¿Qué es lo más importante: la razón o el corazón? En Mitsumei: Orden Secreta somos testigos de la lucha contra los sentimientos de dos hombres de mundos distintos.

¡Muy buenas, talonianos! Madre mía, quien iba a decirme que me iba a pasar tantos meses sin publicar una nueva entrega de esta sección que tanto me gusta. Pero el tiempo vuela, para bien o para mal. Lo importante es volver a encontrar el momento para reunirnos de nuevo y hablar de lo que más nos gusta. Volviendo la vista atrás, durante el año 2018 vimos cómo nuestra mangateca crecía especialmente con obras de género yaoi, una temática largamente criticada e ignorada por la industria nacional pero que ha resultado ser un filón muy jugoso para las editoriales. Somos muchas (y muchos, que sobre gustos no hay nada escrito) los que apoyamos las historias de género chicoXchico porque nos ofrecen algo más o, simplemente, algo distinto que capta nuestra atención (aunque este vicio trastoque nuestros bolsillos y carteras). Este año 2019 también ha empezado con muy buen pie. Hasta la fecha hemos podido disfrutar de varios títulos del género que nos han podido gustar más o menos, pero que nos han ayudado a ampliar nuestros horizontes con respecto al yaoi. Por eso hoy he decidido hablar de uno de los últimos títulos que se han sumado al catálogo BL de nuestro país (aunque yo lo conocía desde hacía algunos años) gracias a la editorial Nowevolution y que es una obra que, sin duda, le gusta a todos los lectores de este tipo de historias (y si me equivoco me lo decís, ¿eh?). Hoy me voy a centrar en hablaros de todas las virtudes de Mitsumei: Orden secreta, un tomito único de Elena Katoh y Eko Tohtsuki que me tiene enamoraíta perdida.

Sinopsis

Mitsumei: Orden Secreta

El subteniente de los servicios de inteligencia del ejército terrestre ruso Ivan Asimov es una de las joyas del ejército renacido tras la disolución de la Unión Soviética. Meticuloso e inteligente, no deja que sus sentimientos y emociones interfieran con su trabajo, lo que le convierte en un agente excepcional en el cumplimiento de sus misiones. Es por ello que su superior le elige para un nuevo trabajo: infiltrarse en la casa de Eduard Evgenevitch Zelenin, el brazo derecho del jefe de un grupo emergente de la mafia rusa en San Petersburgo. Sospechan que en su casa puede estar escondida una cápsula con un nuevo virus que se pretende vender al extranjero como arma de destrucción masiva y que le fue sustraída a un químico de un laboratorio recientemente asesinado por motivos aún sin esclarecer. Su reputación y compromiso con su patria convierten al subteniente Asimov en el mejor candidato para cumplir satisfactoriamente con la misión, la cual acepta rápidamente.

El problema es que Ivan y Eduard llegaron a ser muy buenos amigos cuando compartieron habitación durante dos años en la escuela militar, la cual el supuesto mafioso debió abandonar de manera precipitada por motivos personales. Tratando de dejar de lado cualquier sentimiento o recuerdo de su relación con su antiguo amigo, Ivan tratará de cumplir con eficiencia con su misión. Pero Eduard no se lo pone nada fácil desde el momento en que se reencuentran y deja que sus sentimientos de antaño afloren, comprometiendo tanto la misión como el corazón de Ivan.

Impresiones

Lo primero que tengo que decir es que cuando Nowevolution anunció esta licencia me enfadé muchísimo, pero no me malentendáis. La historia es genial y me gusta muchísimo. Lo que me molestó sobremanera es que yo ya tenía este tomo desde hacía años (lo compré en francés, porque en Francia nos lleva eones de ventaja en lo que se refiere a edición de yaoi y encima me costó 5 céntimos de euro menos, hala). Claro que cuando la editorial española dijo que iba a sacar al mercado este tomo no dudé en que me lo iba a comprar igualmente (ver las diferencias y similitudes en la traducción también tiene su punto), pero me molestó que, en mi caso, no fuese un título nuevo, sino que era un viejo conocido. Pero movidas personales aparte, Mitsumei: Orden Secreta es un tomazo de principio a fin (al menos a mí me encanta, es lo que hay). Un único volumen que muestra la maravillosa capacidad de Elena Katoh y Eko Tohtsuki para sumergir al lector en una trama de conspiraciones y sentimientos reprimidos que engancha desde el principio (y eso que son tres capitulillos + un minicapítulo extra + otro miniextra en formato novela).

Mitsumei: Orden Secreta

La trama de la obra surge con dos objetivos principales: por un lado está el propósito obvio que le encomiendan a Ivan, que es atrapar a Eduard por ser un líder mafioso y por estar involucrado en asesinatos de científicos que desarrollan armas químicas; por otro, es que los dos hombres resuciten esa vieja amistad que puede dar paso a algo más profundo (una relación sentimental). Es en este segundo punto donde la obra cobra más fuerza, ya que tanto Elena Katoh como Eko Tohtsuki hacen una apuesta muy buena al combinar la narración de la historia actual de los protagonistas con la narración de ese pasado que les unió hace diez años. Mitsumei: Orden SecretaYa sea a través del dibujo de las viñetas o por lo que se dice en los textos, el lector puede descubrir cómo fue esa relación que mantuvieron en la escuela militar Ivan y Eduard, así como los pequeños detalles que hizo que entre ambos surgiesen sentimientos de admiración y de cariño. Desde mi punto de vista, esta es una parte esencial para entender la historia de los dos protagonistas que, además, da mayor peso a la historia, ya que al final de leer el tomo no se tiene la sensación de que haya quedado algún cabo suelto, sino todo lo contrario. Las dos autoras se esfuerzan por crear y transmitir un universo completo en el que las acciones y sentimientos de Ivan y Eduard tengan sentido y estén justificadas, y lo logran con creces.

Ahora le toca el turno a los personajes. Ivan es genial, para qué negarlo. Tiene una personalidad muy fuerte y marcada que destaca por su firme creencia en la justicia y la legalidad. Son esos valores los que le inspiran fortaleza en los momentos de mayor debilidad y uno de los motivos por los que sus superiores le tienen en tan alta estima. También es una característica que no pasa desapercibida para Eduard, quien a pesar de todo valora los principios de su amigo (aunque esos principios le den un poco por saco ahora que es mafioso, todo sea dicho). Y para qué vamos a engañarnos, es guapo y el uniforme militar le queda de fábula. Eso siempre le da puntos a los personajes. Por otro lado está Eduard, un chico afable amante de las artes al que la vida le obliga a meterse en la mafia, donde destaca por su trato cercano con unos y con otros (no digo quiénes son esos “unos y otros” porque es spoiler) para desempeñar con eficacia sus negocios sucios. De carácter fuerte, Eduard tiene principios y un carácter duro que le va fenomenal debido a su trabajo, pero suele ser más débil o sensiblero cuando está cerca de Ivan, que es cuando muestra su carácter más humano y dulce (que me encanta este hombre se mire por donde se mire, oye). Además, es el típico malote buenorro con corazoncito, lo que le hace muy atrayente para todos/as (incluido Ivan). Aunque en un momento compartieron metas, la vida les ha puesto en bandos opuestos, pero Ivan y Eduard siguen unidos por un hilo invisible que les convierte (sin que sean conscientes de ello) en el pilar de apoyo del otro, en la mitad que les hace falta para seguir adelante con sus vidas y sus misiones a pesar del riesgo que esto supone. Según se van dando cuenta de la necesidad que ambos tienen del otro van experimentando cierta evolución en lo que a sus sentimientos se refiere (especialmente Ivan), aunque no se trata de un rasgo a destacar especialmente de ellos, ya que la obra es tan corta que su evolución es mínima, aunque palpable. Y para completar el reparto hay mucho moscardón secundario que se dedica a tocar las narices a los protagonistas para liar la trama y darle más vidilla al asunto de la conspiración. Que conste que está muy bien y le da sentido y justificación a la trama (como si fuese un thriller de espías).

Mitsumei: Orden Secreta

La trama, tal y como he comentado antes, mezcla a la perfección la tensión típica de las películas de espías con el drama que representa la relación entre los dos protagonistas. La acción no decae en ningún momento, siguiendo un ritmo estable que te invita a seguir leyendo hasta el final para ver qué es lo que ocurre con estos chicos. Además, este volumen único incorpora una historia especial que se complementa con un pequeño episodio en formato texto. Una pena que este último no esté dibujado, porque hubiera sido muy bonito ver las expresiones de Eduard e Ivan en determinado momento.

Mitsumei: Orden Secreta cuenta con un dibujo verdaderamente bonito y limpio. De trazo fino y detallado, el estilo de Eko Tohtsuki es agradable a la vista, aparte de que logra plasmar los sentimientos de los personajes de una manera muy eficaz. Eso se muestra, en especial, en los instantes en que el frío y serio Ivan reflexiona sobre lo que le está ocurriendo y la lucha interna que tiene, así como en la expresividad e intensidad (por norma general) de las miradas de los dos personajes principales. Por supuesto no me olvido de recalcar, una vez más, el magnífico diseño tanto de Ivan como de Eduard, porque los dos hombres son un regalo para la vista.

Bien, ahora toca hablar de un tema que, seamos sinceros/as, nos interesa. Sí, se trata de las escenas más calientes de Mitsumei. Al ser una obra de tintes dramáticos con toques de peli de espías, desgraciadamente no encontramos momentos subidos de tono en los que los protagonistas se dejen llevar por la pasión (realmente sólo hay uno y ni siquiera se muestra entero. Y, lo creáis o no, se echan un poco de menos porque quedarían de fábula en la historia). Únicamente encontramos besos de todo tipo (iniciados en su mayoría por Eduard) y alguna que otra insinuación (también de Eduard, que el muchacho es muy lanzado). No obstante, esto no es una crítica muy incisiva, sino todo lo contrario. Hay ocasiones en las que al lector se le provocan más sensaciones dejando las cosas a su imaginación que mostrándolas de forma íntegra, aunque esta segunda opción también ayudaría en una obra como esta. Pero, en líneas generales, estoy muy contenta con el conjunto de la historia y su narración, así que lo dejo pasar.

Mitsumei: Orden Secreta

Por último, pero no menos importante, quiero hablar de la edición en castellano de Mitsumei que nos ha traído recientemente Nowevolution. La editorial ha hecho un trabajo muy bueno tanto en maquetación como en adaptación de los textos, ofreciendo un producto de muy buena calidad. El gramaje de las hojas es más alto que de costumbre, lo que aporta mucha firmeza al resultado final. En general, se ha mejorado mucho la edición original japonesa (y la versión francesa). Y encima está en nuestro idioma, ¿qué más podemos pedir?

En definitiva, Mitsumei: Orden Secreta es un volumen único que engancha desde las primeras páginas en las que se nos presenta de manera muy acertada tanto a los personajes como la trama principal. La narración, fluida y sin altibajos, nos guía por una historia en la que la razón se enfrenta al corazón y en la que dos hombres deben decidir qué es lo mejor para ellos.

Lo mejor

  • El dibujo
  • La tensión sexual no resuelta que se palpa en el ambiente desde el primer momento.
  • La trama, más madura y con algo más de chicha que otras obras del género.
  • Eduard. Qué se le va a hacer, me gustan los rusos, los rubios y los chicos malos, así que hace un pleno que, para mí, es difícil de ignorar, jeje.

Lo peor

  • Que no haya una continuación que nos enseñe mucho más de estos chicos tan maravillosos.
  • Que no haya más escenas ‘hot’ y más explícitas, porque darían mucho de sí, sobre todo con el cuerpazo que se gastan los dos rusos.

Mitsumei

Ficha Técnica:

Título: Mitsumei
Autores/as: Elena Katoh y Eko Tohtsuki
Tipo: Yaoi.
Género: Romance, drama.
Revista: Chara
Editorial japonesa: Tokuma Shoten
Editorial Española: Nowevolution
Año: 2014/2019
Número de tomos: 1