El ministro a cargo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, Yoshitaka Sakurada, nunca ha usado un ordenador ni sabe lo que es un USB.

Hay muchos casos sonados de responsables que no tienen mucha idea del trabajo o responsabilidad que ostentan. Desde empresarios a gobiernos de todo el mundo, pasando por miembros del poder judicial y de las fuerzas de seguridad, nadie escapa a su propia ignorancia sobre el conocimiento que, debido a su cargo, la gente da por hecho que debe poseer sobre ciertos temas. Y aunque sabemos que en Tallon4 no acostumbramos a tocar temas políticos, este nos ha parecido tan llamativo que necesitábamos compartirlo con vosotros, talonianos.

El vicepresidente de la oficina estratégica gubernamental para la ciberseguridad y ministro a cargo de la seguridad cibernética de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, Yoshitaka Sakurada, ha afirmado durante su comparecencia ayer mismo ante la cámara baja del Parlamento nipón que “soy independiente desde que tenía 25 años y he dirigido a mi equipo para que realicen ese tipo de tareas. ¡Nunca he utilizado un ordenador!”. Asimismo, Sakurada parecía sentirse un poco perdido cuando se le preguntó si en las centrales nucleares japonesas se usaban memorias USB.

Obviamente, sus respuestas originaron reacciones contrariadas que no se hicieron esperar. El diputado de la oposición, Masato Imai, señaló que le parece “increíble que alguien que no haya tocado una computadora en su vida sea responsable de políticas de ciberseguridad”. Asimismo, las mofas se han sucedido en las redes sociales, donde uno de los internautas aseguró que “si un pirata informático intenta atacar al ministro Sakurada, no podrá robarle ninguna información. ¡La verdad es que puede que sea la medida de seguridad más fuerte!”.

Puede que las críticas sean un poco exageradas y puedan resultar ofensivas si tenemos en cuenta que el señor Sakurada tiene 68 años (no es precisamente un jovenzuelo, aunque todavía le queda mucha vida por delante), pero no cabe duda de que resulta llamativo que un japonés, país conocido mundialmente por su desarrollo tecnológico, no haya usado nunca un ordenador y, para remate, se sienta confundido sobre su significado cuando se le pregunta por un dispositivo de almacenamiento USB. Y este hecho se agrava debido al cargo que ostenta, ya que la seguridad de millones de personas depende de su actuación y saber hacer. Esperemos que todo el equipo que le respalda sepa algo más del tema, porque si no los japoneses están apañados…

Fuente: ElEconomista/El Mundo