Ediciones Fujur y Katami Studio nos traen la historia de Óscar, Víctor, Julio y Roberto, los cuatro protagonistas de Tequila Sunrise. ¡Cuidado con los spoilers!

¡Hola talonianos! Cuantísimo tiempo sin pasarme por aquí. He de decir que a principios de mes fui a ese gran evento de la cultura japonesa que se celebra cada año en Barcelona (sabéis cuál, ¿no?). Dado que este año celebraba su 25 aniversario (con cambio de nombre incluido), no podía perderme la cita. Eso sí, como siempre me pasa, me gasté más dinero del que pensaba (entre series que tenía que seguir, novedades, títulos a los que les tenía echado el ojo desde hacía tiempo y las compras de última hora, ya sabéis). Eso también se traduce en que me he traído a casita muchos títulos nuevos la mar de interesantes, algunos de ellos BL (¡cómo no!). De hecho, hoy os voy a hablar de uno de esos souvenirs que me traje de recuerdo y que me ha gustado mucho. Se trata de un tomo único 100% Made in Spain, lo cual le da valor añadido porque no se ve mucha obra nacional publicada por una editorial (salvando excepciones de autores de larga trayectoria ya reconocidos y de concursos de algunas editoriales). El caso es que compré este tomo porque me llamó la atención y siendo un yaoi no podía dejarlo escapar (después me enteré de que las autoras estaban por allí en un stand y fui a que me lo firmasen. ¡Y lo hicieron! Fueron más majas que las pesetas, ¡me caísteis genial!). Ya de vuelta en casita he tenido tiempo para leérmelo dos veces (sí, dos, porque cuando algo me gusta disfruto releyéndolo) y, aprovechando que lo tengo fresquito y que es una de las novedades que más me ha gustado de este mes, aprovecho para daros mi opinión sobre esta historia en la que, como dijo Homer, “¡todo el mundo es gay!”. Un tomito único la mar de entretenido, con una historia bastante normalita (no hay magia, ni ciencia-ficción, ni los protagonistas tienen personalidades u objetivos ocultos, sino que son personajes de lo más normales y campechanos, demostrando que lo simple muchas veces es más que suficiente para hacer algo de calidad). Hoy nos tomamos juntos un Tequila Sunrise.

Sinopsis

Tequila Sunrise

Cuando tenía sólo cuatro añitos, Óscar vio cómo su familia se rompía y su madre se marchaba con otro hombre y formaba una nueva familia. Desde entonces, su padre, Julio, siempre se esforzó por darle esa familia que tanto necesitaba. Sin embargo, al cabo de los años sus fracasos en el terreno sentimental se hicieron más y más patentes, haciendo que Óscar sufriese por los desengaños amorosos de su padre.

Pero todo cambia cuando a la vida de Julio llega Roberto, un hombre aficionado a la comida, que le quiere con locura y con el que quiere formar una familia de verdad. A pesar del rechazo inicial de Óscar a que su padre mantenga una relación homosexual, su oposición pasará a un segundo plano cuando descubra que Roberto viene acompañado de su hijo. Un morenazo buenorro y educado de nombre Víctor que encandila a todos los que se cruzan en su camino, incluido el propio Óscar. Es por ello que el chico deberá decidir si está dispuesto a iniciar una relación seria con ese chico al que se topó por casualidad en un bareto y al que besó con ganas en un momento de debilidad antes de saber que iban a ser familia.

 Impresiones

Antes de nada, quiero dejar claro que no siempre es necesario recurrir a títulos extranjeros para disfrutar de una buena obra. Por supuesto que es mucho más fácil encontrar títulos de calidad entre los muchísimos mangas que se publican en Japón, ya que allí la industria de su cómic es abismal. Pero lo cierto es que en otros países, el nuestro incluido, existen grandes artistas con grandes historias por contar. Por eso aplaudo la iniciativa de Ediciones Fujur de dar visibilidad a Katami Studio, compuesto por artistazas nacionales que han demostrado ser capaces de narrar una historia con buen dibujo y buena narrativa. Aunque cada vez está más en auge, aún hace falta mucho apoyo a los artistas nacionales para que dispongan de ciertas facilidades para ver cómo su esfuerzo y su trabajo, convertido en tomos, llega a un público que sabe apreciarlo y disfrutarlo como se merece. Dicho esto, entremos en materia.

En cuanto a la trama de Tequila Sunrise, la verdad es que esta no ofrece ninguna complejidad. Básicamente narra el descubrimiento del primer amor durante unas vacaciones de verano. Y aunque no parece gran cosa, el hecho de que los seis capítulos (y un epílogo) de los que se compone la obra transcurran en ese “verano del amor” le dan una coherencia y consistencia muy fuerte a la historia. Que toda la trama transcurra en seis capítulos que, a su vez, transcurren en un solo verano, le da una verosimilitud pasmosa a la historia, sin saltos temporales que hagan al lector pensar que se ha perdido algo en todo ese tiempo y que quiere que se le cuente todo con pelos y señales. El lector es testigo casi en tiempo real del avance de la relación entre Óscar y Víctor y puede enfadarse, alegrarse, indignarse o lo que sea al tiempo con ellos. Y eso mola.

Tequila Sunrise

Los personajes son un apartado de los que más me ha gustado dentro de la obra. Óscar es un protagonista único, con una fragilidad interna que se percibe claramente y que contrasta con su humor ácido que deja escapar a través de ciertos comentarios y pensamientos. Además, es un libro abierto y su rostro refleja lo que piensa y siente en cada momento (tiene una gran variedad de registros), haciendo que sea un chaval la mar de divertido y transparente. Por su parte, Víctor es un chico serio y más maduro que Óscar y que, por tanto, tiene más claro lo que quiere y busca en la vida. Es quien suele mantener la cabeza fría en la relación, aunque hay momentos en los que se pone más caliente que el palo de un churrero (y a mí que me gusta esa faceta suya). También podemos hacernos una idea de su fragilidad interna a través de los comentarios de Roberto, su padre, cuando habla de su anterior relación, aunque el chico no muestra abiertamente esa faceta más sensible de su personalidad. En cuanto a los padres, Roberto representa ese espíritu amable y bondadoso de la familia, mientras que Julio (qué divertido que es Julio, me parto de la risa con él siempre que sale) siempre se muestra como el prototipo de cabeza de familia, el denominado “hombre de la casa” que se derrite de amor por su pareja pero que muestra su auténtico carácter con todo aquel que le fastidie (sea su hijo o quien sea). Todos ellos destacan por su gran naturalidad y desparpajo (en especial Óscar), lo que les hace mucho más cercanos y, sobre todo, les aporta ese “carácter español” tan nuestro y que muchos mangas no aportan dadas las distancias entre la forma de ser japonesa y la nuestra.

En el caso de Julio y Roberto, he de señalar que ambos hacen una combinación perfecta que, además, rompe con el estereotipo de “pareja de guapos exitosos en la vida”. Además de tener unas peculiaridades físicas magníficas (muy alejadas de los cánones de belleza), se muestran como personas normales, de las que te cruzas todos los días en la escalera o el ascensor de tu edificio, en el mercado o simplemente andando por la calle. Y, lo más importante, son una pareja que transmite amor por los cuatro costados, tanto entre ellos como hacia sus hijos, a quienes defienden con uñas y dientes (ese momento en el manga me maravilló, aunque casi provoca una catástrofe romántico-dramática). En plan rápido señalo que los personajes secundarios ayudan a desarrollar la trama, obviamente, mostrando el mismo desparpajo y naturalidad que el resto. Tampoco les dedico mucho más tiempo porque no son quienes llevan el peso de la trama, aunque sí me sorprendió lo abierta de mente que resulta la madre de Óscar y lo (¡spoiler!) trepa que es Alejandro, aunque esto me lo imaginaba. Todos ellos conforman un coro muy particular que ayuda perfectamente al desarrollo de la trama con una coherencia y ritmo adecuados para que el lector les acompañe y no sienta que se ha perdido algo.

Tequila Sunrise

Siguiendo con lo expuesto en el párrafo anterior, los personajes son de lo más normales y esto se percibe también a través del dibujo y de cómo se expresan. Aunque Víctor es la excepción que confirma la norma (porque es el que mejor dibujado está, todo sea dicho), Óscar es un chico mucho más normal (también guapete, pero es que Víctor es mucho Víctor. Y si hablamos de su “versión demoníaca” apaga y vámonos). Toda la obra en sí ofrece un diseño ochentero que me gustó mucho y que actualmente se ve poco (hay que recurrir a obras de esa época), lo que le da ese aire distintivo que, en lugar de quedar desfasado, queda muy original. Además, las autoras mantienen las proporciones de los personajes, lo que es muy de agradecer (porque cuesta mucho encontrar BL en el que los personajes estén proporcionados y no tengan las manos más grandes que sus cabezas, por ejemplo). Asimismo, los personajes se expresan durante toda la obra con un vocabulario y expresiones cotidianos, una jerga del día a día que ayuda a su cercanía (como el “punto pelota” de Julio, que soy muy fan de ese hombre).

Acompañando al dibujo destaco otro aspecto que me llamó la atención, me gustó y disfruté mucho a la hora de leer Tequila Sunrise. Se trata de la narrativa visual de la obra. Puede parecer una tontería, pero existen pequeños detalles que aportan segundas lecturas a la obra más allá de lo que muestra el dibujo o lo que dicen los diálogos. Un ejemplo de ello es la mosca revoloteando detrás de la oreja de Julio cuando sospecha que su hijo y Víctor están juntos. Una sospecha que está ahí pero que de momento no puede confirmar explicada a través de un dicho nacional de una manera muy sutil. Un gran acierto que quizás alguno haya pasado por alto (así que, si tenéis el tomo, releedlo para comprobarlo).

Tequila Sunrise

Y llegamos a uno de los puntos de los ‘BL Section’ que más me gustan y que siempre comento: las denominadas escenas ‘hot’. En este caso puedo decir poco al respecto porque los protagonistas de Tequila Sunrise no llegan tan lejos como para compartir cama de una manera pasional, desenfrenada y erótica (aunque sí que comparten cama, pero para echar un sueñecito). Lo que sí hay (y bastante) son besos. Unos besos muy pero que muy apasionados. Y con eso me conformo. Porque este manga no necesita de mayores escenas íntimas para mostrar la relación y los sentimientos amorosos que unen a los personajes (además de que hay algún que otro comentario al respecto). 

Ya casi estoy llegando al final de esta reseña, así que me toca hablar de la edición. Ediciones Fujur ha hecho un buen trabajo sacando Tequila Sunrise con un formato estándar dentro de lo que encontramos en castellano. Un tomo ligero y compacto con una buena calidad final. ¡Y encima cuando lo compré me regalaron un imán promocional! Así que me fui muy contenta con mi compra (me conformo con muy poco, jaja).

Tequila Sunrise

En resumen, Tequila Sunrise es un tomo muy recomendable y con un sentido de lectura occidental. Lo más destacado, sus personajes, destacan por ser capaces de ver a la gente más allá de su físico o de lo que parecen en un primer momento, son capaces de ver su interior y enamorarse unos de otros de cómo son como personas y no de lo que muestras en su fachada exterior. Además, todos son muy buena gente (menos Alejandro, obviamente) y transmiten muy buen rollo. Un tomo que me ha gustado y que recomiendo porque se sale un poco de lo que normalmente se encuentra en el mercado nacional del BL. ¡Y encima es Made in Spain! Sé que estoy pesada con esta idea, pero me pone muy contenta comprobar el arte que tienen muchos ilustradores nacionales y hay que apoyarles para que desarrollen su carrera sin tener que irse al extranjero.

Lo mejor

  • Que sea producto 100% nacional. Tenemos autores y autoras de mucha calidad y hay que promocionarlos como se merece.
  • Ese aire ochentero tan poco visto en la actualidad pero que mola mucho.
  • Que se eliminen los clichés de físicos perfectos y se naturalice y normalice a los personajes. No todos tenemos cuerpos de modelo y aún así también queremos ser felices y encontrar nuestra media naranja. Que eso se muestre en un manga hace que se normalice un poquito esa idea (¡ole Katami Studio por hacer algo así!).
  • Que se cambie el rol padre-hijo y sea Óscar quien en un primer momento no acepte que su padre sea homosexual.
  • Las caras de Óscar. Es tan expresivo que resulta muy cómico.

Lo peor

  • Que no haya escenas ‘hot’ entre Óscar y Víctor (aunque tampoco las necesitan, están bien así)
  • Que no se profundice en la historia de los padres (son geniales, en especial Julio, aunque el epílogo contado desde su punto de vista se hace muy corto), aunque eso puede solucionarse con un spinoff sobre ellos, ¿no?
Tequila Sunrise

Ficha Técnica:

Título: Tequila Sunrise
Autores/as: Katami Studio
Tipo: Yaoi
Género: Romance, drama
Editorial Española: Ediciones Fujur
Año: 2019
Número de tomos: 1