Sumérgete en una romántica historia que nos transporta al primer amor de un caluroso día de verano en Moshimo. ¡Os presentamos la película Fireworks!

Desde siempre, el ser humano ha soñado con hacerse dueño de su propio destino, de controlarlo hasta el más mínimo detalle y de poder retroceder en el tiempo para cambiar elecciones que no fueron del todo acertadas. Esa eterna pregunta, “¿Y si…?”, que siempre nos hacemos cuando tomamos una decisión poco acertada, dando de lado otra que, quizás, se hubiese ajustado con mayor precisión a nuestros deseos, anhelos o esperanzas. Una capacidad que, aunque lejos de nuestro alcance, siempre ha estado muy presente en el imaginario de novelas, películas o series y que, a través de los deseos y anhelos de un estudiante de instituto, vuelve a cobrar vida. Una historia que muestra cómo cambiaría nuestro destino con tan sólo ser capaces de predecir lo que ocurrirá un segundo después, o lo importante justamente de aceptar el destino tal y como se nos presenta, prometiéndonos a nosotros mismos que el paso del tiempo no destruya o elimine lo que una vez tuvimos mientras afrontamos eso que los adultos llaman “madurar”. Una alegoría a las posibilidades que ofrece la vida y nuestra capacidad para asumir los cambios que se producen en esta al tiempo que tratamos de hacer nuestras propias elecciones, sean correctas o no, narrado con un halo de fantasía y magia en un universo en el que todo es posible, incluso que los fuegos artificiales tengan forma de pétalos de flor. Hoy nos transportamos a un día del caluroso verano de Moshimo para conocer de cerca la historia de Norimichi y Nazuna. Hoy exploramos la película Fireworks.

“¿Cómo será el mundo la próxima vez que te vea?”

Fireworks

Norimichi Shimada es un estudiante de secundaria que vive en la localidad de Moshimo, donde mantiene una existencia feliz y tranquila en compañía de sus amigos de clase, a los que oculta algún que otro secreto. Uno de ellos, quizás el más importante, es su amor por Nazuna Oikawa, una compañera de clase reservada y misteriosa que, además, esconde un doloroso pasado y un incierto futuro.

El día del Festival de los Fuegos Artificiales Norimichi se entera de que su amada Nazuna le ha pedido a su mejor amigo, Yûsuke, asistir juntos a ver los fuegos. Sin embargo, antes de que llegue la noche comienza a suceder una cadena de extraños sucesos que harán que Norimichi se apropie de un misterioso artefacto que, sin saber cómo ni por qué, le devolverá a horas antes de ese mismo día. Sin ser consciente de lo sucedido, Norimichi revive esa jornada como si se tratase de la primera vez, pero realizando cambios significativos en la misma que le permitirán ser el afortunado al que Nazuna le pida ir a ver los fuegos (en lugar de Yûsuke). Será a partir de ese momento cuando Norimichi descubra el poder de esa extraña bola que tiene en su haber (porque se la ha sisado a Nazuna) y con la que, misteriosamente, puede retroceder en el tiempo, algo que le será de gran utilidad conforme avance la jornada. Pero, ¿cuál es el precio a pagar por conseguir de manera artificial tu anhelo más secreto?

Fireworks (Uchiage Hanabi, Shita Kara Miru ka? Yoko Kara Miru ka?) es un live-action creado por Shunji Iwai que se estrenó en Japón en 1993. Su popularidad provocó que la historia también fuese narrada en una película que fue estrenada bajo el mismo título. Debido a su éxito, el estudio Shaft decidió trasladar esta historia a la animación de la mano del director Nobuyuki Takeuchi, convirtiéndose en una de las películas de animación más taquilleras a nivel mundial de 2017.

En septiembre de 2017, Selecta Visión anunció que se había hecho con los derechos de esta película. Tras estrenarse en cines de toda España el 20 de abril de este año, por fin llega en formato doméstico esta aclamada obra de la animación japonesa.

Edición en BD de Fireworks por Selecta Visión

El Blu-ray de la película Fireworks, que está a la venta por 16,99 euros, es muy básico, por lo que se trata de una box estándar de color azul para cintas de este formato. En la contraportada encontramos la sinopsis de la historia acompañada de varias imágenes y las especificaciones técnicas de la edición. Cabe destacar que esta edición incluye una postal exclusiva protagonizada por Norimichi y Nazuna. Además, debemos añadir que podemos escoger la carátula que queremos, pues esta es reversible.

Fireworks

El menú interactivo del film permite elegir el audio que deseemos, ya sea japonés 5.1 DTS HD o castellano 5.1 DTS HD. También podemos seleccionar subtítulos en castellano en caso de que optemos por disfrutar de la película en versión original y no queramos perdernos detalle de la trama. Asimismo, existe la posibilidad de acceder directamente a diversas escenas de la película.

También existe una edición en DVD de la película, que también incluye la postal exclusiva, y que tiene un precio de venta de 12,99 euros.

Conclusión

Lo primero a lo que nos dirige la trama de Fireworks es a saber si los fuegos artificiales son planos o redondos a la hora de estallar metiéndonos de lleno en un día cualquiera de la vida de un grupo de chavales que tienen en común el ir a la misma clase y ser amigos. Parece una pregunta de los más simple y sin interés aparente, pero supone el punto de partida de una trama que, si se mira desde un prisma un tanto más profundo y atento, encierra un significado mucho más adulto y maduro de lo que implica la niñez y el paso a la edad adulta. Pero para explicarlo, mejor vayamos por partes.

Por un lado tenemos a Nazuna, una chica peculiar que parece ir a su aire y que se relaciona con Norimichi por interés. Aunque su huida de casa puede parecer un capricho o rabieta momentánea de la chica, el mensaje que la película transmite es otro. Con la negativa a aceptar el nuevo matrimonio de su madre, Nazuna pone de manifiesto lo perdido que puede sentirse y lo duro que resulta para un niño el cambiar de forma de vida, el aceptar a un extraño en su familia que, para colmo, pretende llevarle lejos de todo y todos a cuantos conoce. Resalta el dolor de sentirse en un segundo plano sin derecho a decidir o a opinar cuando otros deciden por ti cómo debe ser tu vida. Ese dolor también lleva a la chica a mostrar una ingenuidad propia de un niño al creerse capaz de subsistir por cuenta ajena en el mundo de los adultos hablando de temas (o mejor dicho trabajos) que escapan a su comprensión.

Fireworks

Por otro lado tenemos a Norimichi, un chico normal y corriente que está acostumbrado a hablar de tonterías con sus amigos, quienes se comportan, expresan y tienen salidas de tono habituales para la edad que tienen. Sin embargo, Norimichi también refleja lo fuerte que puede pegar el primer amor, las locuras que se están dispuesto a cometer por ese amor (como fugarse de casa), los celos de saberse despreciado (representados igualmente a través de él y de Yûsuke y que también pueden interpretarse como un capricho por parte de su amigo en plan “si tú quieres eso, yo también aunque no me interese, sólo por fastidiar”) y el deseo de dejarlo todo de lado por ese amor sin ser consciente de lo ingenuo del pensamiento.

Es en este momento donde entra en juego la esfera que permite a Norimichi y compañía saltar a través del tiempo. Una herramienta de lo más útil que, junto a la pregunta de los fuegos artificiales, parecen los hilos conductores de la historia. Sin embargo, tanto la esfera como los saltos temporales y los fuegos artificiales son un medio para poner de manifiesto todas las facetas de los niños mencionadas anteriormente. Por ello, no son el tema principal de la película (de ahí que al final no se resuelva el misterio de la bola, ni su procedencia ni su manera de actuar, ni tampoco se dé respuesta a lo de los fuegos), sino una herramienta para permitir el desarrollo emocional de unos niños de instituto que poseen unas pocas horas de un día concreto para desarrollarse emocionalmente gracias a un sinfín de posibilidades y segundas oportunidades ofrecidas por la bola del tiempo. Así, los personajes consiguen madurar en cierto modo (tampoco mucho porque la corta extensión temporal de la obra no lo permite) en un mundo de fantasía en el que realidad y ficción se unen para crear un universo o línea temporal en la que casi cualquier cosa es posible.

Fireworks

Otro punto a destacar de la película es su animación. Aunque en ciertos momentos abusa de una animación CGI en 3D que no acaba de casar con la historia (personalmente no me gusta la animación CGI, aunque reconozco que en ciertas obras queda bien), el estudio Shaft hace gala de una narración cuidada y llena de detalles que hacen muy vivas y creíbles cada una de las líneas temporales que se van abriendo con los retrocesos provocados por Norimichi y la esfera del tiempo. Esto se puede ver en el colorido de esos paisajes idílicos protagonizados por la costa, o por la bonita fotografía de todo el film. A la animación hay que sumarle la fuerza y hermosura de la banda sonora que se encarga de implementar los puntos dramáticos del largometraje con maestría.

En cuanto a la edición de Selecta Visión, se trata de una edición básica pero suficiente para dar salida comercial a un largometraje que se ha ganado las alabanzas y alguna que otra crítica del público a partes iguales. Una edición sencillita y modesta que incluye como extra la postal. Y ya. Eso sí, el doblaje, algo realmente importante (ya que los seiyuus, en su versión original, son los que acaban dando fuerza y vitalidad a los personajes), está bastante conseguido, con actores y actrices de doblaje que consiguen darle profundidad a sus personajes aunque sin llegar al nivel de los japoneses (algo que, como muchos sabréis, es muy complicado y difícil de imitar).

Aunque Fireworks destaca por su ejemplar animación y su banda sonora, lo cierto es que la trama, a pesar de su complejidad, puede resultar algo sosa o lenta en determinados momentos. Además, deja en el aire aspectos que la novela basada en la película amplía y explica con mayor detenimiento (como el entorno familiar de Norimichi o la forma de ser y los cambios de humor de Nazuna). Por ello, es recomendable leer la novela como complemento de la película para ampliar nuestra percepción de la historia y nuestros conocimientos de este universo colorido e imposible creado por Shaft.

Fireworks