Japan Weekend Madrid ha celebrado su primera edición de 2019 en un espacio renovado y aún más amplio.

El pasado fin de semana (16 y 17 de febrero) Ifema – Feria de Madrid acogió una nueva edición de Japan Weekend. El primer encuentro de estas características del año en la capital que, como era de esperar, congregó a numerosos fans del ocio más variopinto venido del continente asiático y que se ha convertido en una de las ediciones más polémicas hasta la fecha. Pero malos rollos aparte, todos los que asistimos a esta nueva reunión otaku disfrutamos de un fin de semana hecho a nuestra medida para desconectar, reencontrarnos con viejos amigos y pasarlo bien con diversas actividades pensadas para casi todos los públicos. A continuación repasamos brevemente lo más destacado de esta nueva edición de Japan Weekend.

Las polémicas de Japan Weekend

Japan Weekend

La primera de las polémicas que ha generado esta última edición nació, precisamente, de los invitados que se pasaron por los pabellones 2, 4 y 6 de Ifema el pasado fin de semana. Si bien Selecta Visión acercó al público a los actores y actrices de doblaje en castellano de Dragon Ball y en algunos stands podíamos encontrar a autores nacionales que se mostraban encantados de charlar con sus fans sobre sus obras, lo cierto es que la representación de profesionales del manga y anime brilló por su ausencia. En su lugar los asistentes al evento pudieron disfrutar de la presencia del legendario presentador de Art Attack Jordi Cruz, la cantante surgida de las filas de Operación Triunfo 2017 Marina Jade, el director creativo e ilustrador del videojuego GRIS, Conrad Roset, los cosplayers Phil Mizuno, Okageo y Starbit, los cantantes y músicos Akkogorilla, MRSHLL y Kuni-Ken (uno de los mejores conciertos de este año, todo sea dicho), y la luchadora joshi idol Sumire Natsu.

Si bien fue un elenco destacable y representativo de los distintos intereses que confluyen en el evento, muchos opinaros en las redes sociales que esta edición de Japan Weekend iba a tener mucho de Weekend y poco de Japan. Esta afirmación vino dada debido a la participación en el mismo de Marina Jade (a la asistencia de Jordi Cruz nadie le puso un “pero”, sino todo lo contrario, ya que forma parte de la infancia, adolescencia y juventud de muchos artemaníacos). La organización explicó que este evento, tal y como hemos ido comprobando con el paso de los años, va más allá de la cultura japonesa (en particular) o asiática (en general), de tal manera que puede dar cabida a una representación mucho más amplia del mundo de las artes, ya sean musicales, artísticas, de moda, etc., y que dado el carácter cultural del evento cualquiera que represente el ocio en su forma más pura y tenga ganas de pasar un rato en el evento será bien recibido en el mismo. Y al final, a pesar de las quejas de algunos, lo cierto es que todos lo pasamos bien con las distintas actuaciones, charlas y participaciones de los distintos invitados.

La segunda polémica surgió a pocos días de la celebración del evento cuando Japan Weekend, a través de las redes sociales, informó de que desde Ifema-Feria de Madrid le habían remitido que todos aquellos que participasen en el montaje de stands debían acudir al recinto con ropa adecuada para los trabajos de montaje, es decir, casco, chaleco reflectante y botas antideslizantes. Las quejas no se hicieron esperar debido al poco margen que daban a los stands para hacerse con el material requerido. Una medida que levantó ampollas y que muchos prefirieron llevar con humor, tal y como se vio en Twitter.

Finalmente, y a posteriori del evento, ha surgido la última polémica debido a la actualización realizada por Japan Weekend de las normas para el contenido R+18 en los stands comerciales/no comerciales. Un tema que trae cola, que ha escalado en tono e intenciones en las redes sociales y al que dedicaremos una entrada especial que publicaremos en los próximos días.

Japan Weekend

Nueva ubicación y nueva distribución

Lo más destacado de esta edición ha sido el cambio de ubicación. De los pabellones 12 y 14 empleados en las ediciones de 2017, Japan Weekend ha dado el salto a los pabellones 2, 4 y 6 de Ifema. Un espacio mucho más amplio que permite un aforo mayor de visitantes y que el sábado llegó a quedarse pequeño debido a la cantidad de gente que había congregada allí.

Otro punto a destacar es la nueva distribución del espacio, ya que para esta edición se ha redefinido la ubicación de prácticamente todo. El pabellón 6 fue relegado casi en exclusividad al escenario principal y los vestuarios para cosplayers (con la salvedad de un puesto de comida, el puesto de bebidas alcohólicas y el taller de reparación cosplay, un espacio pequeñín pero muy aplaudido por los amantes del arte de la costura), mientras que los stands comerciales, no comerciales, de videojuegos y de comida se repartieron por el resto del espacio en una nueva distribución que permitía mejorar el flujo de asistentes entre stands por los pasillos.

Japan Weekend

La comida, un reclamo con mucho tirón

Uno de los principales reclamos de los eventos relacionados con la cultura japonesa es, sin duda, la comida. Japan Weekend ha sabido ir haciéndole un hueco a la gastronomía japonesa con la inclusión de puestos con productos gastronómicos asiáticos. En esta ocasión los asistentes podían encontrar en cada uno de los tres pabellones puestos de comida en los que se ofrecían ramen, pollo al curry, takoyaki, bubble tea de diferentes sabores y otros productos de procedencia asiática para llenar el estómago. También había un stand de venta de cervezas de importación, así como otro stand en el que se podían adquirir snacks, dulces y bebidas asiáticas. En este punto cabe destacar que dicho stand puso a la venta comida con fecha de caducidad pasada, algo que si bien puede que no sea peligroso, tampoco resulta agradable para los consumidores. Algo que debería controlarse y vigilarse de cara a futuras ediciones.

El espectáculo no siempre está sobre el escenario…

¿Qué sería de un Japan Weekend sin sus múltiples escenarios? La cantidad y diversidad de actuaciones, charlas, paneles y conferencias hacen necesaria la instalación de diversos tablados que puedan albergar casi al mismo tiempo todo lo que ofrece Japan Weekend. Es por ello que en muchos rincones de los tres pabellones podías encontrar escenarios de diferentes tamaños con distintos actos que atraían a algunos de los asistentes. Aunque la verdad es que no siempre el espectáculo se encuentra sobre el escenario, sino que se encuentra entre el público que lo está viendo. Prueba de ello son los espectadores de los bailes libres de K-pop, que se sabían las coreografías tan bien o incluso mejor que los que estaban sobre el escenario, o los fans incondicionales de las idols, que demuestran una energía inagotable a la hora de animar a las muchachas en sus actuaciones.

Japan Weekend

Dentro del recinto, más de lo mismo

Lamentablemente, en este apartado debemos incluir el regreso de una vieja y molesta amiga: la luz amarilla de los pabellones. Y al igual que la luz amarilla, también regresaron muchos stands de sobra conocidos por los afiliados a las Japan Weekend y a otros eventos de estas características. Además de los ya habituales puntos de venta de empresas del sector (Selecta Visión, Editorial Ivréa, Norma Editorial, Fandogamia Editorial, Jonu Media, Crunchyroll, Banpresto), también podíamos encontrar muchos stands de figuras y merchandising que ofrecían casi los mismos productos que en otras ocasiones. Entre los productos más destacados se encontraban todo lo relacionado con Dragon Ball, One Piece, idols (principalmente Love Live!) y Sword Art Online. Ya a distancia con las series mencionadas se podía encontrar alguna que otra cosa de Naruto, Ataque a los Titanes, Blue Star Exorcist, Free! y demás obras. Es por ello que una cosa de la que carecen los numerosos stands comerciales de Japan Weekend es de una mayor variedad de sus productos, ya que casi todo lo dirigen a unas pocas series y dejan el resto del mercado al aire (será que no hay series más allá de esas con un público fiel que ansía más material de su manganime o videojuego favorito). Además, una vez más debemos incidir en la presencia de varios stands con productos falsos, algo que se lleva repitiendo durante años y a lo que va tocando poner fin.

Japan Weekend

Exposición muñecas Matsuri

En un espacio relegado y que muchos asistentes pasaron por alto se mostró una exposición de las muñecas japonesas que se exhiben en la festividad del Hina Matsuri. Además de explicar en qué consisten tanto el denominado día de las niñas como el Kodomo no Hi (día de los niños), se exhibía una representación de muñecas típicas de estos tradicionales altares nipones con la explicación de la presencia de cada uno de los personajes de la composición.

Japan Weekend

Área de videojuegos

Un evento de estas características no podía estar si una zona centrada en los videojuegos. Además de poder adquirir títulos de hace unos años en el área protagonizada por las tiendas de juegos retro, se podía jugar a los últimos juegos en ver la luz, como Jump Force. Tampoco faltaron la demo de Devil May Cry 5 y un avance del esperado Sekiro: Shadows Die Twice. Cabe destacar la buena organización de esta zona, dejando el mismo tiempo a cada persona que quisiera ponerse a los mandos de la consola.

Japan Weekend

Y hasta aquí todo lo que ha dado de sí la vigésima edición del Japan Weekend de Madrid. Ahora toca esperar hasta el mes de de septiembre para poder disfrutar de la siguiente edición de Japan Weekend en Madrid que promete ser mucho más espectacular.