Ya tenemos con nosotros los primeros tomos de Buenos días, bella durmiente, la última apuesta de Norma Editorial por el género shōjo.

Estamos a las puertas de que salga a la venta el tercer tomo de una de las novedades que Norma Editorial tenía reservadas para este año. Un manga de género shōjo que, si bien su inicio desconcierta un poco al lector, según avanza establece un ritmo y una temática mucho más acorde a lo que todos tenemos en mente por drama romántico. Con unos personajes muy polifacéticos (especialmente en el caso de la protagonista femenina), esta obra aborda de una manera muy peculiar y desde diversas perspectivas las principales necesidades del ser humano: la necesidad de conseguir dinero para fines personales y la necesidad de socializar y relacionarnos con nuestro entorno para desarrollar nuestra personalidad. Todo ello ubicado en un ambiente paranormal (al estilo japonés) que, no obstante, da espacio a los personajes para evolucionar y establecer una relación cercana y sincera que les permitirá avanzar tanto de manera individual como colectiva. Hoy os hablamos de Buenas días, bella durmiente.

“¿Quién se supone entonces que eres tú?”

Buenos Días bella durmiente

Tetsu Misato es un estudiante de secundaria que ha tomado una decisión: abandonar los estudios antes de llegar a la universidad para ponerse a trabajar y ganar dinero. A pesar de la oposición frontal de su padre a esta decisión, el chico y su progenitor llegan a un acuerdo: si Tetsu es capaz de aguantar la jornada laboral a tiempo parcial durante los años que le restan de instituto sin tirar la toalla, su padre aceptará que abandone definitivamente los estudios. Con una resolución firme y un motivo de peso para ello, Tetsu comienza a trabajar en la mansión de una familia adinerada sobre la que pesan diversos rumores, concretamente respecto a la hija y heredera de la familia.

Un día, mientras Tetsu se encuentra trabajando en los amplios jardines del complejo, conoce a una chica de cabellos largos y rostro afable que resulta ser Shizu Karasawa, la hija de los señores de la casa a la que casi nadie había visto desde hacía años. Conforme pasan más tiempo juntos, Tetsu comienza a descubrir más y más de esa chica que parece tener mil caras, cada una de ellas con sus facetas y peculiaridades. Pero ¿quién es realmente Shizu Karasawa?

Buenos días, bella durmiente (Ohayou, Ibarahime) es un manga creado por Megumi Morino que comenzó a publicarse en las páginas de la revista Dessert (Kodansha) en noviembre de 2014. La obra finalizó en mayo de 2017 con seis tomos recopilatorios.

Durante la celebración del XXIV Salón del Manga de Barcelona Norma Editorial anunció que se había hecho con los derechos de publicación de esta obra en castellano. Tras unos meses de espera, ya podemos hacernos con los dos primeros tomos, que se encuentran a la venta en tiendas especializadas.

Sobre la autora

Megumi Morino es una de las autoras de género shōjo y josei que más despunta en las páginas de la revista Desset (Kodansha), donde Robico también ha publicado sus obras Boku To Kimi No Taisetsu Na Hanashi (Nuestras preciosas conversaciones) y Tonari no Kaibutsu-kun (El Monstruo de al lado). Entre sus principales obras se encuentran el romance colegial Hananoi-kun to Koi no Yamai (activo desde diciembre de 2017), la novela Lion-chan to Chihuahua-kun (diciembre de 2016), el tomo único que mezcla el drama y el romance My Fair Neighbor (agosto de 2013-enero de 2014) y el drama romántico Ohayou, Ibarahime (Buenos días, bella durmiente).

Buenos días bella durmiente

Edición de Buenos días, bella durmiente vol.1 por Norma Editorial

La versión de Buenos días, bella durmiente que nos presenta Norma Editorial es una edición en formato rústica con solapas, con un tamaño de 11,5cm. x 15,5cm. y una media de 192 páginas en blanco y negro por tomo. Asimismo, el precio unitario de cada volumen es de 8 euros. El primer tomo, que es en el que nos vamos a centrar, recoge los primeros cuatro capítulos de la historia, cada uno con su propia portadilla. Si bien es cierto que con ellos el lector es capaz de conocer el planteamiento de la historia y más o menos las intenciones de los protagonistas (al menos de uno de ellos), lo cierto es que se hace necesario abordar el segundo volumen de la obra para asentar los conocimientos de la misma y establecer con mayor claridad tanto las intenciones como los verdaderos sentimientos de los personajes principales, que son los que les irán guiando a través de la obra.

Buenos días bella durmiente

A continuación se incluyen tres historias extra en formato de tira 4-K. El tomo se cierra con unas palabras de agradecimiento de la autora y un aviso que insta a los lectores a no perderse los extras de la portada y contraportada del tomo, justo debajo de la sobrecubierta. En cuanto a la traducción al castellano de Buenos días, bella durmiente, esta la firman Carlos Mingo e Irene Telleria.

Buenos días bella durmiente

Opinión Personal

Lo que se plantea en un primer momento como un romance convencional se convierte rápidamente en una historia más próxima al terror y lo paranormal, íntimamente relacionada con lo sobrenatural de los espíritus japoneses. Es precisamente ese revés del primer tomo lo que descoloca al lector y le deja un tanto desubicado en una historia que parece tomar un rumbo muy distinto a la primera impresión que ofrece. Sin embargo, solo se necesita leer un poco más para comprobar que este golpe de efecto no es sino un episodio necesario para exponer de manera más global el entorno en el que Megumi Morino nos introduce en la que es su segunda obra manga. Una historia en la que los espíritus de los fallecidos están tan presentes como los propios vivos y que ayudan a que la historia avance de una manera lenta pero sin pausa y, desde luego, con un objetivo claro: acercar los mundos en los que viven Tetsu y Shizu.

Buenos días bella durmiente

Con esta premisa la autora ofrece a los lectores una obra en la que los momentos de drama o tensión, con un cariz más oscuro y sobrenatural, se mezclan con escenas más ligeras en las que incluso se deja entrever el humor de los distintos personajes. En relación a estos, nos encontramos con dos personajes principales muy distintos: por un lado está Tetsu, un chico responsable, algo miedica, pero que en el fondo es un buenazo. Todo lo que hace tiene un motivo claro, que es ayudar a su familia, aunque en algunos momentos pueda parecer que sus intenciones son otras mucho más egoístas. Por otro lado está Shizu, una chica con una característica muy especial que la hace única y, a su vez, la convierte en víctima de la historia. Su personaje, incomprendido por la sociedad, es el eje central de la obra. Es por ello que, a pesar de no comprenderla del todo, el lector se ve inclinado a sentir cierta simpatía por ella. Este hecho hace que el final del primer volumen sepa algo amargo, ya que toma un rumbo que no se espera, aunque si continuamos la historia se comprueba rápidamente que la historia vuelve a dar un giro (y esta vez para bien). Asimismo, es recomendable una segunda lectura de este primer tomo para entender mejor algunos de los comentarios o diálogos de los capítulos iniciales, ya que según se conocen más cosas del carácter de Shizu resulta más sencillo descubrir los dobles significados de algunas de sus palabras y comentarios.

En lo que respecta al dibujo, no se le puede poner ninguna pega. Megumi Morino demuestra tener un estilo muy canónico del género shōjo que sobresale por los rostros aniñados de sus personajes, las líneas finas de los diseños de estos y la expresividad de sus rostros.

En cuanto a la edición en castellano de Buenos días, bella durmienteNorma Editorial ha realizado un trabajo acorde a su experiencia en el sector. De esta manera, los lectores se encuentran con una edición con un diseño similar al de otros títulos de la empresa, contando con una traducción asequible para todos los lectores.

Buenos días bella durmiente