Descubre de la mano de hagi, Tajima y Koga una romántica historia que comienza con el asesinato de un pez dorado. Descubre Algo entre nosotros.

¡Hola talonianos! Ya echaba mucho, muchísimo de menos reunirme con vosotros en una nueva entrega de BL Section. Tras demasiado tiempo ausente, hoy regreso con una gran sonrisa y muchísimas ganas de compartir con vosotros mis impresiones de una obra que descubrí justo cuando se puso a la venta en España (gracias a Milky Way Ediciones, que fue quien compró la licencia)  y que desde entonces he releído varias veces, enamorándome más y más con cada una de las lecturas gracias a los pequeños detalles que voy descubriendo cada vez. Pero os aviso antes para que no haya malentendidos: no os penséis que hoy os voy a hablar de una historia “yaoi hard” o con muchas escenas subidas de tono, porque no es así; hoy le vamos a dedicar nuestro tiempo a una historia tierna, dulce, con protagonistas que son amor, que enamoran a quien los conoce y que acaban siendo perfectos para esta obra. Se nota que me gusta, ¿verdad? Espero que si no la conocéis y la descubrís con esta reseña a vosotros también os apasione tanto como a mí. Hoy hablamos de Algo entre nosotros.

Sinopsis

Sôta Tajima, un estudiante de instituto, está a lo suyo cuando descubre a Yuuya Koga, compañero de curso, llorando desconsolado. Esa visión le resulta llamativa y atractiva hasta cierto punto, lo que despierta la curiosidad en él. Tras meter la pata al tirarle al pobre Koga un cubo de agua desde un segundo piso, Tajima comienza a acercarse a su compañero, descubriendo de su propia boca el por qué de su silencioso llanto: al parecer, un gato ha matado a su adorado pez dorado, al que cuidaba desde su más tierna infancia y que le une a una persona querida por él. Cuando Tajima descubre que en realidad el culpable de ese crimen es su propia mascota, intenta por todos los medios confesárselo a Koga, pero su mal humor y el miedo a que le haga algo horrible a su gato siempre le terminan echando para atrás.

Algo entre nosotros

Sin embargo, cuanto más tiempo pasan juntos, más descubren el uno del otro, desde sus puntos fuertes (como lo buenazo que es Tajima) hasta sus puntos débiles (como toda la tristeza que alberga el corazón de Koga), haciendo que ambos se empiecen a interesar de una manera más romántica el uno por el otro. Gracias a esa muda atracción Koga comienza a sincerarse cada vez más con Tajima, dando por hecho que su bondad y amabilidad le convierten en alguien de confianza. Lo que no tiene tan claro es que pueda poner solución al vacío de su corazón, ese que está directamente relacionado con el pez dorado que el gato de Tajima le arrebató de su lado.

Impresiones

Algo entre nosotros es un tomo único creado por hagi y que se puede conseguir en castellano gracias a Milky Way Ediciones. Aunque al principio puede parecer que su trama va a ser sosa (yo misma lo pensé porque no le vi el puntillo a eso de que un chico llore por un pez), lo cierto es que ese es el punto de partida de una historia mucho más profunda, sentimental y triste. Realmente el dichoso pececillo es el hilo conductor que ayuda al lector a conocer a los personajes y ahondar en ellos, especialmente en Koga y su pasado, ya que es quien está más directamente relacionado con el pez. Así que de soso nada, porque sin pececillo no hay historia; y si no hay historia tampoco hay relación entre Tajima y Koga.

Desde el principio la obra está enfocada en dos objetivos: por un lado unir a la parejita (obviamente, es un yaoi, si no esto no tendría ningún sentido); por otro, que el lector conozca en profundidad el por qué del estado de Koga, su pasado y cómo Tajima encaja en su vida. Lo primero casi se da por hecho por el tipo de historia que es (vamos, que es como un shojo pero versión chico-chico, así que no hay mucho margen de error si se piensa que los protagonistas acabarán juntos, aunque lo divertido es descubrir cómo y por qué), Algo entre nosotrospero en cuanto a lo segundo, que es uno de los pilares fundamentales de la obra, tiene una explicación que se va descubriendo poco a poco de mano de los principales personajes. No quiero extenderme mucho en este punto para no destripar nada, pero realmente es muy entretenido descubrir el significado de cada personaje, el malestar de Koga, el por qué de sus lágrimas y el por qué necesita a Tajima (o mejor dicho por qué Tajima siempre está ahí cuando Koga más lo necesita).

En cuanto a los personajes, los dos chicos son polos opuestos. Tajima representa la luz, esa esperanza de estar alegre y ser feliz que todo el mundo tiene y que conforme pasan los años, según las circunstancias de la vida, se puede ir perdiendo en mayor o menor medida, pero que nadie quiere realmente obligarse a abandonar por completo. Por eso cuando Koga le conoce ve en él una salida, un escape a su situación y una posibilidad de recomponerse para dejar de sufrir y ser capaz de seguir adelante, ya que Tajima es para él esa luz que parece haber perdido. Por otro lado está Koga. Cuando empiezas a leer el manga te das cuenta de que Koga parece un personaje creado para deprimirse y deprimir a la gente porque siempre está triste, en su propio mundo o enfurruñado, pero no es así para nada. Precisamente ese es el punto fuerte del chico, su maleable carácter y lo que va cambiando (y mejorando) según interactúa con Tajima (y no quiero meter ningún spoiler, pero he de reconocer que justamente el carácter de Koga es de lo mejorcito al final del tomo, porque te pasas la historia pensando que es un poco “mosquita muerta” y al final coge y te sorprende para bien, dándose a conocer como un chico bastante espabilado).

A pesar de que la trama no es precisamente divertida (porque lo de Koga no es para reírse ni mucho menos), lo cierto es que hagi encuentra siempre el espacio justo y necesario para incluir momentos divertidos que rebajan la tensión del momento y que le dan un toque de humor que en determinados momentos se agradece. Y en el caso de hagi esos momentos se ubican tan bien a lo largo de la trama que siempre quedan perfectos. Así que otro punto positivo para la obra (y ya veréis que al final de esta entrada consigue muchos puntos positivos porque los merece, ni más ni menos).

Otro punto fuerte que me ha gustado de Algo entre nosotros es su simbología. Las referencias sobre la pecera llena (con el pez dorado dentro) o vacía y su reflejo en los sentimientos de Koga me impresionó mucho porque, además de sutil, me parece un referente precioso hacia cómo se siente el corazón de Koga. Sé que puede sonar ñoño o demasiado romántico, pero es cierto. Quizás sea porque he releído varias veces este tomo desde que me lo compré, pero de verdad que con cada lectura descubro algo nuevo y lo de la simbología es algo de lo que no me percaté hasta hace relativamente poco. De hecho, cada vez que veía de nuevo el pececillo pensaba “y dale, ya estamos otra vez con el pez” porque intuía que Koga se negaba a avanzar en la historia por estar anclado al pasado y al pez. Pero es justamente todo lo contrario. Las continuas alusiones a la pecera llena y vacía simbolizan cómo se encuentra Koga a lo largo de la historia en relación a su corazón y sentimientos y cómo estos están ausentes o presentes, y me pareció todo un acierto de hagi. También quiero darle su momento de gloria a Cerdi, el gato de Tajima, culpable del crimen, porque sin él tampoco habría historia. La verdad es que es un gato con el que no sé si me llevaría del todo bien en la vida real porque es un cara dura, aunque reconozco que tiene su gracia.

Algo entre nosotros

Tampoco quiero pasar por alto algo que descubrí en una de mis muchas relecturas. En un momento dado Koga afirma que le gustan los chicos y le pregunta a Tajima si no tiene miedo de que se enamore de él. Pero lo cierto es que el hecho de que Tajima sea chico o chica es irrelevante. Quiero decir, Koga lo único que busca es a alguien con quien desahogarse, alguien que le escuche y que le ayude a superar su dolor simplemente haciendo eso, escucharle. No quiere ni pide más porque eso es lo único que necesita (y más teniendo en cuenta que se trata de alguien a quien le cuesta expresar sus sentimientos, lo dice varias veces en el manga). Y eso es justamente lo que encuentra en Tajima. Es cierto que la forma de ser de Tajima ayuda, pero si este hubiese sido chica en lugar de chico habría conquistado a Koga de la misma manera porque le escucha y acepta sin juzgarle y, encima, le quiere ayudar. Es un mensaje precioso que muchas veces pasé por alto y que finalmente terminé captando. Y me gusta muchísimo porque ese es un motivo que en la vida real puede unir a dos personas. Puede que en un momento no vayas buscando a alguien concreto (sea chico o chica), pero cuando descubres que esa persona te ofrece aquello que necesitas o anhelas, es un motivo tan válido como cualquier otro para enamorarse (y aunque siempre se sobrevalora el físico lo cierto es que vale mucho más alguien que te escuche, comprenda, apoye, alguien con quien puedas ser tú mismo, sin máscaras, a alguien que sólo tenga buen físico y punto). Lo dicho, un mensaje precioso que me ha encantado.

Ahora vamos con el dibujo, ese otro elemento que en un manga es tan importante como la propia trama. La verdad es que leer esta historia de hagi es todo un placer y un regalo para la vista porque está muy bien dibujado, qué voy a decir. Los personajes son guapetes, la sonrisa de Tajima adictiva y los cambios de expresión de Koga maravillosos (aunque me quedo de calle con su cara de cabreo o mala leche, porque parece que te podría matar con la mirada y eso me encanta). ¡Si hasta cuando llora (y no son pocas veces) es hermoso y te entran ganas de espachurrarlo en un abrazo! En fin, que el dibujo de hagi me encanta. Sus trazos son finos y redondos, dándole a los personajes rostros suaves y aniñados, y los cambios de registro que le da a estos les otorgan una fuerza y una expresividad que les va muy bien en cada momento.

Algo entre Nosotros

Otro de los puntos sobre los BL de los que me gusta hablar y que en este tomo brilla por su ausencia son sus escenas “hot”. Y a pesar de que justamente esas escenas son las que más me gustan, lo cierto es que Algo entre nosotros no las necesita. ¡Porque la historia ya es perfecta tal y como es! A ver, es cierto que siempre viene bien un poquito de marcha y demás, pero en este caso tanto Tajima como Koga son tan monos, tiernos y dulces siendo lo que son, unos adolescentes (hormonados en el caso de Tajima) inocentes que sólo buscan a esa media naranja que les complete que, de momento, no necesitan ir más allá. Aunque tampoco le hubiese puesto pegas a un extra del extra del extra al final del tomo donde se mostrase ese momento, todo sea dicho, jejeje.

Por último, voy a hablar muy rápidamente de la edición que Milky Way Ediciones ha sacado de Algo entre nosotros en España. Para mi alegría y deleite, se trata de una edición muy cuidada (no me costó nada encontrar un ejemplar que estuviese perfecto, sin lomos doblados o estropeados, y eso ya le hace ganar puntos en mi ranking personal). La traducción también me ha gustado mucho porque es muy adecuada, es como escuchar hablar a dos adolescentes de verdad (me refiero a adolescentes serios, no estos que están todavía en la edad del pavo y parecen garrulillos maleducados) gracias a expresiones muy acordes a su edad, con expresiones y palabras coloquiales

A modo de resumen, Algo entre nosotros es una obra que no te puede faltar (o al menos tienes que leer) si te consideras un (o una) fan del género boys love. La historia de Tajima y Koga es preciosa, llena de simbología y con muchísimas muestras de cariño muy sutiles pero que hacen que se te convierta el culo Pepsi-cola de puro amor. La recomiendo con creces porque es una obra que una vez que descubres no puedes dejar de lado.

Lo mejor

  • Va sin prisa pero sin pausa poniendo las cartas sobre la mesa y llegando a una conclusión que cumple con las expectativas.
  • El dibujo magistral de hagi.
  • La simbología de la pecera, preciosa.

Lo peor

  • Que no tenga un capítulo más para ver qué pasa con los nenes (y pongo esto por poner algo, porque realmente no le he visto nada negativo. La obra es perfecta tal y como es a pesar de que los protagonistas no tengan un revolcón final).
  • Que la hermana de Tajima no tenga más protagonismo, porque creo que podría dar más juego como consejera sentimental de su hermano.

Algo entre nosotros

Ficha Técnica:

Título: Koinimo Naranai / Algo entre nosotros.
Autor/a: hagi.
Tipo: Yaoi.
Género: Romance, drama.
Revista: Ciel
Editorial: Kadokawa/Milky Way Ediciones
Año: 2017
Número de tomos: 1