Descubre junto a Satori Ediciones y Miyako Maki la historia de tres mujeres (Sagitario, Leo y Escorpio) que afrontan la vida con fuerza y seguridad en una época de guerra y desolación gracias a la obra Mujeres del Zodíaco.

Por suerte para todos, el panorama editorial de mangas en España está cambiando. Aunque sigue existiendo un apogeo de los best seller de actualidad en Japón (en su mayoría historias con patrones semejantes tanto en trama como en estilo de dibujo), también hay editoriales que apuestan por títulos alternativos que, sin ser las últimas novedades (aunque en algunos casos sí lo son), aportan al lector mucho más de lo que puede verse a primera vista. Entre las editoriales que están aportando su granito de arena a dicho cambio se encuentra Satori Ediciones, la firma asturiana que hace poco dio el salto a la publicación de manga con Mi vida sexual y otros relatos eróticos, de Shōtarō Ishinomori. Ahora, tal y como anunció durante el último Salón del Manga de Barcelona, llega a las librerías especializadas de todo el país el primer volumen de Las Mujeres del Zodíaco, una obra de referencia del género shōjo creado por una de las autoras imprescindibles del mismo, Miyako Maki. Una historia cruda que, a través de los ojos de tres mujeres, nos transporta al Japón en guerra y posguerra para dar una visión distinta a la usualmente conocida sobre cómo la población vivió esa oscura etapa que hizo cambiar al país y a sus gentes por completo. Una obra cuidada, con una composición meticulosa y personajes femeninos fuertes y con carácter que dirigen al lector a través de una sociedad en constante evolución que siempre mira al futuro, pero con el fantasma del pasado en el recuerdo. Una oportunidad perfecta para adentrarse en la obra de una de las mujeres que ayudó a dar forma a uno de los géneros más populares del cómic japonés.

Mujeres del Zodiaco“He renacido, y ahora empieza mi segunda vida”

Mujeres del Zodíaco es una obra que aúna la historia de diversas mujeres cuyo punto en común es pertenecer a uno de los signos zodiacales conocidos en occidente. En su primer tomo, el lector se acerca a la historia de representantes femeninas de los signos Sagitario, Leo y Escorpio que, a su vez, mantienen un vínculo con un joven llamado Makoto Tsugumo. Bajo el título Réquiem para tres lirios el tomo aglutina las siguientes historias:

Parte 1. Velatorio de polen. Mujer de Sagitario

Yûko Ogawa es una viuda de guerra que, a causa de los bombardeos americanos sobre el archipiélago nipón durante la Guerra del Pacífico, decide abandonar Tokio para refugiarse del fuego enemigo en un pueblo con tal de sobrevivir. Con su difunto marido siempre en mente, pero con el sueño de seguir adelante, Yûko trata de rehacer su vida, decidiendo pasar el tiempo que le resta en libertad, sin ataduras, sin la ayuda de nadie, como una mujer decidida e independiente a la que no le asusta lo que el futuro pueda depararle. Es en ese ambiente rural donde conoce a Makoto Tsugumo, un niño que, tras la muerte de sus padres en el proceso de la guerra, es adoptado por sus tíos. Aunque la madre adoptiva de Makoto es bastante crítica con Yûko y su condición de refugiada, su padre adoptivo, manco a causa de la contienda, se muestra mucho más comprensivo y solidario con la mujer, lo que le facilita un acercamiento a Yûko que termina dando paso a un amor libre. Sin embargo, cuando el supuestamente fallecido marido de la mujer regresa de entre los muertos, esta decide huir del pueblo para seguir adelante con la nueva vida que ha decidido vivir.

Parte 2. Lily White. Mujer de Leo

Con la esperanza de encontrar a Yûko, Makoto abandona su pueblo y se desplaza a Tokio, donde es testigo en primera persona de la desolación de la capital y de sus habitantes tras la derrota en la guerra. Un pueblo orgulloso que debe resignarse a ser la marioneta de los americanos y que hace lo que sea con tal de conseguir dinero y comida de estos. Es en ese ambiente de posguerra donde Makoto se encuentra con Akemi, una joven fuerte e independiente a la que las circunstancias de la vida y el avasallamiento de los americanos tras la guerra la conducen a convertirse en una mujer de la noche.

Una noche Makoto y Akemi son testigos de una violación por parte de soldados americanos a una joven japonesa. En su precipitada huida del enemigo para no ser las siguientes víctimas son rescatados por Kotori, un hombre que resulta herido al ayudarles en su escapada. Sintiéndose responsables de él, Akemi y Makoto deciden cuidarle hasta su recuperación, un periodo en el que la mujer aprende lo que es el amor de verdad, ese que no se compra con dinero, que dura mucho más que una sola noche y que su condición de mujer de la noche le había negado hasta el momento.

Mujeres del Zodiaco

Parte 3. Flor de exequias. Mujer de Escorpio

Convertido en un arquitecto de renombre, Makoto Tsugumo regenta su propio estudio de arquitectura. Entre sus empleados se encuentra Yurika Kaidô, una joven de belleza exquisita, calmada y sacrificada que le recuerda a su querida Yûko. Poco a poco Makoto y Yurika van acercándose hasta desarrollar un amor recíproco. Sin embargo, no todo es tan sencillo como esperan, ya que la hermanastra de Yurika, Aoi, es una Escorpio de armas tomar que también se ha encaprichado de Makoto, a quien trata de conseguir a cualquier precio.

Mujeres del Zodíaco (Seiza no Onna) es obra de la mangaka Miyako Maki. Este josei se publicó en la revista Josei Jishin (Kôbunsha) como parte de la serie Seiza (Zodíaco), aunque fue la editorial Yoruhiru la que la sacó al mercado recopilada en tres tomos en el año 2006.

Mujeres del Zodiaco

Sobre la autora

Miyako Maki (1935, Kobe – Actualidad) es una mangaka japonesa que dejó su trabajo en una sucursal bancaria para ayudar a sus padres en el negocio familiar, una tienda de venta de libros al por mayor. Compaginó su nuevo trabajo con su debut como mangaka, que se produjo en 1957 con la obra Haha Koi Warutsu. En 1961 se casó con el también mangaka Leiji Matsumoto (Space Battleship Yamato, Capitán Harlock, Galaxy Express 999), con quien colaboró en los mangas Gin no kinoko (1961) y Watashi no Eru (1964), entre otros. Dicha colaboración influyó en la obra de Matsumoto, quien fue pionero en la incorporación en sus mangas de mujeres fuertes y combativas, al igual que sus personajes masculinos, en obras de corte shōnen.

La trayectoria profesional de Maki destaca por su gran habilidad para desarrollar obras dirigidas a una amplia variedad de públicos ya fuese a través de revistas juveniles, generalistas o dirigidas a un público adulto (gekiga) masculino y femenino. Es una de las pioneras y máximas representantes del manga shōjo con obras como Maki no kuchibue, Ribon no waltz, Netsu ai, Akujo Seisho y Koibito misaki. Además, fue una de las primeras autoras en incluir elementos pictóricos y fotográficos en su trabajo.

Mujeres del Zodiaco

Entre sus logros más conocidos destacan el premio de la Asociación de Escritores de Cómics Japoneses por Himon no onna en 1974, el Premio del Concurso Internacional de Cómic de Montreal por Seiza no Onna (Las Mujeres del Zodíaco) en 1975, y el Premio Manga Shogakukan recibido en 1989 por su obra Genji Monogatari. Además, sus personajes femeninos contribuyeron a que fuese co-creadora de las populares muñecas Licca-chan, conocidas como las “Barbies japonesas”.

Edición de Las Mujeres del Zodíaco Vol. 1 por Satori Ediciones

Durante su conferencia y presentación de novedades en el XXIV Salón del Manga de Barcelona, Satori Ediciones anunció que se había hecho con los derechos de publicación de esta obra de una de las mangakas de referencia de los inicios y establecimiento del género shōjo. Actualmente ya podemos encontrar este título en tiendas especializadas a un precio de 19 euros. Ubicada dentro de la colección Satori Manga, se trata de una edición publicada en rústica con sobrecubierta y compuesto por 248 páginas en blanco y negro.

Mujeres del Zodiaco

El volumen se inicia con una ilustración en la portadilla que precede al índice, en el que se indican las obras que aparecen publicadas en este volumen. Cada una de las tres historias dispone de su propia portada. Además, cada una de las obras se cierra con una sinopsis del horóscopo del signo que protagoniza la historia, donde se ofrece una descripción del propio signo, sus patrones amorosos, su relación con otros signos y sus claves para la felicidad, donde se detalla su color, números, flores y piedras preciosas de la suerte.

Tras la Parte 3. Flor de exequias, protagonizada por la mujer de Escorpio, el lector se encuentra con una interesante entrevista a la autora, Miyako Maki, realizada por Yoruhiru Pro en junio de 2006 con motivo de la recopilación de su trabajo en tres volúmenes. En esta, la autora habla abiertamente de sus inicios en la industria del manga, donde explica que el negocio familiar le permitió leer mucho desde pequeña. Además, el fácil acceso al cómic japonés le hizo descubrir en ese tipo de narración “pasión y cercanía”, lo que la animó a apostar por este tipo de arte para poner sobre papel sus propias ideas y pensamientos. Durante la charla indica que vivió la guerra del Pacífico y la posguerra, lo que le permitió plasmar su propio conocimiento y experiencia en algunas de las historias que componen la obra completa. Asimismo, aborda la manera en que afrontó el desarrollo de Mujeres del Zodíaco, una de sus creaciones más trabajadas, en la que llegó a meditar sobre la posterior composición del tomo para la distribución y el diseño de la obra. Todo un añadido que aporta mayor profundidad de visión de esta creación que aporta un punto de vista diferente de cómo vivieron en Japón la época de la guerra y la posguerra y lo que estas supusieron para la población, especialmente para las mujeres.

Mujeres del Zodiaco

En cuanto a la traducción de Las Mujeres del Zodíaco al castellano, esta es obra de Marc Bernabé (Daruma Serveis Lingüístics S.L.), quien también fue el encargado de traducir al castellano el tomo Mi vida sexual y otros relatos eróticos, también publicado por Satori Ediciones. Él es el encargado de ofrecer al público en lengua castellana una obra compleja y con muchos matices y significados que trascienden las palabras y el propio dibujo de Maki-sensei. Tal y como se indica al final del volumen, esta obra incorpora “algunas expresiones que podrían considerarse inadecuadas para los estándares editoriales actuales, pero hemos preferido presentarlas en su forma original teniendo en cuenta las circunstancias del momento en el que fueron creadas y su propio valor artístico”. A pesar de dicha aclaración, la obra es perfectamente comprensible por cualquier lector, ya que cuenta con un vocabulario accesible y que no ofrece mayores complicaciones para su lectura. Eso sí, comprendemos que ha supuesto un trabajo complejo de adecuación de los textos originales a nuestra lengua, por lo que se merece su reconocimiento por un trabajo cuya complejidad, en muchas ocasiones, resulta desconocida para la mayoría del público al que se dirige.

Opinión personal

Mujeres del Zodíaco es una obra que ofrece al lector una lección de todo lo que puede albergar un manga mucho más allá de la historia y del dibujo. En primer lugar, lo que más sorprende del tomo es su contexto histórico. Aunque en general sabemos bastante de la Guerra del Pacífico, coetánea de la II Guerra Mundial, realmente estamos poco informados de cómo se vivió esa guerra por parte del pueblo nipón más allá de lo que supuso para este la explosión de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki y sus posteriores consecuencias. Es por ello que las tres historias de este volumen adquieren mucha mayor relevancia al comprobar que narran, de manera sencilla y directa, la manera en que la población vivió la contienda que segó la vida de manera totalmente injustificada (por los delirios de grandeza de unos pocos, como suele pasar) de millones de personas; cómo los supervivientes debieron afrontar una nueva vida en la que los deseos y necesidades de los militares estadounidenses apostados en cuarteles por todo Japón se superponían a las necesidades del propio pueblo nipón, tan gravemente afectado por la guerra y sus consecuencias, y cómo este fue objeto de abusos en todo su sentido por parte de los denominados “vencedores” de la guerra; y como esas mismas personas decidieron hacer de tripas corazón para seguir adelante y hacer que su sociedad evolucionase en paz y armonía para evitar una catástrofe de semejante magnitud. Toda esa evolución se ve de manera resumida a lo largo de las tres historias y de sus protagonistas femeninas. Mujeres que ven cómo todo cuanto conocen desaparece ante sus ojos, cómo el miedo es el pan de cada día, cómo los vencedores abusan de su posición de superioridad para cometer todo tipo de actos delictivos que quedan impunes pero que destrozan la vida de las víctimas y les cambian para siempre. En definitiva, demuestra la precariedad en la que queda una sociedad tras una guerra y lo difícil que resulta salir adelante, pero que con esfuerzo y coraje se consigue. Todo ello ubicado en el Japón de la Guerra del Pacífico.

Mujeres del Zodiaco

En segundo lugar, destaca mucho la elección de mujeres para narrar esta etapa histórica tan vergonzosa y comprometida para el pueblo nipón. Por todos es sabido que, en época de guerra, y con la partida de los hombres al frente, son las mujeres, los niños y los ancianos los encargados de mantener la economía a flote, ya sea cultivando en los campos, pastando con el ganado, vendiendo en los comercios que sobreviven o como mano de obra de las fábricas que deben seguir suministrando bienes a la población restante. Es por ello que dichas mujeres debieron fortalecer su carácter para salir adelante, tanto ellas como sus familiares. En este tomo tenemos la oportunidad de conocer a tres mujeres que deciden afrontar una vida dura y llena de peligros para seguir adelante. Mujeres decididas, con carácter y principios a las que nada las doblega y que hacen de sus penas y dolores su mayor coraza para afrontar un futuro incierto y, en ocasiones, poco esperanzador. Mujeres que también tienen un corazón humano con el que demuestran afecto por sus seres más allegados o con quienes consiguen forjar una relación de amistad y confianza en tiempos en los que todos parecen ser el enemigo, ya que tanto americanos como japoneses terminan asemejándose en la época de la posguerra, al menos en lo que respecta en el trato hacia las mujeres.

En tercer lugar no podemos dejar de destacar el asombroso arte de Miyako Maki. Una mujer que, al igual que sus protagonistas, supo afrontar los cambios en su vida de la mejor manera para sacar partido a sus dotes como mangaka. Una profesional entregada, trabajadora, meticulosa y detallista que supo desarrollar un estilo personal reconocible por sus personajes femeninos estilizados y esbeltos, de piernas largas, cabellos sedosos y rostros de marfil. Un estilo de dibujo que supuso todo un referente para la industria y que, a día de hoy, sigue sorprendiendo por su calidad, la cual no decae con el paso de los años.

En cuanto a la edición que Satori Ediciones ha sacado al mercado de Las Mujeres del Zodíaco, este representa un ejemplar de calidad cuidado hasta el más mínimo detalle. El volumen está compuesto por páginas de alto gramaje que permiten una impresión de calidad (sin manchas o borrones de tinta) y que elevan su peso de manera considerable. No obstante, y a pesar de que su precio puede resultar elevado, lo cierto es que se ajusta bastante a la calidad final del producto. Un volumen que representa la punta del iceberg de una obra que no pasa de moda y que, a día de hoy, sigue mostrando su calidad tanto técnica como histórica.

Mujeres del Zodiaco