Lo nuevo de Yashuhiro Wada, creador de Harvest Moon, llega a Nintendo Switch en un complejo “God-simulator”.

Happy Birthdays es la nueva obra del creador de Harvest Moon, pero debe quedar claro desde el inicio que no estamos ante un juego nuevo, creado en exclusiva para Nintendo Switch. En realidad es una detallada revisión del título Birthdays the Beginning, lanzado en Playstation 4 el año pasado por parte de NIS America.  Si ya habéis jugado al título original, descubriréis que esta revisión en Nintendo Switch es mucho más accesible, y que además cuenta con mucho más contenido que aquella. Si no lo jugasteis en su momento no pasada nada. Igualmente estáis a puntos de convertiros en dioses cargados de responsabilidades. 

Happy Birthdays es un juego atípico en el panorama actual por varias motivos. En primer lugar, su apartado artístico y su enfoque. Es raro que comience hablando de un juego por estas cuestiones, pero la propuesta de Yashuhiro Wada es de esas que tienen un estilo tan peculiar que casi de un primer vistazo o la tomas o la dejas. Es un mundo muy colorido y adorable, casi de juguete, y que no duda en en decirnos desde el principio lo que quiere: educarnos a gestionar un ecosistema. Gestionar la evolución y el desarrollo de la vida, cuidando de las diferentes especies que irán surgiendo a través de nuestras acciones, alimentándolas, cuidándolas, preparando el terreno para que estas puedan asentarse, así como entender el papel fundamental del clima en el desarrollo de la vida.

De alguna manera, el juego quiere enseñar a los jugadores acerca del equilibrio, y como todo tiene un propósito en nuestro mundo. Ya sean pequeños cambios en el terreno, la importancia del agua, temperatura, etc., y cuán importantes son dichos cambios. Personalmente me ha llamado poderosamente la atención una propuesta de este calibre en un título no independiente con cierto presupuesto, y alabo la valentía de Yashuhiro Wada al desarrollar un proyecto como este. Pero cualquiera que conozca la saga Harvest Moon sabe de los intereses del conocido desarrollador.

Happy Birthdays comienza de forma muy sencilla. Nos entregan un ecosistema muy pequeñito, y con él te enseñan a moldear la vida. Mientras vamos trabajando, nuestro asistente, Navi, nos comienza a enseñar numerosos conceptos de gran importancia si queremos que nuestro mundo y sus especies sobrevian. Y según vamos aprendiendo, de forma bastante intuitiva aunque tal vez al inicio algo abrumados por la cantidad de información,  aparecen las especies. En mi caso primero vinieron las plantas. Luego las primeras manifestaciones de fauna. Vi peces nadando en aguas poco profundas a medida que mi ecosistema comenzaba a florecer.

Unos cientos de años más tarde los dinosaurios estarían a punto de hacer acto de presencia, deambulando por el pequeño ‘eco-cubo’. Muy pronto las cosas comenzarían a cambiar, tuve que estar mucho más atento a todo, dando forma al mundo a las temperaturas y climas específicos necesarios para que hubiese más agua disponible y las temperaturas se situasen a una temperatura agradable de 30ºC. Una vez en ese punto, nuevas especies comenzarían a aparecer, moviéndose sobre mi bioma lo más rápido que pudieran. Pero las cosas no serían tan fáciles como suenan.

Tuve que preocuparme por el calentamiento y enfriamiento de mi pequeño bioma, siendo consciente de que mis grandes lagartos podrían extinguirse si no guardaba el orden y el equilibrio en todas las cosas de la vida . Muy pronto los dinosaurios tomaron forma, dominaron la tierra. Y eso fue bueno. Y esa es la intención del juego en estos primeros compases: ayudarnos a entender las necesidades de nuestro mundo y mantener el equilibrio con la naturaleza misma.

En Happy Birthdays hay algunos elementos a tener en cuenta para que nuestra partida sea diferente cada vez que jugamos. Hay escenarios preestablecidos a elegir, aquellos en los que la evolución ya ha superado un estado previo. Puedes comenzar donde el mundo es exuberante, con flora y fauna por igual, donde los dinosaurios ya están presentes. ¿Quieres un reto? Haz frente a un mundo que se está cociendo a fuego lento por el calentamiento global. ¿Tal vez algo más fresquito? Gestiona un mundo donde los vientos invernales soplan a través de las colinas, congelando el agua y las criaturas dentro de ella. Estos escenarios ofrecen sus propios desafíos únicos en términos de cómo ayudarás a tus criaturas a sobrevivir y evolucionar en el mundo que les rodea.

Pero ahí es donde las cosas se vuelven emocionantes y los resultados finales se vuelven mucho más satisfactorios que en cualquier otro juego de este tipo. Este enfoque es mucho más inmediato y rápido, en la versión de Nintendo Switch, mientras que el juego original de Playstation 4 era mucho más lento y denso en su interfaz y paso del tiempo.

Como podéis observar, este juego no es la típica propuesta que podemos encontrar hoy en el catálogo de nuestras videoconsolas. Estamos ante un juego que quiere que pienses, que veas las consecuencias de tus acciones en un mundo que bien podría ser el nuestro, y busca enseñarnos como gestionar el desarrollo de la vida y la interacción con otras especies. Si tenéis algo de corazoncito, estoy seguro de que os dolerá ver a vuestras especies extinguirse. Y si eso llegase a suceder tal vez os preguntéis, ¿por qué ha ocurrido esto? ¿La respuesta? Tal vez no había suficiente agua en la región, una montaña era muy grande, o un valle muy pequeño. Pequeños detalles que al ir superponiéndose han afectado enormemente al desarrollo del mundo.

Sé que no estamos ante un título para todos los públicos, y yo mismo reconozco no soy el principal jugador de este tipo de propuestas. Pero Happy Birthdays me parece un título osado. Y lo aplaudo por ello. El juego reflexiona sobre lo que los humanos estamos haciendo en nuestro planeta, cómo los cambios más pequeños que hacemos afectan a las mismas cosas que necesitamos para sobrevivir tanto nosotros como el resto de especies. Me parece que es algo algo muy zen, donde la paciencia, el respeto y el amor por todas las cosas naturales son partes esenciales de cómo vivimos y sobrevivimos. Cómo viven y sobreviven las criaturas que nos rodean. Cómo afectamos nuestro mundo con cada vaso de agua que tenemos, cómo cambiamos el paisaje que nos rodea con edificios, autopistas y la eliminación de las laderas de las montañas.

Es un juego que no solo consiste en interactuar con menús donde puedes dar forma al mundo, forzar el crecimiento, forzar la fertilidad de las criaturas a las que has ayudado a dar vida o incluso dar vida a los ríos para que las criaturas dentro de tu ecosistema pueden sobrevivir Es un juego que quiere que los jugadores reconozcan que todo tiene un espíritu, que la ansiedad que sientes cuando escuchas que tu organismo favorito (animales, insectos, etc.) está a punto de extinguirse no es solo algo que te moleste, sino algo por lo que sin duda deberías sentir ansiedad y que deberías hacer algo para impedir ese desafortunado final que bien podría suceder en lugar de decir “no hay nada que yo pueda hacer para ayudar”.

¿La mejor forma en que puedo explicar Happy Birthdays? Es un juego que quiere que sepas que cada acción tiene una reacción. Que cada decisión que elijas tiene una consecuencia y que cada consecuencia que ocurre es casi o es irreversible. Se trata de la espiritualidad, el intelecto humano y la necesidad de saber que lentamente estamos matando a nuestro mundo y que debemos respetar lo que nos proporciona nuestra capacidad de vida.

 

A favor:
-Brinda una experiencia extremadamente estimulante con respecto a la evolución y los efectos que el cambio tiene en los ecosistemas dentro de un mundo.
-Excelente traducción al castellano.
– Control intuitivo y fácil de aprender pese a la multitud de opciones disponibles.

En contra:
-El texto es muy pequeño al jugar en el modo portátil de Nintendo Switch.
-El tiempo puede transcurrir con lentitud para aquellos que quieran ver resultados inmediatos.

 

8
Nota