Durante su visita a 25 Manga Barcelona, Atsushi Ohkubo mantuvo una rueda de prensa con los medios donde nos descubrió algunas curiosidades de su trabajo y su vida.

Durante el pasado 25 Manga Barcelona tuvimos la oportunidad de conocer a uno de los invitados de Norma Editorial. Hablamos del mangaka Atsushi Ohkubo, autor de Soul Eater y Fire Force, manga que vino a promocionar durante su visita al evento de la Ciudad Condal. Tallon4 tuvo el placer de asistir a una rueda de prensa en compañía de otros medios donde Ohkubo-sensei nos habló en profundidad de su trabajo, sus gustos y sus influencias.

Desde muy temprana edad Atsushi Ohkubo ya era fan de mangas como Capitán Tsubasa y Doctor Slump (serie que ha leído muchas veces porque le gusta “ese tipo de humor”), lo que le hizo vivir “en la burbuja del manga”. Al plantearse la idea de “dedicarme a algo que me pudiera gustar y que además pudiera llegar a todas partes del mundo”, pensó que “el manga y el anime son una vía perfecta para comunicar al mundo”.

Atsushi Ohkubo

Fan del fútbol (confiesa que habría querido ir a un partido del F.C. Barcelona) y de Gaudí, Ohkubo-sensei también se presentó como un aficionado al cine. Durante su encuentro con la prensa afirmó haber recibido una influencia muy importante de Tim Burton. “Cuando iba a primaria coincidió que salió Frankenweenie y fui hasta cinco o seis veces al cine cuando iba a tercero-cuarto de primaria”.

Para quienes no lo sepan, Ohkubo-sensei tuvo que pasar por el quirófano por una patología del corazón cuando era pequeño, lo que le llevó a confesar que “es casi como si me hubiera muerto una vez. No sabía si sobreviviría”. Es por ello que en “todas mis obras trabajo mucho el tema de la vida y la muerte a nivel shônen”, lo que hace de estas “un punto muy importante de mi vida, no puedo decantarme por ninguna porque todas forman parte de mi vida”. Este aspecto se puede observar tanto en su anterior obra, Soul Eater, como en la actual, Fire Force. No obstante, el autor destacó ciertas diferencias entre ambas. “Soul Eater y Fire Force tienen una imaginería y temática similares, parecidas (almas, esqueletos, muerte, vida), pero la forma de acercarse en cada una a ellas es muy diferente. En el caso de Soul Eater es como encontrarte con un juego de peleas, repartir tortazos. En cambio, en Fire Force se entra mucho más en el concepto de vida, de lo importante que es cada vida, de ese trabajo alrededor de estos conceptos”.

Centrándonos más en su última obra, Fire Force, Ohkubo afirmó que el trabajo de bombero “es una profesión que la tenemos muy cerca pero no está tan valorada y no sale tanto en los medios”, por lo que pensó que “quizás atraería muchos más fans y podría enseñar una nueva vertiente”. Aunque en un principio la serie comenzó a serializarse de manera mensual, actualmente tiene una periodicidad semanal. Este hecho tiene una parte positiva y negativa. En cuanto a lo positivo, “es más lógico publicar más seguido, ya que si no se pierde el hilo, por lo que es más natural hacerlo así. Hay más continuidad”. Y añade que “cuando publicaba mensualmente tenía más tendencia a ceñirme mucho más a la fecha de entrega y acumularlo todo hacia el final. En cambio, con la periodicidad semanal el trabajo es constante, tengo mucho más volumen de trabajo”.

En cuanto a la creación de los personajes de Fire Force, Ohkubo afirmó que “la imagen para crear los personajes a nivel general es que son grupos familiares. En el caso del escuadrón número 8 está claro que cada uno de los personajes asume un rol muy destacado. El padre, la madre, Shinra como principal, Maki como hermana. Intenté crear estos roles conocidos y extrapolarlos a la historia del manga”. Además, nos habló de la importancia de las miradas de los personajes, señalando que “el punto más importante es intentar que la mirada de cada personaje sea diferente”, de manera que “solo mirando los ojos podríamos reconocer de qué personaje se trata. Ese es el objetivo de haberlas marcado mucho más. Así también transmiten de forma diferente”.

“Cuando hablamos de mangas de acción shônen y de batallas es muy típico encontrarse los elementos arquetípicos (fuego, electricidad, agua). En el caso de Soul Eater hay un momento en el que me di cuenta de que la mayoría de los personajes se centraban mucho en la parte eléctrica y pensé “¿pero qué he hecho aquí?”. Pero al cabo del tiempo me di cuenta de que me había funcionado bien, que me gustaba, así que decidí elegir el tipo fuego para centrarme en los personajes”. Además, destacó la aparición de “el sol y la luna como motivo principal para hacer la comparativa directa, el binomio, que además forma parte del concepto de calor, fuego”. La aparición del fuego y de elementos infernales se relaciona directamente con “esa imagen del niño travieso que quiere buscar algo que no debería buscar”. También confesó que “sufro haciendo escenas serias. En cambio las partes de cachondeo me resultan muy sencillas y las dibujo rápido”.

Otro de los elementos que llama poderosamente la atención en Fire Force es su estética steampunk, algo que “ya me gustaba en un principio, pero aprovechando la temática de la historia con el fuego, el humo, el vapor, lo he cogido, lo he mezclado con la ciudad donde vivo, que es Tokio, para crear el resultado que conocemos”. A este respecto, y más centrado en los mensajes que aporta la obra más allá de su trama principal, Ohkubo-sensei destacó que “dibujar manga no es solo escribir una historia. Es también influenciarse del mundo que hay alrededor de uno mismo. Siendo consciente de esto, cuando dibujo manga cojo lo que hay a mi alrededor, temas que están de actualidad, de candente actualidad. El mensaje ecológico no es directo pero está ahí. La inspiración con una escena de acción, lo que pueda extraer de la realidad que me rodea es lo que aplicaré luego al dibujo”.

En cuanto a su estilo de dibujo, tal y como señaló, en el caso de “las portadas y las ilustraciones principales, hasta la parte de dibujo y de tramado, dibujo de manera tradicional analógica, mientras que la parte de color, las tramas finales, las realizo en versión digital. Lo que es verdad es que todo el contenido de la parte del manga full analógico”. También indicó que “con mi equipo de cuatro acostumbramos a tener unas 20 páginas en 4 días. Es comer, ducharse, trabajar, comer, ducharse, trabajar durante esos 4 días”.

Finalmente, durante la rueda de prensa Tallon4 tuvo la oportunidad de realizar tres preguntas directas al autor (al igual que el resto de medios asistentes). Estas fueron las siguientes:

Fire Force

Tallon4: Al principio de la obra, Akitaru Ōbi da a entender que los compañeros de trabajo pueden llegar a constituir una especie de segunda familia para Shinra. ¿Esa idea le vino o es una referencia simbólica de su propia experiencia como mangaka, en la que se crean estrechos lazos con el resto del equipo de producción de la obra?

Atsuhi Ohkubo: En un principio la imagen no la comparo mucho entre lo que sería el mundo del manga y el de Fire Force. Sí es verdad que en el caso de Fire Force la mayoría de los personajes principales son huérfanos. En el caso de lo que sería el equipo del manga me veo más bien como director top encima. La imagen más cercana o similar a mi trabajo en el mundo del manga sería como tener un equipo de fútbol. Imaginad que soy el entrenador y trabajo con los diferentes jugadores. Imaginad que faltan unos minutos para terminar el partido y cuando se acerca la fecha de entrega yo, como entrenador, digo “a ver, este puede hacer esto, tú tienes que encargarte de esto porque sé que puedes hacerlo, tú por esta banda, tú por otra”.

Tallon4: El protagonista, Shinra, tiene una sonrisa forzada de la que todos desconfían. Desde su punto de vista, ¿qué debe transmitir una sonrisa al público?

Atsushi Ohkubo: Una sonrisa se puede usar para transmitir mucho más que otro tipo de expresiones. Si estás llorando se nota que estás llorando, si estás enfadado se ve que estás enfadado, pero con una sonrisa puedes estar enfadado, puedes estar triste, puedes estar pasándotelo muy bien. Además de que me gusta dibujar este tipo de sonrisas más juguetonas, con los colmillos marcados. Pero la expresividad que me permite dar una sonrisa no es la misma que con otras expresiones.

Tallon4: ¿Para usted qué es más importante en un protagonista: que sea fuerte y evolucione físicamente o que tenga unas creencias y convicciones firmes aunque no tanta fuerza física?

Atsushi Ohkubo: Me cuesta elegir. Los dos son importantes, pero quizás la parte de las creencias, la motivación, la determinación son un poco más importantes. Dado que es un manga de lucha es necesario que haya de ambas porque si no hay fuerza adiós a la historia. Pero al final lo que prima es la determinación y la compostura.

Desde Tallon4 queremos agradecer tanto al equipo de Norma Editorial como al traductor y al propio Atsushi Ohkubo el trato que nos han brindado y el tiempo que nos han dedicado para poder realizar esta entrevista.