Norma Editorial ha apostado fuerte por el género shōjo en este 2018, un género que vuelve a cobrar vida gracias a títulos nuevos y otros demandados largamente por los lectores manga. Prueba de ello es que en los últimos meses ha incorporado a su catálogo obras como Yona, Princesa del Amanecer, Mi Chico Lobo o esta de la que os hablamos en esta entrada. Una serie divertida que le da otro punto de vista a las historias románticas gracias a dos protagonistas condenados a no entenderse… al menos de momento. Una serie corta pero intensa de la que ya podemos disfrutar sus tres primeros volúmenes. Hoy reseñamos Last Game, de Shinobu Amano.

“Aquella fue la primera vez que sentí que alguien era mucho mejor que yo”

Naoto Yanagi es un niño de primaria de buena familia y con dinero de sobra, guapo, bueno en los estudios y en los deportes, admirado y querido por compañeros y compañeras de clase. Con este perfil, el pequeño y exitoso Yanagi tiene todo cuanto un niño de papá rico, egocéntrico y ególatra podría desear. Pero su fama y tranquilidad llegan a su fin cuando a su colegio llega Mikoto Kujô, una niña del montón, simplona, sin nada que la haga destacar más allá de sus buenas notas y resultados tanto en los estudios como en el deporte. Al ver que Kujô empieza robarle una popularidad de la que se creía dueño y señor, Yanagi se promete a si mismo superar tanto en los estudios como en los deportes a esa niña sosa y sin ningún atractivo.

Last Game

Sin embargo, con el paso de los años los planes de Yanagi se ven frustrados al comprobar que, sin importar lo que haga, Kujô sigue siendo mejor que él en los estudios curso tras curso. Es por eso que cuando Yanagi escucha a dos compañeros de instituto halar sobre temas románticos trama un plan infalible para conseguir su ansiada revancha: hacer que Kujô se enamore perdidamente de él para poder darle calabazas y dejarla destrozada y hundida porque, tal y como es sabido por todos, “quien se enamora primero pierde”. Es por ello que al llegar al bachillerato el chico decide poner en marcha su plan. Con lo que no contaba era con ser él el primero en pillarse por Mikoto al descubrir su lado más sensible y femenino.

Una vez en la universidad y con las ideas acerca de sus sentimientos más claras que nunca, Yanagi decide retar a Kujô en un último enfrentamiento en el que se jugará su futuro a un todo o nada: conseguir que la chica comprenda los sentimientos que alberga por Yanagi para poder ponerle un anillo en su dedo anular. ¿Cómo conseguirá el chico que la chica, con la misma capacidad emocional que una ameba, comprenda realmente el significado de sus sentimientos?

Last Game

Last Game es un shōjo escrito e ilustrado por Shinobu Amano que comenzó a publicarse en la revista LaLa (Hakusensha) en agosto de 2011. Tras casi cinco años en activo, la serie llegó a su fin en junio de 2016 con un total de once volúmenes recopilatorios. Norma Editorial anunció durante su conferencia en el XXIII Salón del Manga de Barcelona que se había hecho con los derechos de publicación de esta serie que pasa a engrosar los títulos de género shōjo de su catálogo. Tras unos meses de espera, ya podemos disfrutar de los tres primeros tomos de esta historia que hará pasar las de Caín al pobre Yanagi.

Edición de Last Game por Norma Editorial

Hace unas cuantas semanas, Norma Editorial sacó al mercado los dos primeros tomos de Last Game a un precio unitario de 4 euros cada uno (aunque ya podemos encontrar en librerías especializadas y en la web de Norma Editorial el tomo tres a 8 euros) gracias a una irresistible promoción de nuevos títulos que ya pudimos disfrutar con el lanzamiento de Yona, Princesa del Amanecer. Esta edición, publicada en rústica con sobrecubierta, cuenta con un tamaño de 11,5 x 17,5cm. y todas sus páginas en blanco y negro. Además, en el caso de los dos primeros tomos, estos están aderezados con comentarios de la autora en los que explica detalles de su día a día, de su experiencia con Last Game o sobre ciertos momentos de determinados capítulos de la serie.

Last Game

El primer tomo, compuesto por 192 páginas, contiene los tres primeros tomos de la historia original, además de otras dos historias cortas que muestran claramente la evolución de Amano en su profesión. Estas historias son:

Ser feliz junto a ti: Kiyo Inoue es una chica de instituto que está secretamente enamorada de su compañero de clase Hide Kasuga. Sin embargo, la chica decide no confesarle sus sentimientos al descubrir que Kasuga está enamorado de una chica que también es inalcanzable para él. Se trata de una historia que Amano creó con el único propósito de “dibujar el camino de vuelta a casa en un atardecer de otoño”, según palabras de la propia autora.

Last Game

El jardín soleado: Después de que sus padres se vayan al extranjero por motivos laborales, Koyuki Takakuwa decide trasladarse a la casa de su recientemente fallecida abuela. Allí contará con la ayuda de Ume, la asistenta de su abuela, y de Rei Sagara, un chico de su misma edad al que su abuela decidió criar y que guarda un secreto que le pondrá en pie de guerra contra Koyuki. ¿Serán capaces de solventar sus diferencias? Esta fue la segunda obra de Amano tras su debut.

Este primer tomo se cierra con unas viñetas extra de Last Game que se desarrollan después del capítulo 2 y que tienen por protagonista a Yanagi y sus dilemas amorosos con respecto a Kujô.

Last Game

En cuanto al segundo tomo, este está compuesto por 196 páginas en las que se distribuyen los cinco siguientes capítulos del manga (del 4 al 8), además de una historia corta. Esta es la trama de dicha historia:

La última nevada: Tomo odia muchas cosas en la vida, pero quien se lleva la palma es Miyako, una chica un año menor que él de la que es amigo desde la infancia y que no sabe hacer nada sin él. Sin embargo, y a pesar de todas sus quejas contra la chica, no puede evitar sentir algo por ella. Por ello, cuando Miyako le cuenta que se va a trasladar al extranjero junto a sus padres, Tomo debe afrontar su situación y decidir si confesarle a su amiga sus sentimientos o callar para siempre.

Este segundo tomo también tiene unas viñetas extra del final del manga Last Game y que tiene lugar después de los capítulos 5 y 6.

Last Game

Conclusión

Last Game es una historia de amor/desamor que comienza con mucha fuerza y que permite seguir la evolución de los personajes gracias a que está dividida en diversas etapas en función del año escolar de Yanagi y Kujô (la historia se iba a quedar en eso, aunque finalmente permitieron que se desarrollase como una historia de larga duración). Tras leer los dos primeros tomos, lo que más llama la atención es la afición de Amano por los amores fallidos y las primeras decepciones amorosas. Tanto en Last Game como en las historias cortas, este parece ser el tema recurrente que se repite en todos los personajes, a los que le gusta hacer sufrir por amor más de la cuenta. La única diferencia es que mientras a algunos personajes les condena a un futuro solitario sin su media naranja al lado, a otros les da la oportunidad de conseguir estar al lado de la persona amada (como a Yanagi, aunque al pobre le va a costar lo indecible y va a sufrir lo que no está en los escritos para lograrlo. Y justamente es esa desgracia la que resulta graciosa en el fondo, más que por el drama en sí de la situación, por las reacciones del muchacho ante su mala suerte y su actitud para afrontar los reveses).

En cuanto a los personajes, los hay muy variados y para todos los gustos. Por un lado está Mikoto, la protagonista a su pesar de esta historia, una chica que vive empanada pensando en su mundo y que le da a cada cosa la importancia justa, ni más ni menos, porque tiene muy claro cuáles son sus objetivos en la vida (y de momento estar con Yanagi no lo es). Por otro lado está Naoto, el otro protagonista, un chico rico, popular y engreído que va cambiando conforme pasa la historia debido a su mal de amores. Ambos sufren una evolución visible tanto en su forma de ser como en su forma de interactuar con los demás, haciendo patente el paso del tiempo y su madurez emocional no sólo con el cambio de trazos de sus figuras, sino también con su comportamiento con el resto del reparto. Ellos dos llevan el peso de la trama de Last Game y suponen el pilar fundamental en el que apoyarse el uno para el otro, lo que ya dice mucho de ambos. Entre ellos existe una complicidad y feeling muy patentes pero no tan perceptibles para Kujô, lo que ocasiona más de un malentendido. Además de ver cómo evoluciona su relación gracias al constante cambio de puntos de vista de ambos, lo mejor de la historia es ver los cortes que Kujô le mete a Yanagi y cómo este modifica su carácter y comportamiento gracias a sus sentimientos por Mikoto (para que luego digan que el amor no cambia a las personas).

Last Game

A ellos se les suman personajes secundarios que no hacen sino darle más vidilla a esta relación que no acaba de arrancar y que va a terminar por provocarle un paro cardiaco a Yanagi. En este sentido, Shiori Fujimoto, la mejor amiga de Kujô, se va a convertir en el mayor apoyo de Yanagi para conseguir que la chica se fije en él (y mención aparte merece cómo domina a los muchachos con su carita de niña buena), mientras que Kei Sôma (cuyo “yo” original es mucho más divertido y salao’ que la fachada de chico ‘cool’ que se empeña en dar) hará todo lo posible por fastidiar a Yanagi y su posible aunque improbable relación con Kujô. Ellos también son los responsables de la evolución de Mikoto, aunque para saber más detalles deberéis leeros la historia.

En cuanto al dibujo, gracias a las historias cortas que se incluyen en los tomos queda más que evidente la evolución del estilo de Amano en el arte del dibujo. Mientras que sus primeras obras destacaban por sus trazos burdos e irregulares, Last Game desprende un estilo mucho más cuidado, con trazos finos que marcan las siluetas de los personajes lo justo para que no pierdan su toque aniñado y dulce a pesar de los años. Los personajes suelen ser bastante expresivos (excepto Kujô, cuyo rostro suele ser inexpresivo), siendo los protagonistas en todo momento, ya que en numerosas ocasiones los escenarios y fondos suelen quedar reducidos a la nada.

En cuanto a la edición, Norma Editorial ha realizado un trabajo acorde a su experiencia en el sector, ofreciendo a los lectores manga una edición que destaca por su diseño y traducción. Una traducción fácil y asequible para todos los lectores que contiene giros expresivos muy logrados para hacer más reales y cercanos a los personajes (como en el caso de Kei, cuyo “toque paleto de pueblo” no es ofensivo o despectivo, sino que resulta muy gracioso y ameno). Ahora sólo queda esperar a descubrir cuándo podrán Yanagi y Kujô dar por finalizado su Last Game.

Last Game