El clásico arcade Mario Bros contó con numerosas conversiones, y hoy su versión para Atari nos hace una visita.

Entrada publicada originalmente el 27 de mayo de 2012.

Parece que no terminamos de salir del mundo del fontanero más famoso del mundo, porque si la semana pasada os traíamos un anuncio un tanto indigesto, en esta ocasión echamos la vista atrás a los primerísimos años de Mario, justo tras el éxito propiciado por Donkey Kong (como nota curiosa, en este título Mario no se llamaba Mario, sino simplemente Jumpman, y no era fontanero, sino carpintero, la de vueltas que da la vida, ¿eh?).

En 1983 el personaje recibió el juego arcade que definiría tanto su nombre, como su profesión y nos presentaría a su hermano. Obviamente estamos hablando de Mario Bros.

El título de Nintendo era un arcade de plataformas en el que ambos fontaneros tienen que acabar con numerosos monstruos que pueblan las alcantarillas de Nueva York. Para ello tendrán que golpearles desde el piso debajo en el que se encuentren o usar el mítico bloque “POW” para aturdirles y luego darles el golpe de gracia, ya en el mismo nivel que los enemigos (que abarcan desde tortugas, cangrejos, moscas y hasta bloques de hielo que se dedicarán a congelar el suelo).

Está claro que un juego con una mecánica tan simple pero adictiva sería carne de cañón a la hora de recibir conversiones. No solo las consolas de Nintendo tuvieron su correspondiente versión de Mario Bros (NES, Virtual Boy, Game Boy Advance y Wii), sino que tanto Atari, Amstrad, Spectrum y Commodore 64 también tuvieron su ración de fontaneros.

A continuación os dejamos con el tráiler de la versión Atari, en el que los fontaneros nos deleitan con sus dotes cantarinas.