Planeta Cómic nos acerca el primer volumen de Daily Butterfly, obra de Suu Morishita que nos adentra en el incipiente romance entre dos personas muy tímidas y retraídas con el sexo opuesto.

En los últimos tiempos el sector del manga en España ha vivido un resurgimiento del género shōjo que se ha traducido en un aumento notorio de las obras de este tipo en los catálogos de casi todas las editoriales nacionales. Uno de los últimos títulos que ha llegado a nuestras estanterías ha sido Daily Butterfly, obra de Suu Morishita, conocida artista por su trayectoria profesional en el género romántico y por su estilo de dibujo, muy técnico y sin apenas florituras, que destaca por su cercanía a los cánones clásicos de narración y estilo de dibujo. Así pues, gracias a Planeta Cómic podemos descubrir esta obra de amor no correspondido (en un primer momento) protagonizada por dos personas no tan distintas que deberán superar un muro comunicativo para conseguir que su relación fluya.

“Quiero que te des la vuelta para que podamos mirarnos frente a frente”

Suiren Shibazeki es una joven tan hermosa que atrae la atención de chicos y chicas por igual. Debido a los sentimientos que causa en ambos sexos, Suiren ha crecido en un hermetismo cada vez más intenso que la ha llevado a encerrarse casi por completo en sí misma y a dejar de comunicarse con los demás por miedo al acoso que soportó de pequeña. Siempre en compañía de su amiga y defensora Aya Shimizu, Suiren trata de esquivar el contacto directo con aquellos que se le acercan por mero interés, centrándose únicamente en aquellos que de verdad buscan su amistad.

Es cuando llega a secundaria que conoce a Kawasumi, un joven igual de misterioso, atrayente y hermético que capta su atención. A pesar de su apariencia despegada, en realidad el chico rehúye a las chicas por su incapacidad a tratar con ellas y a su desconocimiento del género femenino. Chico clásico y con creencias muy estereotipadas y clichés en cuanto a los roles de género, Kawasumi siempre va en compañía de su amigo Ryôsuke Takaya, con quien no muestra reparos en mostrarse tal y como es. Debido a la incapacidad de Suiren y de Kawasumi para comunicarse con otros, ambos deberán hacer un esfuerzo significativo para lograr que su relación de amistad avance a algo más entre ellos.

Daily Butterfly (Hibi Chouchou) comenzó a publicarse en las páginas de la revista Margaret en febrero de 2012. Tras un total de 83 episodios, la obra llegó a su fin en agosto de 2015, siendo recopilada en doce volúmenes. En 2014, la autora realizó el crossover Hibi Chouchou x Hirunaka no Ryuusei en colaboración con Mika Yamamori. Esta obra se comercializó como un suplemento de dos capítulos del número 11 de la revista Margaret de 2011.

Daily Butterfly

Sobre la autora

Suu Morishita es una de las autoras clave del género shōjo atcual. Asidua de las revistas Margaret (Shueisha), Dessert y Nakayoshi (Kōdansha), destaca por su amplia gama de obras de género romántico, casi siempre protagonizadas por escolares y adolescentes, en las que incorpora el humor y el drama en dosis asequibles. Además de Daily Butterfly (Hibi Chouchou), destacan sus trabajos Koi ni Ichiban Chikai Shima (2010), Mada Amanogawa ni Ikenai (2011), Short Cake Cake (2015-actualidad), Hoshokukei Heroine ni ato 1-nen Inai ni Taberaremasu  (2018), Wakamen – The Mineral Boys (2018). Sus últimos trabajos son Yubisaki to Renren, iniciado en julio de 2019 y actualmente en publicación, y Yubisaki to Renren , también de este año.

Edición de Daily Butterfly Vol. 1 por Planeta Cómic

Planeta Cómic ha sacado al mercado el primer volumen de este shōjo en formato rústica sin solapas con sobrecubierta y un tamaño de 11,1 x 17,7cm. Este está compuesto por 192 páginas en blanco y negro y se puede encontrar en tiendas especializadas y librerías a un precio de 7,95 euros.

En esta primera toma de contacto con la historia de Suiren y de Kawasumi el lector puede disfrutar de los primeros siete capítulos, suficientes para conocer a los personajes, plantear la trama principal de la historia y adentrarse en esta. El tomo se cierra con la habitual página de agradecimientos de la autora de la obra, una ilustración y un avance de dos caras del siguiente volumen.

Daily Butterfly

En cuanto a la traducción al castellano, esta es obra de Carlos Alberto Mingo e Irene Tellería. Ambos han empleado un vocabulario muy sencillito que hace que esta obra pueda ser leída por cualquier tipo de público. De hecho, y debido a las características de la historia que se narra, el vocabulario llega a ser algo repetitivo (como cuando hablan de la “mariposa” y de la “flor inalcanzable”). Más allá de eso, Daily Butterfly es una obra muy fácil y rápida de leer, sin una trama compleja, lo que puede ser un punto decisivo para que más de uno se decida a darle una oportunidad.

Opinión personal

Tras leer el primer volumen de Daily Butterfly, lo que más llama la atención son los clichés y estereotipos de género que presenta la obra y que se van derribando a lo largo de la misma. Dado que se trata de un manga shōjo, y salvando las opiniones personales sobre el papel de cada individuo en la sociedad, no extraña que se presente a los personajes en papeles muy marcados y asentados de su género. De esta manera, la obra presenta a Suiren como una chica muy hermosa y frágil, mientras que Kawasumi se muestra como un chico fuerte convencido de que su papel como hombre es defender a las mujeres que lo necesiten. Sin embargo, Suiren llega a romper con ese rol impuesto al defender abiertamente al joven (aunque de manera muy sutil, tampoco es una gran hazaña, pero es suficiente para que quede patente).

Daily Butterfly

Más allá de su trama, uno de los puntos fuertes del primer volumen de Daily Butterfly es que se lee muy rápido. Aunque la historia comienza con un ritmo muy lento que de pronto se acelera, la historia es muy fácil de seguir, por lo que no implica mayores complicaciones para el lector.

En cuanto al dibujo, queda patente que Suu Morishita domina a la perfección su trabajo y tiene muy claro al público al que se dirige. De esta manera el lector se encuentra con una obra en la que destacan los diseños sencillos pero marcados, con personajes muy bien definidos pero de trazos suaves. Debido a las peculiaridades de los protagonistas, estos no muestran una gran expresividad, sino que todo el peso de sus pensamientos y reacciones recae casi por completo en los diálogos y textos (aunque al final esta tónica se rompe un poco, suficiente para dejar ver cómo va a evolucionar la personalidad de los protagonistas). Además, las viñetas destacan por su simplicidad, no están recargadas ni pecan de incorporar demasiados elementos en el paisaje de fondo, lo que da mayor protagonismo a la figura de los personajes frente a su entorno.

En cuanto a la edición que Planeta Cómic ha sacado al mercado, esta mantiene la calidad a la que la editorial nos tiene acostumbrados, con un acabado más que aceptable. La traducción también destaca por su sencillez, lo que agiliza la lectura del tomo, así como su comprensión. Por lo tanto, estamos ante una gran oportunidad de adentrarse en la obra de esta mangaka que ha conseguido llegar a los corazones de muchos lectores gracias a sus historias llenas de ternura y romance.

Daily Butterfly