Nos enfrentamos a la adaptación a videojuego del juego de miniaturas que combina aberraciones lovecraftianas, nazis y muchos, muchos dados.

Un servidor es proclive a los juegos rarunos, independientes y que tienen un ojo puesto en el mundillo retro, por lo que desde un primer momento me sentí intrigado ante Achtung! Cthulhu Tactics, conversión a videojuego del juego de tablero del mismo nombre, desarrollado por el estudio inglés Auroch Digital.

En los comunicados de prensa se nos describió el título como un juego de estrategia por turnos lovecraftiano, situado a finales de 1944 en las Ardenas, por lo que la posibilidad de enfrentarnos a los mitos de Cthulhu y a las tropas del tío Adolf era algo que no podíamos dejar pasar.

Achtung! Cthulhu Tactics toma como base el interés de los nazis por el ocultismo y el uso de todo tipo de horrores preternaturales con el fin de cambiar desesperadamente el curso de la guerra. Nosotros encarnaremos a una unidad de élite de los Aliados, en la que todos nuestros personajes encarnan estereotipos de sobra conocidos por todos: el líder de la resistencia francesa, el soldado de asalto estadounidense, el comandante británico con voz ronca, y el especialista en combate cuerpo a cuerpo con una escopeta. Es una lástima que los desarrolladores hayan perdido la oportunidad de desarrollar más detenidamente a los personajes, ya que tanto héroes como villanos no tienen ni un trasfondo o personalidad a recordar. Hablando de los villanos, nos enfrentaremos a dos facciones enemigas distintas: los Black Sun y los Nightwolves, que, afortunadamente para nosotros, se odian entre sí.

Si bien el argumento del juego, (que no su contexto) no es gran cosa, la jugabilidad es uno de los puntos fuertes del título, siempre y cuando seais fans de la estrategia por turnos. Cada misión consta de dos fases: en las de movimiento, seremos libres de explorar sin problema hasta que estemos cerca de los enemigos. En ese momento comenzará la segunda fase. Un consejo: al explorar no caminéis por las esquinas. Fácilmente recibiréis un tiro en la cabeza por arte y gracia del primer enemigo que os detecte.

Una vez que nos encotnremos con el enemigo, entraremos en la fase de combate y los turnos nos dan la bienvenida. Cada acción usa puntos de acción o impulso, sus acciones en un turno particular están limitadas por los puntos que tenemos disponibles. Por lo general, podremos disparar nuestro arma principal, usar ataques cuerpo a cuerpo, recargar, vigilar, usar objetos, disparar un arma secundaria, así como emplear una o dos habilidades especiales. Todo es muy intuitivo y cada una de estas mecánicas se explica de forma sencilla en los menús del juego.

Por mencionar alguna mecánica en mayor detalle, comentaremos el caso de las armas secundarias: estas no utilizan puntos de acción como las armas principales. En su defecto se valen del “impulso”. Esto puede ser muy útil cuando la salud de un enemigo está en las últimas pero no disponemos de puntos de acción. E igualmente las armas secundarias no sacarán de un apuro ante alguna aberración que busque abalanzarse sobre nosotros en su turno.

A medida que avanzamos en las misiones, obrendremos puntos de habilidad para conseguir habilidades especiales, algunas activas y otras pasivas. Estas van desde la capacidad de recargar automáticamente sin coste para de puntos de acción, hasta causar daños masivos con nuestras armas.

Dado las raíces originales de Achtung! Cthulhu Tactics como juego de mesa, la mayoría de los ataques, salvo un par de especiales, se realizan tirando los dados. Ello indudablemente nos conduce a las situaciones absurdas propias del género, como no poder golpear a un enemigo que está directamente a nuestro lado, especialmente cuando supuestamente tenemos un 85% o más de posibilidades de golpear. En un turno en particular, no pudimos matar a un enemigo con cuatro disparos consecutivos de alta probabilidad y nuestro grupo fue eliminado uno por uno en el siguiente turno cuando nuestras posiciones defensivas cuidadosamente planeadas cayeron. Gajes del oficio.

En caso de que un miembro del grupo quede incapacitado, dispondremos de un número limitado de turnos para revivirlos. En las primeras misiones, solo podremos curarles un punto de golpe, pero más adelante desbloquearemos un botiquín para curarnos completamente cuando sea necesario.

En el caso de que no podamos revivir a un aliado, este será capturado por el enemigo y deberemos cumplir una misión secundaria especial para rescatarlo. Y creedme cuando os decimos que estas misiones son realmente desafiantes, alcanzando el punto más alto de dificultad en toda la aventura. 

Por último, recordaros que como buena experiencia lovecraftiana que se precie, en Achtung! Cthulhu Tactics podemos vernos afectados por diversos estados mentales, así que conservar la cordura y la moral del grupo es algo tan importante como nuestra propia salud física.

 


En definitiva, Achtung! Cthulhu Tactics es una propuesta más al género de estrategia por turnos. No supone ninguna revolución, pero sus diez horas de campaña (que podréis seguir perfectamente gracias a los textos en español que acompañan al doblaje en inglés) y su interesante ambientación pueden merecer su tiempo si no sois capaces de resistiros a cualquier propuesta que lleve tentáculos en su interior. Y ahora, si nos permitís, tenemos shoggoths nazis que cazar.

(Este análisis ha sido posible gracias a un código del juego en su versión de Playstation 4, proporcionado por Plan of Attack, distribuidora del juego).

7

Nota