El fin de semana del 15 y 16 de junio tuvo lugar la cuarta edición de Madrid Otaku, evento que volvió a celebrarse en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de la capital.

El pasado fin de semana del 15 y 16 de junio se celebró en Madrid la cuarta edición de Madrid Otaku. Un evento que, a pesar de contar con un buen elenco de invitados y de haber agotado desde días antes de su celebración algunos tipos de entradas online, no estuvo exento de polémicas. El principal problema surgió a primera hora del mismo sábado. Aunque estaba previsto que las puertas del Palacio de Cristal de la Casa de Campo de Madrid se abriesen al público a las 10 de la mañana, lo cierto es que un problema con los dos escenarios dispuestos para los distintos conciertos, actuaciones y concursos fueron precintados por problemas de licencias. Un contratiempo que obligó a la organización a retrasar la apertura del evento a más de las 11 de la mañana y que trastocó tanto los horarios como la ubicación para la celebración de diversas actividades. Esto, obviamente, causó el malestar y las quejas de algunos de los asistentes, las cuales no pudieron ser mitigadas a pesar de que la organización dio explicaciones del incidente para calmar los ánimos en la cola de entrada. Tras este imprevisto inicial, que fue solucionado aproximadamente a las 19:00 horas del sábado, el evento se celebró sin mayores contratiempos.

Madrid Otaku

Nada más entrar a la planta baja del Palacio de Cristal (la más amplia de todas) lo que los asistentes encontraban eran los stands comerciales. Algunos de ellos conocidos, otros no tanto, la variedad de productos de merchandising que ofrecían al público se resumían en figuras, maquetas y ropa. No obstante, también había algún comercio que ofrecía productos nipones más tradicionales, como katanas, abanicos o darumas, entre otros. Aun así, tal y como ya hemos criticado en otras ocasiones, esta edición de Madrid Otaku tampoco se libró de los artículos falsos. Aunque en el evento podían encontrarse algunas tiendas conocidas por muchos con productos originales y oficiales (sus precios ayudan a identificar estos productos, aunque no siempre), también había muchos puestos con productos falsos a precios en ocasiones inferiores y en ocasiones similares a los originales. Algo que debería gestionarse con mayor rigurosidad para mejorar el nombre de la marca de este evento (y de cualquier evento que se precie).

Madrid Otaku

Como ya suele ser habitual, otros que también quisieron asistir al Palacio de Cristal en esta fecha fueron los diversos dueños de los stands no comerciales quienes, normalmente, ofrecen cosas únicas y con un valor añadido nacido de la originalidad y el trabajo artesanal. En una zona denominada Creators Area, bien identificada y delimitada, estos artesanos ofrecían sus productos a todo aquel que quisiese echarles un ojo y que son de los más variado, destacando las ilustraciones, los cómics y la bisutería. No obstante, esta sección tampoco estuvo exenta de polémica. A las quejas de algunos artistas que fueron criticados por vender creaciones de otros autores bajo su firma (principalmente ilustraciones sacadas de Internet y maquilladas con varias capas de retoque) se sumaron las posteriores denuncias de algunos dueños de stands no comerciales que sufrieron hurtos durante el evento. La seguridad también sigue siendo un tema en el que hay que poner una especial atención para evitar que una jornada divertida se convierta en un mal recuerdo.

Madrid Otaku

Los aficionados a los videojuegos también tuvieron su zona propia en esta cuarta edición de Madrid Otaku. No obstante, esta zona fue bastante reducida en comparación con otras ediciones.

Otro de los elementos que más suelen atraer la atención de los asistentes son los puestos de comida japonesa. A este respecto, en el evento sólo se encontraba un stand que sirviese comida asiática (ramen, takoyakis) para tomar allí mismo, aunque algunos de los stands comerciales también ofrecían productos como mochis o bebidas típicas de Japón y Corea.

Madrid Otaku

Esta cuarta edición de Madrid Otaku también contó con invitados para todos los gustos. Los cosplayers Knitemaya, Heroic Knight, WizUs, Yumi Akai y Jill Styler no dudaron en mostrar a todos los asistentes sus habilidades a la hora de crear los trajes más espectaculares. Tampoco faltó la buena música de la mano de Nana Okabe y la banda Iron Attack! También acudieron al evento el productor y actor japonés Tomotaka Misawa y el compositor Sunamori Taketeru. El mangaka japonés Makoushi tuvo su propio stand muy cerca del escenario principal, zona en la que también se encontraba Hellyon White.

Madrid Otaku

En resumen, Madrid Otaku 2019 ha mejorado con respecto a la edición de 2018 al ampliar espacio y contar con un mayor número de invitados y de stands tanto comerciales como no comerciales. No obstante, los problemas del sábado con los escenarios y las quejas de algunos de los dueños de stands no comerciales empañaron la jornada. No hay duda de que año tras año Madrid Otaku va mejorando, aunque aún le queda camino para convertirse en un evento otaku de referencia en la capital debido a la fuerte competencia que actualmente tiene. Tras la edición de 2019, los organizadores van a abrir un hilo para que los asistentes aporten sugerencias y comentarios sobre posibles mejoras del evento, así como las actividades e invitados que podrían asistir al evento de 2020, con el que Madrid Otaku celebrará su V edición. Una V edición que promete aprender de errores pasados para que pasemos un días inolvidables.

Madrid Otaku