Rápido, fluido, y con personalidad. Así es este peculiar título para Switch que combina plataformas con shoot ‘m’ up “matamarcianos”.

Velocity 2X es poesía interactiva. Y los usuarios de Nintendo Switch por fin pueden disfrutar de esta sinfonía, lanzada en 2014 en Playstation 4, PS Vita, Xbox One, PC, Linux y MAC. Todas sus piezas, todos sus movimientos, todos sus sistemas y mecánicos fluyen sin interrupciones entre sí para crear un tono de movimiento constante y una sensación de flujo sin fin. Un salto errado, un tiro mal colocado, e incluso la muerte son meramente promesas; breves obstáculos en su búsqueda de una carrera perfecta. Las influencias de Velocity 2X son claras desde el primer momento: Metroid e innumerables juegos de acción frenéticos y matamarcianos. Unir estas estos géneros tan diferentes no es fácil, pero la propuesta de FuturLab logra crear una experiencia estrecha y enfocada con un nivel de delicadeza sorprendente.

Velocity 2X nos pone en control de la teniente Kai Tana, testaruda piloto y portadora de un arma experimental voladora llamada Quarp Jet. Después de los eventos finales del primer Velocity, en el que nuestra heroína se introdujo en un agujero negro, el cuerpo de Kai ha sido parcialmente reemplazado por mejoras biónicas por parte de la IA médica de su barco, y se encuentra en una galaxia extraña gobernada por una crueles raza de seres alienígenas llamada Vokh. Alentada por un nuevo aliado y el deseo de regresar a la Tierra, Kai se embarca en una nueva aventura para descubrir el alcance de sus habilidades cibernéticas y ayudar a liberar a una raza alienígena que sufre el puño de hierro de los Vokh. Aunque la trama no es exactamente lo que describiríamos como fascinante, el viaje de Kai, sin embargo, se las arregla para entretener y proporcionar un contexto adecuado para esta propuesta arcade, donde la velocidad, la vertiginosidad y el ritmo son los elementos principales.

Desde el mismo principio, Velocity 2X deja en claro que esta es una experiencia diseñada para ser totalmente directa y sin concesiones. La campaña llevará nuestra destreza a sus límites al exigir una precisión y adaptabilidad absolutas a medida que nos lanza una acción caótica y de alta intensidad. Durante gran parte de la aventura, estaremos tomando el control del Quarp Jet, destruyendo enemigos y rompiendo cristales con bombas y láseres mientras utilizas la tecnología warp para saltar por el mapa. De vez en cuando, el camino a seguir exigirá que desembarquemos, lo que te permitirá controlar a Kai en los segmentos de acción y plataformas repletos de trampas y enemigos en una carrera desesperada para encontrar un interruptor que nos permita continuar.

Tal vez esto os parezca un juego de acción más, pero donde Velocity 2X muestra su cartas es en cómo toda la campaña es un “tutorial” de una docena de horas de duración sobre cómo jugar correctamente. Cada pocos niveles, se nos introduce un nuevo concepto o habilidad, como una cápsula que se puede lanzar o un ataque con bomba direccional, y los siguientes niveles se expanden y muestran varios lugares donde se puede emplear lo aprendido. Después de varias docenas de niveles, habremos acumulado un buen repertorio de movimientos y formas de superar los obstáculos, convirtiendo lo aprendido en algo natural.  Velocity 2X sobresale en el arte de la enseñanza pasiva; convirtiendo poco a poco al jugador en un experto en las mecánicas. Sin tener que recordárselo una y otra vez.

El fin de todo este aprendizaje, es por supuesto, el speedrunning, la verdadera enjundia de Velocity 2X. Los nuevos niveles se desbloquean según el desempeño que tengamos en las fases previas, por lo que si deseamos ver todo lo que este juego tiene para ofrecer, habrá que completar perfectamente cada uno de los escenarios. Esto significa que debes llegar al final de cada nivel, habiendo matado a todos los enemigos, haber obtenido todos los objetos que se nos piden y rescatar a todos los rehenes mientras nos movemos a toda velocidad, sin morir. Las primeras frases cuentan con límites de tiempo generosos y obstáculos sencillos que superar, pero la dificultad comienza a subir rápidamente, exigiendo reflejos rápidos para tener éxito. 

La razón por la que este enfoque en el speedrun funciona tan bien (y os lo dice alguien que no es muy fan de este tipo de propuestas), y por qué Velocity 2X es tan frustrantemente difícil de dejar, es la forma en que cada nivel está diseñado para estar en perfecta armonía con tus habilidades. En nuestra primera partida, Velocity 2X parece ser solo un juego de acción al uso, pero al acumular una gran cantidad de movimientos y varias horas de experiencia, es cuando el título de FuturLab saca pecho: cada enemigo, salto y obstáculo se coloca exactamente donde está con un propósito, señalando el camino hacia un camino único y óptimo para despejar un escenario con gran éxito. En cierto modo, Velocity 2X se convierte en una especie de juego musical. El ritmo y el tempo son esenciales para realizar el nivel perfecto.

La rejugabilidad del título también está garantizada, ya que la versión de Nintendo Switch viene cargada de extras. Junto con los habituales marcadores en línea, para garantizar los piques y enfrentamientos entre jugadores con el fin de obtener la mejor puntuación posible, el título cuenta con una serie de desafíos exclusivos diarios llamados Paquetes diario de esprint. Y por si fuera poco, en esta ocasión se incluyen todos los DLC que fueron lanzados en su momento en las anteriores consolas y ordenadores. Se trata de las miniexpansiones Urgencia Crítica y Doble Núcleo. En total, 16 niveles más para exprimirnos el coco y dominar el arte del teletransporte.

En cuanto al apartado técnico, Velocity 2X presenta un estilo artístico elegante, similar a un cómic de ciencia-ficción indie, presentando fuertes contrastes de color y líneas rectas y en negrita, ganando enteros cuando en movimiento. No tenéis más que ver un tráiler de jugabilidad para ver lo bien que luce el título. Todo esto viene respaldado por una banda sonora estelar de música electrónica que se extrae de una variedad de subgéneros para proporcionar una experiencia diversa para adaptarse a múltiples estados de ánimo, con temas rápidos y frenéticos en las secuencias de acción, y otros más relajados y atmosféricos durante las conversaciones que van revelando la trama del juego entre nivel y nivel. Y por cierto, el juego incluye textos en nuestro idioma, para que a nadie se le escape un detalle de la historia.

En definitiva, estamos ante una experiencia sumamente satisfactoria, en la que el jugador siente continuamente el impulso por ir aún más rápido. Naves, plataformas, acción, un apartado estético que casa a las mil maravillas con la experiencia a disfrutar y contenido a tutiplén por 19,99 euros. Si tienes una Nintendo Switch y te gustan los arcade, ¿qué más se puede pedir?

 

9

Nota