Ivréa nos acerca Nibiiro Musica, la historia de amor entre un chelista buenorro y un trabajador social más majo que las pesetas. ¡Y está llena de escenas ‘hot’! ¡Cuidado con los spoilers!

¡Hola talonianos! Regreso tras unas semanas ausente y en un momento muy difícil para todos. Actualmente una gran parte de la sociedad está recluida en sus casas (muchos seguimos estudiando o trabajando desde nuestros hogares) y otra gran parte fuera de estas, dándolo todo para ayudarnos a que todos, estemos donde estemos, podamos mantener un mínimo de normalidad en nuestro día a día o salir de esta en el peor de los casos. Así que quiero aportar mi pequeño granito de arena ofreciéndoos un nuevo BL Section para poder entreteneros al menos un ratito. Hoy voy a aprovechar para hablaros de un manga que se ha editado recientemente en castellano. Así, si tenéis esta obra por casa en la lista de “mangas pendientes de leer”, quizás os anime a comenzarlo; y si no la tenéis quizás os anime a añadirlo en vuestra próxima lista de “compras manga“ para haceros con ella en cuanto podamos salir de casa (porque, aunque haya tiendas que nos den la opción, no es necesario arriesgar la vida de nadie simplemente para que nos traigan un libro a casa. Además, seguro que os hace más ilusión comprarlo vosotros/as mismos/as en persona cuando podáis). Como acabo de decir, se trata de una historia que podemos encontrar en el mercado español y que ha sido recientemente editada por Editorial Ivréa. Una obra cortita (compuesta sólo por 4 volúmenes) que ofrece al lector una dosis muy elevada de momentos “hot” (¡esos que tanto me gustan!) protagonizados por dos jóvenes de muy buen ver (porque Yuki es muy guapete, que me gustan mucho los chicos con melenita). ¡Hoy hablamos de Nibiiro Musica!

Sinopsis

Desde que eran pequeños Takuma Satou y Katsuyuki Kujou han sido amigos íntimos. Sin embargo, los deseos de Katsuyuki de convertirse en un chelista profesional le llevan hasta Italia, alejándole físicamente de su gran amigo, con quien mantiene contacto vía email. Pero la distancia, el tiempo y la frustración hacen que ambos pierdan todo contacto.

Nibiiro Musica

La historia comienza cuando Takuma, convertido en trabajador social, recibe el encargo de atender a un nuevo usuario. Se trata de un muchacho joven que, a causa de un accidente, ha perdido temporalmente la vista, motivo por el cual necesita de un asistente para poder seguir con su día a día. Pero el corazón de Takuma dará un vuelco cuando descubra que la persona de quien debe hacerse cargo es ni más ni menos que Katsuyuki. Y la cosa se pondrá aún mejor cuando se entere de su amigo ha estado enamorado de él desde que ambos estudiaban en el instituto.

Impresiones

Nibiiro Musica es una historia de cuatro tomos, lo que lo convierte en una obra que entra en el radar de muchos lectores porque no supone ni mucha inversión económica ni de espacio en casa. Además, es el primer BL de la autora, Kemeko Tokoro (aunque dice que había leído muchos antes, lo que puede explicar tanta escena subida de tono a lo largo de la historia, pero de eso hablamos más adelante). Más allá de su catalogación como manga yaoi, lo que más me llamó la atención de Nibiiro Musica fue, precisamente, su trama. El hecho de que uno de los componentes de la pareja principal padeciese una discapacidad (en este caso visual) me pareció un punto de partida muy interesante. Sin embargo, mis expectativas a este respecto se vieron rápidamente frustradas porque este argumento dura nada y menos. Vamos, que en el primer tomo lo han finiquitado y han pasado a otra cosa, mariposa. Realmente el tema de la discapacidad visual me parecía un argumento muy bueno, ya que no es habitual que personajes con algún tipo de discapacidad protagonicen mangas (salvo contadas excepciones), mucho menos BL, y lo cierto es que la autora podría haberle sacado mucho más partido a este respecto, pero no es así. Una auténtica pena.

Nibiiro Musica

Otra cosa que me ha dejado un poco “así” es que la historia deja bastantes cabos sueltos. Por un lado está la relación de Katsuyuki con sus padres. Lógicamente, esta se deteriora cuando él les comunica su atracción sexual por los hombres, algo que sus progenitores no entienden y que enfada mucho a su señor padre. El tiempo pasa y él restablece una mínima y tímida conexión muchos años después de cortar lazos con ellos. Y al final les manda una invitación a su concierto más importante en Japón… Pero se deja en el aire si vuelven a verse, si llegan a retomar su relación, si resuelven su disputa, si Katsuyuki les presenta a Takuma,… Otro cabo suelto que deja esta historia es la relación de la pareja con la madre de Takuma. Esa mujer (que me cae genial porque lleva sus años con mucha energía), se huele algo cuando ve las miraditas y sonrisitas que se lanza la parejita y le hace saber a su hijo que, elija a quien elija en el terreno sentimental, estará feliz siempre y cuando Takuma lo sea. Y los dos chicos se plantean el decirle la verdad en algún momento… que no se sabe si llega o no, porque esa conversación se queda en el aire. Y siguiendo con los cabos sueltos, tengo que mencionar uno que también me sorprendió. En un momento concreto de la historia se expone el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo (prohibido en Japón) y la imposibilidad de tener hijos biológicos (de los dos), pero una vez más es un tema que se menciona y se pasa por encima, sin profundizar en exceso. Es como si la autora tuviese un “brain storming” muy intenso y decidiese poner todo lo que se le ocurrió en su manga, pero sin llegar a desarrollarlo más ampliamente. Por otro lado, algo positivo que encontré fue el momento en el que ambos llegan a ese punto en el que deciden hacer pública su relación. Me pareció muy bonita la manera en que Takuma apoya a Yuki cuando se lo propone y le confiesa que quiere seguir a su lado en todo momento.

En lo que se refiere a los personajes, todo se centra principalmente en los dos protagonistas, Katsuyuki y Takuma. Yuki es en casi todo momento (menos en las escenas ‘hot’) el más inseguro de los dos, el que más duda debido a que de joven experimentó en carne propia lo que es que tus seres queridos te rechacen por la elección de tu corazón. Es precisamente ese conocimiento tan negativo lo que le lleva a mostrarse tan cauto cuando comienza su relación con Takuma porque no quiere que experimente ese dolor. Por otro lado, Takuma es la parte más proactiva de la pareja. Además de su constante buen humor y su buen talante, este chico es quien trata de buscar los planes más variopintos y divertidos para estar con su chico, para no caer en el aburrimiento, pero esto no quita que no tenga sus propios momentos de duda y meditación personal acerca de su relación con su amigo de la infancia. Algo destacado para entender la forma de ser de los dos es que la obra incorpora cachos de su pasado (momentos muy significativos) que se aportan de manera muy dosificada. Con ellos se ayuda al lector a entender mejor tanto la trama como lo que piensan y cómo actúan ambos en el momento presente.

También tengo que mencionar a los personajes secundarios que ayudan a desarrollar las subtramas de la obra. Aquí destaca especialmente Noel Owen, un violinista prodigioso amigo de Yuki que tiene el mal vicio de liarla parda cada vez que puede. Que es cierto que el chico no lo hace a posta, pero no por ello no deja de meter en líos a la pareja, especialmente a Yuki, con sus descuidos y su tendencia a hablar sin pensar, expresando a los cuatro vientos lo mucho que quiere al chelista.

Nibiiro Musica

Hablando del dibujo, he de decir que este no está nada mal. Lo que más destaca son los rostros picudos de sus protagonistas (alguna vez pensé que se iban a saltar los ojos con la nariz del contrario cuando se dan besos, la verdad). También hay que señalar que a veces las proporciones se le van un poco de las manos a la autora, especialmente con las manos, que muchas veces son más grandes que sus cabezas. Tratándose de un manga BL también existe una ausencia de fondos muy destacada, ya que la acción se centra principalmente en los dos chicos y el resto de personajes secundarios o con los que interactúan, por lo que ellos son los que, lógicamente, centran la gran mayoría de la acción y de las viñetas. Y lo último que voy a decir a este respecto es que, para mi gusto, hay demasiado brilli-brilli de fondo (que sé que esto es algo habitual en los yaoi, pero no es algo que me guste demasiado).

Y ahora vamos al apartado que (ya sabéis) más me gusta cada vez que escribo un BL Section: las escenas “hot”. Bueno, bueno, bueno. Si algo tiene Nibiiro Musica son escenas de este tipo para dar y regalar. A ver, a lo mejor haciendo recuento no son tantas, pero las que tiene (al menos una por tomo) son muy instructivas (o algo así). Todo se resume en que los dos chavales, tan formales que parecen, se pasan la obra más calientes que el palo de un churrero. Esto se traduce en que cualquier momento les viene bien para demostrarse físicamente cuánto se quieren, ya sea en la cama, en el salón, en el baño, de pie, tumbados,…. Todo les viene bien (y a mí también, para qué negarlo). Y lo que más me gustó de esto fue cuando Yuki en modo sexy le suelta a Takuma “Quiero hacer mío cada rincón de tu cuerpo”. Oy oy oy oy, ese es un momentazo, se me caía la baba del gusto (literal). Y en la parte negativa, lo de siempre: la censura. Realmente me parece absurda porque los que leemos este tipo de historias sabemos lo que queremos y lo que nos podemos encontrar (¡que es justamente lo que vamos buscando, leñe!). Pero bueno. Simplemente que sepáis que esta obra tiene bastante censura (aunque cada uno puede imaginarse perfectamente lo que hay).

Nibiiro Musica

Le voy a dedicar un parrafillo muy pequeño a la edición en castellano. Si habéis comprado (o visto) otros tomos de Ivréa os podéis hacer una idea de cómo es la edición de Nibiiro Musica en castellano. Lo que más destaca es el hecho de que, como siempre, la calidad de los tomos no llega a lo que algunos lectores (exigentes como yo) buscamos. Es decir, que para cobrar los 8,50 euros que cuesta cada tomo no tienen problemas, pero la editorial no soluciona el hecho de que los lomos, portadas y contraportadas de sus mangas llegan, en una proporción del 95%, estropeados a las tiendas. Ya podrían ponerle un poquito más de esmero y cuidado a sus obras (en general), porque resulta imposible encontrar un tomo que esté perfecto tanto por dentro como por fuera y eso molesta y mucho. Así que, señores de Ivréa, tomad nota de una vez y arreglad este asunto cuanto antes, por favor. Y en cuanto a la traducción, nada que decir. Es bastante acertada y empalagosa, tal y como requiere este tipo de obras, así que le va bastante bien a la obra. ¡Ah! Y es obra de Gustavo Álvarez y Guido Rosano, según pone en los tomos, así que gracias a los dos.

En resumen, Nibiiro Musica es un BL que no está nada mal. No tiene una trama excesivamente compleja ni es una obra de referencia o de estas que marcan época, pero es bastante agradable de leer a pesar de los “peros” que he dicho anteriormente. La censura tampoco modifica esta opinión, por lo que recomiendo esta obra a todos aquellos (y aquellas) que queráis leer un BL nuevo, suavecito, con algunos toques de humor y con muchas escenas moñas entre los protagonistas.

Lo mejor

  • Que hay escenas “hot” para dar y regalar.
  • La escena en la que Yuki se confiesa a Takuma, con los ojos aún dañados y llorando. Me pareció muy hermosa.
  • Las versiones chibi de Yuki y Noel.

Lo peor

  • Lo rápido que se finiquita la trama de la discapacidad visual de Yuki cuando podría haber dado mucho más juego.
  • Que la historia deja muchos cabos sueltos.
  • La censura.
  • Que la relación de Noel y su manager se muestra poco (y espero que esto se compense con el tomo único Nibiiro Musica – Violinist & Manager que anunció en su día Ivréa).
  • Que la historia deja muchos cabos sueltos.
Nibiiro Musica

Ficha Técnica:Título: Nibiiro Musica
Autores/as: Kemeko Tokoro
Tipo: Yaoi
Género: Romance, drama
Revista: Comic Fleur
Editorial japonesa: Media Factory
Editorial Española: Ivréa
Año: 2014
Número de tomos: 4