A. Honda y S. Nagano, o lo que es lo mismo, Akira Himekawa, estuvieron en el XXIV Salón del Manga de Barcelona y esto es lo que contaron a la prensa.

Durante la celebración del XXIV Salón del Manga de Barcelona Tallon4 pudo asistir a la rueda de prensa de las autoras de las adaptaciones a manga de los juegos de la mundialmente conocida franquicia The Legend of Zelda, Akira Himekawa. Durante la hora que duró el encuentro, A. Honda y S. Nagano derrocharon simpatía y contestaron a todas las preguntas que se formularon. A continuación os dejamos con las cosas tan interesantes que nos contaron.

¿Cómo acabaron interesadas en el mundo del manga?

S. Nagano: Desde que éramos muy pequeñas nos interesamos por el manga, eso lo tenemos en común. Y cuando decimos muy pequeñas nos referimos a parvulario, justo en la época en la que empezaba el anime en blanco y negro. En primaria ya empezamos a leer manga y gracias, además, al Dios del Manga, Osamu Tezuka.

>> Y, bueno, ya el tema de dibujar vino un poco más tarde. Empezamos desde haciendo esbozos a iniciarse en el tema del dibujo, pero eso ya fue un poquito más tarde.

¿Cómo se conocieron? ¿Qué las llevó a adaptar la franquicia de The Legend of Zelda?

S. Nagano: Ambas éramos fans de Shōtarō Ishinomori, dibujante del manga Cyborg 009. Existía un fan club del que formábamos parte. Estábamos muy entusiasmadas con ese fan club. Yo soy de Tokio, de la prefectura de Aichi, y en uno de los eventos que organizó el fan club para que la gente se conociera, ella vino a Tokio, que es donde estaba el fan club, y nos conocimos. Pero antes ya nos conocíamos a través de nuestros dibujos que se publicaban en una especie de boletines que editaba el fan club. Luego nos conocimos en persona en Tokio.

>> Ahora la segunda parte de la pregunta, sobre cómo llegó la oportunidad de realizar la adaptación a manga de la saga The Legend of Zelda. Antes de que llegara la oferta ya habíamos hecho algunos mangas juntas, no fue la primera obra que hicimos conjuntamente. Eso fue en el año 1998, que se anunció el juego The Legend of Zelda: Ocarina of Time para la consola Nintendo 64. Nos impresionó el juego, vimos que era un juego fantástico. El juego fue un hit a nivel mundial y poco después nos llegó una llamada por parte de Shogakukan proponiéndonos que hiciéramos la adaptación del juego al manga.

Akira Himekawa

¿Les resulta muy complicado trabajar en una licencia como The Legend of Zelda haciendo tanto el guión como el dibujo? ¿Cómo consiguen el equilibro entre la historia del videojuego, que ya está establecida, y su propia creatividad?

S. Nagano: Adaptar una licencia tan especial como The Legend of Zelda es extremadamente difícil porque el manga y los videojuegos son dos géneros totalmente diferentes. Últimamente se han visto diferentes “revivals”, reediciones de mangas antiguos que han sido como redibujados y adaptados a una versión más actual, pero aquí la diferencia radica en que los géneros son distintos. Entonces cuando haces una adaptación o versión de un género a otro género representa una dificultad porque te plantea el hecho de cómo puedo hacer para que el manga sea divertido, sea interesante. Y eso es algo muy difícil, pero es algo que vale mucho la pena.

>> Las personas a las que les gusta The Legend of Zelda al leer el manga tienen ciertas expectativas: cómo se va a comportar el personaje, qué va a hacer, etc. Pero, claro, también está esa faceta de originalidad que queremos y en la que nos preguntamos “¿Qué queremos transmitir?”. Pero también hay una parte que nos facilitó el trabajo y es que la historia de Zelda es un mundo que nos da facilidad para introducir ideas originales.

¿Sufren cierta presión para que los mangas de The Legend of Zelda adapten fielmente los videojuegos? ¿Hasta qué punto tienen libertad para introducir nuevos elementos o sus propias líneas argumentales?

S. Nagano: Sí que es verdad que sentimos mucha presión, porque hay muchísimos fans de The Legend of Zelda en todo el mundo, no sólo en Japón. Además hay una dificultad añadida que es que Link en el videojuego no habla, por lo tanto cada fan tiene en su interior una imagen de Link y del mundo de The Legend of Zelda que queremos proteger cuando dibujamos. No queremos romper el esquema que los fans tienen en su cabeza.

>> En el tema de la libertad, al principio el sistema de revisión de Nintendo era bastante estricto y pasábamos muchos nervios, sobre todo con la adaptación de Ocarina of Time. Veías una página llena de anotaciones, correcciones y marcas, pero ahora ya no sentimos la misma presión, porque llevamos trabajando juntos veinte años y eso nos da una confianza que al principio era un poquito más difícil. El señor Aonuma y el señor Nakano de Nintendo lo que hacen es supervisar lo que sería el storyboard.

The Legend of Zelda: Twilight Princess

¿Es complicado trabajar en una industria en la que hay más hombres que mujeres?

A. Honda: Ahora no mucho. Sí que es verdad que depende un poquito del género, porque normalmente los shônen los suelen dibujar hombres y los shôjo suelen dibujarlo más mangakas mujeres, sobre todo porque el shônen tiene mucha acción y hay un poco esa diferencia de género. Pero cuando nosotras debutamos sí que fue bastante más difícil porque, digamos, que los roles de quién dibujaba qué género estaban mucho más marcados, pero ahora vemos que hay mucha más libertad a la hora de dibujar sin importar el género. Sí que antes lo que hacían muchas autoras era cambiarse el nombre, usar un pseudónimo masculino para que eso no influyera a la hora de ser juzgadas por ser mujeres y dibujar un manga que harían hombres. Cuando debutamos, y para poder salir en las revistas, sentimos que teníamos que esforzarnos el triple que un hombre, pero creemos que ahora hay mucha libertad y que la cosa está bastante mejor en este sentido.

Si pudieran crear una historia original basada en el mundo de The Legend of Zelda, ¿qué escogerían?

A. Honda: A mí en particular me gusta mucho dibujar animales. Si tuviera que realizar una historia original tendría tres cosas: animales, naturaleza y chamanismo.

¿Qué es lo que más les gusta de The Legend of Zelda?

S. Nagano: Lo que valoramos mucho es que tiene una historia muy universal, no se ciñe sólo a un género, a una edad o a un sexo. Muchas personas pueden sentirse identificadas con ellos. Seas de la edad que seas, del país que seas, puedes emocionarte. Es una historia que te emociona, que te divierte y eso es difícil de dibujar, aunque muy reconfortante. En mi opinión, no hay muchas historias que sean capaces de provocar una acogida tan grande como esta historia.

¿Cómo se organizan entre ustedes?

S. Nagano: Primero de todo, nos conocemos desde hace mucho tiempo y sabemos lo que se le da bien a la otra persona. Por ejemplo, en el caso de The Legend of Zelda, todo lo relacionado con la inspiración y la creatividad está en manos de Honda-san, de quien salen la mayoría de las ideas. Yo soy la que se encarga de plasmarlas en papel. Sí que es verdad que los personajes nos los repartimos. Por ejemplo, en el caso de Link es Honda-san quien se encarga de dibujar. Por otro lado, en Twilight Princess, del personaje de Midna me encargo yo. Sobre todo se trata de hablarlo y coordinarse.

>> Bueno, a veces se separa un poco la historia y los dibujos del manga, pero ambas hacemos las dos cosas.

Akira Himekawa

En su opinión, ¿qué puntos consideran que son los más importantes a la hora de crear un manga?

A. Honda: Nosotras creemos que es muy importante tener la capacidad de transferir los sentimientos a los personajes. Que cuando la gente vea a Link sea capaz de notar tristeza, emoción… Cuando hacemos esto nos basamos en cosas que hemos experimentado, pero claro, The Legend of Zelda es una historia que no es real y a veces es un poco complicado, pero seguimos este método.

¿Cuáles son sus hobbies? ¿Cómo es su día a día?

A. Honda: Como ya he comentado antes, me gustan mucho los animales. De hecho tengo dos caballos y me gusta mucho montarlos, pero por el tema de que tenemos mucho trabajo apenas tengo ocasión de ir a verlos. Espero que en verano, que estaremos más libre, pueda ir a montar y recuperar energía.

>> También me gusta mucho coleccionar todo tipo de artículos relacionados con los caballos. Desde hace mucho tiempo me gustan los caballos que hay en España, sobre todo en Andalucía. Me encantaría ir a montar uno de esos.

Tallon4: Antes de que comenzaran con las adaptaciones de los juegos de The Legend of Zelda han tocado muchos géneros (Shônen, Shôjo, Seinen…). Si tuvieran que quedarse con uno, ¿con cuál sería?

S. Nagano: Antes dibujábamos mangas ambientados en las Épocas de Guerras (Sengoku Jidai), que trataban sobre ninjas, pero fue en 1993 cuando nos introdujimos en el mundo de la fantasía y a partir de ahí se convirtió en nuestro género preferido. También dibujamos un manga de fantasía en el que salen lobos, en el cual estamos trabajando actualmente y que esperamos continuar pronto. Esperamos que llegue a España para que los fans lo puedan leer.

>> El tema del chamanismo también nos interesa y también lo tocamos cuando hicimos algunas historias.

Ustedes utilizan tanto el dibujo a mano como el digital. ¿Cuándo manejan uno u otro?

S. Nagano: Depende un poco de lo que vayamos a dibujar y lo complicado que vaya a ser. Sí que mezclamos los métodos para dibujar, pero personalmente prefiero usar el papel. Hay muchas cosas que se pueden expresar más fácilmente usando el digital, por lo que también lo usamos.

>> Depende de la obra. El método varía según la obra. Por ejemplo, en la obra que estamos haciendo ahora, la adaptación de Twilight Princess, primero usamos el método tradicional (papel), luego lo escaneamos y ya le damos los últimos retoques en digital.

Cada título de The Legend of Zelda tiene un dibujo distinto. ¿Os ha resultado complicado adaptaros a cada estilo?

Akira Himekawa

A. Honda: No, para nada. Cambiar los estilos no me cuesta porque lo encuentro muy divertido. Sí que es verdad que en el mismo manga, en la misma historia, cuando hay momentos de tensión o divertidos, el autor tiene estilos diferentes. En ese aspecto nosotras también. Nos definimos como mangakas ortodoxas. Simplemente no nos resulta difícil porque vemos el juego, el estilo que tiene y, a través de nuestros sentimientos, sin pensar demasiado, lo adaptamos. Es algo muy de sentimientos, no es de pensar.

Aparte de la saga The Legend of Zelda, ¿habría alguna otra saga de videojuegos de Nintendo que les gustaría llevar al manga?

A. Honda: (Risas) Me río porque siempre, vayamos donde vayamos, siempre nos preguntan lo mismo. Nosotras éramos mangakas antes de empezar a hacer la adaptación de los juegos de The Legend of Zelda y sí que fue un poco casualidad, porque el género que nosotras dibujábamos coincidía con esta franquicia de Nintendo. En un principio no nos planteamos como objetivo adaptar videojuegos a manga. Simplemente coincidió que el género era parecido.

Además de The Legend of Zelda han trabajado en otras licencias como Lodoss, My Little Pony o incluso Astroboy. ¿Qué diferencias han tenido entre la creación de sus productos propios y las colaboraciones con otros autores?

S. Nagano: Tanto dibujar un título de licencia como otro que no lo sea tiene su dificultad, sobre todo cuando dibujas algo de otro título de licencia que realmente ya es propiedad de otra persona. Sí que es distinto, porque no es algo que tú dibujes para ti. En cambio, si dibujas una historia original, es cien por cien tuya, entonces puedes meter todo tipo de experiencias que has tenido en tu vida y tienes más libertad. Esa sería la diferencia.

¿Cuál creen que es la visión que pude tener cada persona del universo The Legend of Zelda?

S. Nagano: Lo que destacaríamos del universo The Legend of Zelda es la humanidad que transmite la saga. Sobre todo hay una cosa que queremos mostrar, que es la imagen que tenemos dentro y que queremos proteger a toda costa, que es el crecimiento que experimenta el personaje a lo largo del juego, es decir, cómo va evolucionando a través del sufrimiento, la pena, la alegría… Todo ese conjunto de emociones que va sintiendo a lo largo de su aventura.

>> En mi experiencia personal, hace 20 años cuando empezó todo esto de The Legend of Zelda, mi intención cuando lo dibujaba era transmitir la emoción y que los niños se emocionaran. Quería transmitir muchos sentimientos.

Akira Himekawa

>> Pero, después, al ver que en España, después de todos estos años, la saga sigue me da una sensación de que ha sido útil, que ha ayudado al crecimiento y maduración de estos niños.

>> De hecho, nosotras, cuando empezamos a leer mangas éramos niñas y por aquella época Osamu Tezuka lo que hacía era dibujar historias para niños, pero esos niños fueron creciendo y muchos dejaron de leer al llegar a la universidad. Entonces sí que había mangas que eran como de gags que eran para hacer reír a los adultos, pero la mayoría de ellos eran para niños de primaria. A pesar de hacer obras para niños, los autores se lo tomaban muy en serio y nosotras cogimos ese legado del mensaje que transmitían esos mangas de qué es necesario para vivir. Por ejemplo, una emoción que es necesaria para vivir es el amor. Por ello intentamos plasmar este importante sentimiento en el manga para que llegue a los niños de la misma manera que nos llegó a nosotras.

Es la primera vez que asisten al evento de Barcelona. No han tenido tiempo de ver nada, supongo. ¿Tienen pensado ir a un lugar concreto de la ciudad? ¿Cuáles han sido sus primeras impresiones de estar en contacto con el equipo de Norma Editorial y con el evento en sí?

S. Nagano: Nosotras ya estuvimos en España hace veintitrés años y es la segunda vez que visitamos Barcelona. Fuimos a ver la ciudad, a ver la Sagrada Familia y ahora lo que nos gustaría mucho es volver a la Sagrada Familia y ver cómo, durante esos veintitrés años, ha evolucionado la construcción y ver las diferencias. En el tema del Salón del Manga, lo cierto es que esta mañana hemos venido my rápido y apenas hemos tenido tiempo de ver nada, pero sí que hemos visto mucha gente, todos divirtiéndose. Tenemos muchas ganas de dar una vuelta y ver un poco todo lo que hay montado.

>> En el tema de Norma Editorial, ayer vimos a Anabel. Sí que nos hace mucha ilusión conocer a la gente que trabaja con nuestras obras y las traduce en el extranjero. Aunque han pasado pocas horas, Anabel es una persona muy amable. Estamos muy contentas y esperamos pasárnoslo muy bien durante la semana que estaremos aquí. Estamos muy agradecidas porque nos cuidan mucho. Para nosotras, como japonesas, sentimos mucho orgullo de ver la palabra manga en grande, en los pósters,…

Akira Himekawa

Desde Tallon4 queremos agradecer tanto a Akira Himekawa como a Norma editorial, a FICOMIC y a la traductora la oportunidad de poder estar presentes en la rueda de prensa.