítulo extra protagonizado por , Rin, Aoshi y Senri, así como un epílogo de la autora agradeciendo el apoyo recibido.

Mi Chico Lobo

El segundo tomo, compuesto por 156 páginas (2 de ellas a color), posee unas características similares al primer volumen. Al final se encuentra un extra basado en los datos de los principales personajes (edad, grupo sanguíneo, estatura, comida favorita, etc) y un epílogo con palabras finales de la autora.

En cuanto a la traducción al castellano de Mi Chico Lobo, esta ha sido realizada por Sandra Nogués, quien se ha valido de un vocabulario juvenil y muy sencillo para acercar esta obra al público. Es por eso que esta romántica y tierna historia posee la capacidad de leerse con gran fluidez gracias a sus amenos diálogos. Además, tal y como viene siendo habitual, todas las onomatopeyas aparecen traducidas.

Mi Chico Lobo

Conclusión

Mi Chico Lobo es una historia que engancha desde el primer momento gracias a una trama simple, algo trillada pero efectiva para un shōjo que se precie y que pretenda llegar a los lectores. Gracias a un planteamiento sencillo que se va enrevesando conforme avanza la historia gracias a la forma de ser y sentir de los personajes, la obra va profundizando en la relación entre Komugi y los chicos, siendo su vida estudiantil el hilo conductor que les permite interactuar. Así, nos encontramos ante un manga que alterna el romanticismo con el humor y el drama para dar lugar a una obra que engancha y que cuenta con finales de tomo impactantes (o puede que no tanto porque se ve venir ese momento, aunque no por ello dejan de emocionar al lector) que invitan a leer la continuación cuanto antes.

En lo que se refiere al dibujo, Yoko Nogiri consigue crear un universo en el que lo humano y lo divino se dan la mano en forma de protagonistas guapos, afables, con algún que otro trauma pero que, en general, conectan con el lector con mucha rapidez para hacerle partícipe de su historia. Mezclando personajes amables y dulces ( y Aoshi) con personajes más fríos o despegados (Rin y Senri), la autora consigue dar forma a una historia romántica que irá ampliándose conforme la protagonista, también dulce y buena gente (como no podía ser de otra forma) va estrechando su relación con ellos. El estilo de dibujo está basado en trazos finos y personajes muy expresivos que siempre se ubican en escenarios muy precisos y bastante bien definidos.

Mi Chico Lobo cuenta con todos los ingredientes que un shōjo necesita para triunfar: personajes con diversas personalidades que van conectando, una historia de amor con un tira y afloja muy potente y, especialmente, una extensión muy corta (tan sólo cuatro volúmenes), lo que eleva su atractivo de cara a lectores con ganas de ampliar sus horizontes en referencia a títulos manga pero con poco espacio en casa. Así pues, no pierdas la oportunidad de hincarle el diente a este título que, sin lugar a dudas, merece ser leído.

Mi Chico Lobo