NIS America lanza en la consola de Nintendo la versión completa de este atípico JRPG en el que el ritmo es lo más importante.

¡Regocijaos, poseedores de Nintendo Switch! Fallen Legion: Sins of an Empire fue un juego lanzado hace unos añitos en exclusiva para Playstation 4, mientras que PS Vita recibió Fallen Legion: Flames of Rebellion. Pues bien, ahora ambos títulos han sido unidos en Nintendo Switch (y PC) bajo el título de Fallen Legion: Rise to Glory. Ahora ya no será necesario comprar dos juegos para plataformas distintas. Gracias a esta reedición llevada a cabo por NIS America, es posible disfrutar de las dos entregas juntas.

De traiciones, emperatrices y grimorios

El Imperio de Fenumia se encuentra en un momento delicado. Ha expandido sus fronteras más de lo que puede soportar, la escasez de alimentos y la agitación política abundan, y la salud del emperador está en rápido declive. Tan rápido, de hecho, que fallece casi inmediatamente después de que comience el juego. El gobierno del imperio pasa a su única hija, la princesa Cecille. Maurice, un confidente de confianza del difunto emperador, trae a Cecille la grave noticia, así como un grimorio mágico que sirvió como el asesor más valioso de su padre. El grimorio le otorga el poder de invocar guerreros mágicos conocidos como Exemplars, que debe usar para solidificar su control sobre el trono.

Sin el conocimiento de Cecille, su principal general, Legatus Laendur, es testigo de su primera interacción con el grimorio. Este,  desconcertado por el interés de la princesa con las artes oscuras, decide decide robar y destruir el grimorio para protegerla a ella y al imperio. Sin embargo, solamente puede arrancar algunas páginas del mismo antes de  ser descubierto. Estas páginas también le enseñan cómo convocar a los Exemplares, por lo que Laendur decide que lo mejor para el imperio es derrocar a Cecille y reclamar el trono. Laendur se rodea de sus tropas fieles y se dirige a la capital, con la esperanza de llegar antes que Cecille. Aquí comienza la carrera por el trono de Fenumia.

Al comienzo de Fallen Empire: Rise to Glory, los jugadores seleccionan qué historia quieren seguir, dependiendo del personaje principal escogido. La historia de Laendur presenta la imagen de un joven hambriento de gloria y tal vez un poco de venganza contra el imperio que conquistó su tierra natal. Mediante traiciones, política y un poco de vanidad, el jugador ve a Laendur luchar por su objetivo contra viento y marea. El camino de Cecille sigue a una joven mujer insegura de su capacidad para gobernar, y con dudas acerca de si realmente debería gobernar o no. Ella debe hacer frente a una rebelión, así como a fuerzas hostieles dentro y fuera del imperio, mientras lucha por mantener el legado de su familia y asegurar una buena vida para sus súbditos. Ambos son viajes fascinantes y ambos protagonistas son muy interesantes, y no comparten las características habituales de protagonistas de JRPG. Son personajes complejos, difícilmente catalogables como héroes o villanos en ambos juegos. No obstante, el desarrollo de personajes solo se encuentra en los protagonistas. Lamentablemente el extenso elenco de secundarios no goza de semejante desarrollo.

Aunque cada campaña tiene una plétora de personajes, desde capitanes de sus respectivos ejércitos hasta aliados políticos, ningún personaje adquiere mucho desarrollo a lo largo de la historia. Esto produce que ciertos eventos, como traiciones inesperadas o revelaciones impactantes carezcan de un fuerte impacto emocional. Lo cual es una pena, porque el mundo de Fallen Legion tiene potencial, y está lleno de intrigas políticas al estilo de Juego de Tronos.

El arte y el ritmo de la guerra

La acción en Fallen Legion es muy similar al sistema de batalla de Valkyrie Profile. El jugador controla cuatro personajes, el protagonista y tres Exemplars. Cada uno de los ejemplares está vinculado al botón A, B o Y, y presionar esos botones provoca un ataque por parte del ejemplar asignado. Cada ataque sucesivo construye el medidor combo, y si un Exemplar cumple con los requisitos de combinación adecuados, al tocar su botón se produce un ataque poderoso llamado que inflige daño adicional o potencia a tus aliados o debilita a tus enemigos. Cada Exemplar tiene tres puntos de acción (AP) que se usan cada vez que se realiza un ataque.  Los AP se regeneran mientras el Exemplar está en reposo, pero también hay otras formas de generar AP.

Al presionar el botón L tienes tus Exemplars en guardia, y si se protegen justo cuando un ataque enemigo está a punto de golpear se produce una guardia perfecta y recargará un AP por cada ejemplar, además de reflectar cualquier ataque a distancia o aturdir a algunos atacantes cuerpo a cuerpo (desgraciadamente esto no se aplica a los jefes finales). Es imprescindible aprender bien el tempo de los enemigos si queremos aprovecharnos de este sistema de parries y todas las ventajas que conlleva si queremos salir airosos de los combates.

Elevar el medidor de combo agrega un multiplicador de daño a cada ataque. Cuanto mayor sea el combo, mayor el tu poder de ataque. Recibir un golpe o no atacar durante unos segundos hará que el medidor combo se reinicie, borrando así el multiplicador de daño. Tener un combo alto también afecta el puntaje que recibido al final de cada nivel, lo que afecta las recompensas que obtenidas por completar el nivel. Durante el combate también hay una barra de combo adicional (presente en la parte inferior de la pantalla), en la que aparecen representados diferentes bonificadores obtenidos durante la aventura, como el equiparse con piedras preciosas o resolver ciertos eventos en la aventura y que afectan de forma permanente a la historia y se ven reflejadas en la jugabilidad, aportando así mayor profundidad al sistema de combate.

¡Cuidado con la magia!

El botón X se usa para controlar a nuestro protagonista. Simplemente presionando el botón X ejecutamos un hechizo de ataque básico, mientras que con la cruceta podemos realizar distintas curaciones para nuestros aliados o hechizos contra los enemigos. Las citadas piedras preciosas también cambiarán los efectos y atributos de la magia presente en el juego. Y es gracias al ataque de nuestros Exemplars la forma en la que se recarga la magia durante el juego. No obstante, si nuestros guerreros invocados caen en combate, podremos pulsar el botón X desatando unos hechizos devastadores que pueden cambiar el curso del combate… o acabar con nosotros. Ya que si recibimos un solo golpe en este momento tan desesperado, nuestro personaje morirá automáticamente. Afortunadamente Fallen Legion es indulgente con nuestros errores, y aunque el título nos lleva a la pantalla de Game Over al morir, podemos reiniciar el nivel o volver al mapa del mundo y organizar nuestro equipo antes de empezar el combate. No es necesario volver a la última partida guardada.

Durante los niveles, también recibiremos el aviso sobre eventos que suceden en el mundo del juego. Estos van desde deserciones de las tropas, hambrunas que asolan a los campesinos o el asalto de nuestra armería. En ese momento debemos decidir entre tres opciones posibles: ¿ejecutarás a los rebeldes? ¿los encarcelarás? ¿o los dejarás marchar y perdonarás? Cada decisión producirá cambios que se verán reflejados en la jugabilidad en forma de ventajas para los personajes, y en la percepción que el reino tiene de nuestro protagonista. Y aunque no siempre será fácil, creednos cuando os decimos que tener una buena reputación entre el pueblo y las tropas es algo importante en Fallen Legion.

Al final de un nivel, los jugadores reciben una puntuación a través de la cual se otorgan diferentes recompensas: tributos, gemas y golpes críticos. Los tributos son bonos permanentes de estadísticas, y pueden aplicarse a todo el grupo o solo a un Exemplar. Las piedras preciosas se pueden equipar en el menú, y generalmente se aplican tributos a ciertos personajes, aunque hay algunas piedras preciosas especiales que otorgan a su protagonista un nuevo hechizo. Se pueden equipar hasta tres piedras preciosas, así que hay que escoger sabiamente. Finalmente, un Exemplar puede recibir un golpe crítico, que como podéis deducir, es un ataque mucho más poderoso que el resto.

Un apartado técnico colorido y resultón

Los gráficos de Fallen Legion transmiten una sensación dibujo animado que hará las delicias de los fans del 2D. Todos los personajes, incluso los enemigos más básicos tienen modelos muy detallados, al igual que los escenarios, si bien estos pecan de ser algo más repetitivos. Visualmene es un título atractivo pero que está lejos de alcanzar la excelencia de las obras de VanillaWare como Odin’s Sphere o Dragon’s Crown.

El apartado sonoro, por el contrario, no logra destacar en ningún momento y cuenta con melodías genéricas de fantasía que simplemente se puede decir que cumplen. Y aunque el juego cuenta con doblaje en japonés o inglés, los únicos personajes que tienen voz son los protagonistas. Por cierto, los textos del juego, como podréis deducir en un título de este calibre, están únicamente en inglés.

Conclusiones

Fallen Empire llega a Nintendo Switch en su mejor versión hasta la fecha, incluyendo las dos entregas disponibles en un único cartucho (sumando más de 50 horas de juego). A falta de mayores novedades, conserva las mismas virtudes y defectos que en las consolas de Sony, pero seguramente hará las delicias del rol y la acción táctica. ¿Seguiréis a la joven emperatriz Cecille u os alzaréis con Laendur en su rebelión?

 

7
Nota