De la mano de Norma Editorial y del japonólogo Marc Bernabé nos adentramos en la hermética República Popular Democrática de Corea gracias a Corea del Norte. Puerta abierta al país más enigmático del mundo.

Cuando se lee un libro para posteriormente hacer una reseña del mismo, esta se puede afrontar de distintas formas. En esta ocasión, y dado el carácter del libro analizado, he decidido abordar la obra desde mi “yo” viajera, esa parte de mí que adora conocer sitios nuevos con sus diversas culturas, idiomas, gentes, historias y pasados. Una visión propia que, al igual que ha intentado Marc Bernabé con su obra, trata de alejarse de clichés, estereotipos y/o prejuicios para disfrutar de una manera abierta y sin raseros de lo que tiene que ofrecer ese país para, posteriormente, hacerme una idea más ajustada del mismo en función de mis conocimientos y mi propia experiencia, algo que adquiere un mayor significado cuando se habla de un Estado como Corea del Norte. ¿Acaso es verdad todo lo que se cuenta en Occidente de un país tan polémico? ¿Está la gente tan políticamente cegada por sus líderes como se cuenta? ¿Acaso esa devoción por sus líderes es real o infundada? ¿Con qué ojos ven los norcoreanos a los turistas occidentales? ¿Está justificada su desconfianza hacia Occidente y hacia los cercanos Corea del Sur y Japón? ¿Si entras puedes salir o encontrarán algo que justifique que eso no llegue a suceder? Hay un mar de dudas que envuelven justa o injustamente a Corea del Norte a las que este libro trata de dar respuesta (aunque a veces no lo consiga y no porque no lo intente) como fondo de una historia de aventuras un tanto distinta protagonizada por el propio Marc Bernabé. Sin más, poneros cómodos porque comenzamos el viaje a la República Popular Democrática de Corea.

“Conseguir viajar a Corea del Norte no es algo tan excepcional como uno podría pensar. En realidad no es en absoluto difícil”

Esta obra aborda, de manera fresca y ágil, los dos viajes realizados a Corea del Norte por Marc Bernabé entre septiembre de 2018 y abril de 2019 coincidiendo con los festejos por el 70 aniversario de la fundación de la República Popular Democrática de Corea y con el Maratón de Pyongyang 2019, respectivamente. Dos viajes de distinta índole a través de los cuales el lector conocerá un poco más acerca del país asiático a través de sus festejos, de su historia, de su gastronomía, de sus gentes y, sobre todo, de su comportamiento hermético aunque siempre educado con los turistas. Un relato narrado desde la experiencia en primera persona de Marc que viene apoyado por numerosas fotografías, anécdotas y aclaraciones históricas, geográficas y socio-políticas que ayudan al lector a hacerse una idea más específica de Corea del Norte y de los espacios y eventos a los que asistió el autor.

Sobre el autor

Marc Bernabé es un conocido escritor, intérprete y traductor de obras de manga y anime tanto en castellano como en catalán que está especializado en cultura japonesa. Tras estudiar un máster en Japonología en la Universidad de Estudios Extranjeros de Osaka, Bernabé se ha convertido en uno de los mayores conocedores de todo lo concerniente al país del sol naciente (historia, cultura, lengua, gastronomía, etc), conocimientos e inquietudes culturales que ha extrapolado a otros países asiáticos (ejemplo de ello lo tenemos en este mismo libro sobre Corea del Norte). Fundador y actual director de la empresa Daruma Serveis Lingüístics, se encarga de gestionar sus propias obras, así como traducciones de mangas de diversa índole como Mujeres del Zodíaco o Mi vida sexual y otros relatos eróticos, entre otros.

Además, es autor de diversas obras especializadas en el aprendizaje de lenguas asiáticas, como Hanzi para recordar I: Chino Simplificado y Hanzi para recordar I: Chino Tradicional (Herder Editorial, 2009, en colaboración con Verónica Calafell, James W. Heisig y Timothy W. Richardson), Japonés en viñetas 1 y Japonés en viñetas 2 (Norma Editorial, 2001 y 2003, respectivamente, con ediciones revisadas posteriores y una edición integral por su quince aniversario), Kanji en viñetas 1, Kanji en viñetas 2 y Kanji en viñetas 3 (Norma Editorial, 2006, 2008 y 2009, respectivamente, en colaboración con los autores Verónica Calafell, Alberto Aldarabí, Gea Cassinello) y Japón – Manga, traducción y vivencias de un apasionado del país del sol naciente (Norma Editorial, 2018), entre otros títulos. Además, coincidiendo con Manga Barcelona 25, Norma Editorial sacará a la venta su último trabajo, 501 Mangas que leer en español, realizado en colaboración con Oriol Estrada.

Edición de Corea del Norte. Puerta abierta al país más enigmático del mundo por Norma Editorial

Tal y como explica Marc Bernabé en la introducción, esta obra nació como post personales en su muro de Facebook. Tras una charla con el director general de Norma Editorial, Óscar Valiente, se puso en marcha el proyecto para editar en formato físico la experiencia de los dos viajes realizados a la República Popular Democrática de Corea por parte del japonólogo. Ubicado dentro de la colección de Libros Técnicos de Norma Editorial, Corea del Norte. Puerta abierta al país más enigmático del mundo ha sido editado en formato flexibook en tamaño 17x26cm. La obra se compone de 296 páginas a todo color y se puede encontrar en tiendas especializadas a un precio de 24,50 euros.

Grosso modo, el libro está dividido en diversas secciones que ayudan a estructurar el relato. En primer lugar se encuentra una Introducción en la que se explica el origen de este libro y de los viajes que narra, así como una presentación de conocimientos básicos sobre Corea del Norte (historia, diferencias entre las dos coreas, cómo visitar Corea del Norte, el idioma y la escritura y, lo más conocido por todos, la visión de Corea del Norte como una potencia nuclear).

En segundo y tercer lugar (Primera Parte y Segunda Parte) nos encontramos con la narración de los dos viajes realizados por Marc Bernabé a Corea del Norte en septiembre de 2018, coincidiendo con los festejos por el 70 aniversario de la fundación de la República Popular Democrática de Corea, y en abril de 2019, coincidiendo con el Maratón de Pyongyang 2019. Se trata de una narración muy ágil y entretenida en la que viviremos junto al autor su experiencia en el país asiático. Sin embargo, estos dos apartados fusionan el diario de viaje de Marc Bernabé con una gran infografía y la explicación de diversos hechos históricos, aclaraciones geopolíticas y nociones a tener en cuenta sobre las costumbres, tradiciones y normas del país (incluso tipo de divisas y el deporte) que complementan la narración y ayudan tanto a contextualizar la historia como a profundizar un poco en la misma. Se trata de los apartados de mayor contenido e interés para el lector, en los que se exploran lugares tan protegidos o desconocidos como el museo de armamento del Ejército Popular de Corea y los diversos desfiles en la plaza Kim II Sung, pasando por Panmunjom, el monte Paektu, Wonsan, Kumgangsan y la propia Pyongyang, entre otros.

El libro se cierra con un apartado denominado Para saber más en el que el autor referencia una serie de libros y documentales que sirven al lector para ampliar su información sobre Corea del Norte, además de un Índice de temas (los mismo que se integran en el relato de los viajes) que ayudan a contextualizar la narración en la historia, normas, costumbres, estructura social, concepción de Estado y pretensiones futuras norcoreanas.

Opinión Personal

Lo primero que debo decir es que este libro ha cambiado mi opinión sobre algunos aspectos y me ha hecho conocedora de otros cuantos que desconocía acerca de Corea del Norte. No cabe duda de que se trata de uno de los países más misteriosos del mundo debido a su hermetismo sociopolítico y que lo que siempre se nos ha contado acerca del régimen de Kim Jong Un y sus antepasados es más bien negativo. Sin embargo, y tras conocer un poco más en profundidad su historia, no puedo evitar preguntarme si el devenir de Corea del Norte no ha sido en gran medida orientado por la manera en que el país ha sido tratado a lo largo de la historia por Occidente, Japón, China e incluso Rusia y los países de la antigua URSS. Se trata de una idea surgida de un conocimiento superficial dado con pinceladas, ya que Marc Bernabé no profundiza mucho en la historia para no hacer el relato demasiado pesado. Al contrario, da nociones básicas de diversos hechos históricos y significativos en el pasado de corea del Norte para contextualizar la historia y tener conocimientos de diversos ámbitos siempre añadiendo el título de textos, libros o documentales a los que, en caso de interés personal, el lector puede acudir por su cuenta para ampliar información. Se trata de un detalle destacable que incita al lector a seguir informándose sobre este país y su particular visión del mundo y de la vida. Y, como he dicho, aunque sean pinceladas, sí que son significativas para abrir los ojos a la otra cara de la realidad, esa que viven los norcoreanos en su día a día.

No es de extrañar que en algunos momentos el tono del relato sea de admiración y profundo respeto por la solemnidad de algunos de los eventos que, en ningún caso, tiene que ver con una afinidad o simpatía ideológica por parte del interlocutor con el régimen de la República Popular Democrática de Corea. Muy al contrario, ese tono simplemente sirve para hacer entender al lector la grandeza de unos desfiles o mass game que escapan al entendimiento de una mente occidental simplemente porque nunca se ha visto tal despliegue de medios, efectivos y coordinación a distintos ámbitos de la sociedad, lo cual no puede sino provocar una sensación de perplejidad y maravilla en quien los presencia por primera vez (y con mayor motivo si es alguien que soñaba desde hacía años con visitar el país y asistir a eventos de tal magnitud). Asimismo, resulta muy interesante conocer las dos visiones de un mismo hecho según quién lo narre (Corea del Norte o Corea del Sur). Episodios como el de Panmunjom, la zona desmilitarizada entre las dos coreas, ofrecen una visión muy distinta en función del país desde el que lo visites, algo desconocido para quien no ha tenido la oportunidad de ir hasta allí pero que el autor nos acerca gracias a su propia experiencia, siempre narrada desde un punto de vista personal y neutral.

Otro punto a destacar es la abrumadora cantidad de documento gráfico (fotografías en su mayoría, aunque también hay pósters y carteles, así como recortes de periódicos) con los que Marc Bernabé acompaña el texto para ejemplificar gran parte de los contenidos de los que habla. Algunas de cosecha propia, otras sacadas de archivo o Internet (dada la imposibilidad que tuvo para hacer fotos propias de determinados lugares y/o eventos), todas las imágenes a color (o en blanco y negro, que también las hay) apoyan los textos de una manera muy potente, llegando al lector a través de su propio estilo reivindicativo, ideológico, llamativo o simplemente hermoso.

No puedo terminar esta reseña sin comentar lo mucho que me han llamado la atención ciertos aspectos del relato. He de decir que algo había leído sobre el museo de armamento del Ejército Popular de Corea, sus populares (y siempre llamativos) desfiles militares e incluso sus mass game. Sin embargo, me ha llamado mucho la atención descubrir lo difícil (por no decir imposible) que le resulta a un extranjero conseguir divisas norcoreanas en el país, el incidente de las hachas (del que nunca había oído hablar), la obligatoriedad de visitar el país con dos guías y un chófer o el hecho de que Pyongyang sea una ciudad tan limpia. Por otro lado, no me han sorprendido tanto las diferentes experiencias de Marc Bernabé en sus dos viajes debido al carácter de ambos. Mientras que uno fue una visita oficial con numerosos actos reservados para unos pocos, en el segundo exploró lugares más populares para el turista de a pie, sin tanto protocolo (aunque no siempre). En cualquier caso, ambos contaron con la misma rigurosidad en cuanto a seguridad (para el turista y para ellos), además de itinerarios programados para enseñar la mejor cara del país (lo cual hace pensar si realmente todo es tan idílico o solamente lo son las zonas por las que llevan a los turistas). A pesar de ello, no deja de ser toda una experiencia conocer ambos viajes a través de los ojos de un conocedor del país y de su contexto socio-político sin entrar en ideologías varias.

Así pues, y salvando los reparos que pueda provocar adentrarse en un país tan hermético y atrayente (en términos puramente culturales e históricos) como puede ser Corea del Norte, considero que Corea del Norte. Puerta abierta al país más enigmático del mundo es un libro muy ameno y que se lee con bastante rapidez, aunque es recomendable cogerlo con ganas y dedicarle algo más de tiempo para asimilar mejor la información y, sobre todo, para fijarse en las numerosas fotografías y carteles que acompañan al texto. Se trata de una muy buena oportunidad de conocer un poco más sobre este país tan hermético y que tantas suspicacias y recelos causa en la esfera internacional. Una manera sencilla y agradable de desterrar clichés y de ver con otros ojos una realidad que, como casi siempre, tiene varias caras según quien te la cuente.