Crunchyroll ha emitido Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta… (My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!) como anime de la temporada de primavera de 2020.

La crisis sanitaria derivada del coronavirus ha azotado con fuerza a prácticamente la totalidad de los países del mundo, alterando tanto la vida de los ciudadanos como las actividades económicas de los estados afectados. En el caso de Japón, la industria del anime no ha sido ajena al azote de la pandemia, ya que esta ha provocado la cancelación y retraso de múltiples producciones que tenían prevista su salida o emisión para fechas cercanas. Aún así, algunos de los proyectos han conseguido mantener sus esquemas de emisión gracias a una previsión que hizo que las temporadas estuviesen completadas (o casi) para cuando se decretó el Estado de Emergencia en el país asiático. Una de esas series que ha mantenido su emisión sin contratiempos ha sido Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta… (My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!), obra del estudio SILVER LINK que ha engrosado la lista de animes de la temporada de primavera de este 2020. Protagonizada por una adolescente de lo más ingenua y despistada, su principal cometido será sobrevivir en un universo en el que de primeras tiene todo en contra… O eso pensaba.

“Hay que evitar a toda costa un final malo”

Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta…

Tras recibir un fuerte golpe en la cabeza, la hija del Duque Claes, Catarina Claes, recuerda una vida pasada en la que falleció como estudiante de secundaria a los diecisiete años. En dicha vida jugó a un juego otome titulado Fortune Lover, en el que la antagonista por excelencia era la mismísima Catarina Claes, quien se ganaba a pulso la antipatía y odio del resto de personajes del juego. Sabiendo los trágicos finales que le deparaban las distintas opciones del juego junto a los protagonistas masculinos del mismo, Catarina decide hacer todo lo posible para cambiar su destino y tener una vida que no finalice con su muerte o su exilio tras conocer a la protagonista de Fortune Lover, Maria Campbell. Para ello, deberá esforzarse para camelarse a los personajes que, igual que en el juego, irán irrumpiendo en su vida poco a poco, empezando por Geordo Stuart, un príncipe masoquista que resulta ser su prometido.  

Creadas por Satoru Yamaguchi (historia) y Nami Hidaka (ilustraciones), la serie de novelas Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta… (My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!) comenzó a publicarse  en la web Shōsetsuka ni Narō! en julio de 2014. La editorial Ichijinsha sacó a la venta la primera de ellas en agosto de 2015. Hidaka también firma la adaptación a manga, que comenzó en la revista Comic Zero Sum en agosto de 2017.

En cuanto a la adaptación animada, esta está dirigida por Keisuke Inoue (Midara na Ao-chan wa Benkyō ga Dekinai) para el estudio SILVER LINK. Megumi Shimizu ha supervisado los guiones y Miwa Oshima ha adaptado los diseños de personajes de Nami Hidaka.

La magia de los juegos otome

Muchos de vosotros estaréis familiarizados con el concepto de juego otome, pero para aquellos que no lo conozcáis, vamos a aclararlo. Otome identifica a un género de juego en el que la protagonista, femenina, se ve envuelta en una historia en la que diversos (y numerosos) personajes masculinos la ayudan a avanzar y, de paso, se le insinúan para conseguir su amor. De esta manera, el jugador (siempre en la piel de la protagonista) deberá ir eligiendo las respuestas que más le convengan en relación a las acciones y propuestas de los personajes masculinos para, al final, terminar emparejado con alguno de ellos. Añadir como apunte final que este género a la inversa, es decir, con un protagonista masculino y un grupo de chicas que le acompañan en la aventura es conocido como género harén.

Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta…

“Mi futuro depende del chico que elija Maria”

Resumiendo mucho, la historia de Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta… (My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!) se apoya fundamentalmente en dos pilares. El primero de ellos son los propios personajes. La protagonista, Catarina, es una chica de lo más afable, amable, ingenua y cariñosa, lo que le permite granjearse la amistad y el afecto de sus compañeros y compañeras de aventura (una vez que es consciente de su vida pasada y su posible futuro, porque de pequeña era una egocéntrica repelente y mimada). Eso sí, lo cierto es que hay veces en las que no queda muy claro si es tan simpática porque le sale solo o porque todo responde a su táctica de camelarse a los personajes para evitar ser asesinada o desterrada. En cualquier caso, la chica termina siendo un amor que pasa de villana a heroína y que aprecia y valora todas las peculiaridades de su entorno y que ayuda a sus amigos y amigas a progresar en cualquier ámbito de sus vidas. En cuanto a los co-protagonistas, estos representan una amalgama de personalidades típicas que no pueden faltar en cualquier historia romántica que se precie.

El príncipe Geordo Stuart, prometido con Catarina desde los ocho años, es el personaje confiado y seguro de sí mismo que, realmente, es quien peor lo pasa porque es consciente de los intentos de la chica por romper su compromiso y de los intentos de los demás por arrebatársela, lo que hace que en ocasiones se sienta cierta lástima por él (y es uno de los personajes que más juego da en el ámbito romántico, todo sea dicho); su hermano, Alan Stuart, es el chico tímido que siempre ha permanecido a la sombra de Geordo por las comparaciones de su entorno, lo que le ha provocado una falta de autoestima notable, al menos hasta que conoce a Catarina y esta le hace ver el talento musical innato que posee; Mary Hunt, la prometida de Alan, es una chica tímida amante de la jardinería que se convierte en mejor amiga de Catarina gracias a sus dotes con las plantas y que siente un afecto sincero y casi enfermizo por la heredera del Duque Claes; Keith, hermano adoptivo de Catarina, quien se ha erigido como el protector y defensor de su hermana (rivalizando con ahínco con Geordo y su compromiso) y que profesa un amor “prohibido” hacia la chica; Sophia Ascart, la chica tímida que siempre ha permanecido en las sombras por los rumores y el acoso de la gente por su aspecto y que descubre un mundo lleno de color y amistad gracias a Catarina y a su amor mutuo por la literatura. Además, Sophia ofrece durante toda la historia apoyo incondicional a su hermano, Nicol Stuart, un chico reservado y misterioso que atrae las miradas y la atención de cualquiera gracias a sus modales, su físico y a la relación protectora que mantiene con su hermana. Todos ellos, con sus respectivas formas de amor y afecto hacia Catarina, serán el sustento del que se nutrirá la serie tanto para poner en peligro el futuro de Catarina como para hacerla avanzar sin que apenas sea consciente de ello. Un grupo de lo más divertido y dicharachero que entre riña y riña por captar la atención de Catarina irá desarrollando lazos de amistad más fuertes de lo que cabría esperar. A este respecto destaca que todos los personajes sin excepción interactúan con Catarina en igualdad de condiciones con el único objetivo de ganarse su afecto y resultar elegidos como su pareja. A ellos se une de manera secundaria (pero de vital importancia) Acchan, la mejor amiga de Catarina en su antigua vida, quien la ayudará de manera consciente e inconsciente a avanzar en la trama gracias a los consejos sobre el juego que le dio antes de morir.

Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta…

El segundo de los pilares, lógicamente, es la propia trama. Divertida y en ocasiones algo absurda, lo cierto es que los esfuerzos de Catarina por escapar de su trágico destino son de lo más entretenidos, hasta el punto de sacarte, como mínimo, una sonrisa. A ello se le suma el grupo de amigos que se ha forjado desde sus tiernos ocho años y que, conforme avanza la historia, no pierden ninguna oportunidad de pasar tiempo con ella e insinuarse para conquistarla, lo que hace que el espectador esté pendiente de quién de todos toma la delantera o se gana el favor de la chica (aunque siempre vamos a tener preferencias por alguno de ellos, lo cierto es que todos son muy simpáticos y terminan cayendo bien). Esto nos lleva irremediablemente a un punto clave a tener en cuenta y que da muchos puntos extra a la historia. A pesar de ser un otome en el que la protagonista está en un primer momento destinada a enlazarse con un chico, lo cierto es que la manera de ser y de pensar de Catarina hace que cualquier pareja sea posible: chica y chico, chica y chica o chico y chico. Y estas posibilidades se dan sin que haya el más mínimo indicio de que alguna de las combinaciones sea errónea o no sea bienvenida. Al contrario, todas son posibles y muy factibles tanto para los personajes (lo que hace que todos ellos se vean como rivales entre sí) como para el espectador. Puede parecer una tontería, pero se trata de un punto inclusivo de colectivos minoritarios que no pasa desapercibido y que, por ello, merece la pena comentar.

Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta…

Siguiendo con este punto, en la trama hay un elemento que destaca desde el principio pero que puede que el espectador deje en un segundo lugar debido a las idas y venidas amorosas de los personajes: la magia. A pesar de ser un elemento característico de los personajes puede parecer a priori algo secundario, aunque conforme avanza la serie adquiere mayor relevancia y será el desencadenante de la parte final de la misma. También respecto a la trama hay que señalar que existen capítulos que pueden considerarse de puro relleno porque no aportan gran cosa con respecto al futuro de Catarina, sino que añaden información sobre cómo se ha forjado el cariño de los distintos personajes. Esto se ve desde el principio de la obra, ya que la historia comienza con todos los personajes de pequeños para ir asentando la base de todas sus relaciones para el momento crucial, cuando son adultos y deben entrar en la academia de magia y conocer a María. Aun así, la serie tira de vez en cuando de flashbacks para reiterar esa relación que los personajes han establecido con Catarina y cómo esta les ha ayudado a ser mejores, ensalzando aún más si cabe la figura de la chica y su buena fe con todos ellos.

En lo que respecta a la animación, lo cierto es que esta es de lo más básica, tirando a un poquillo chapucera a veces. Con muchos fotogramas repetidos o movimientos basados en unos pocos fotogramas que dejan la fluidez de movimiento para otra ocasión mejor en pro de movimientos más robóticos y lineales. Ni siquiera las escenas de magia cuentan con una animación elaborada. Claro que la trama principal de la historia, el futuro de Catarina y su interacción amorosa con los personajes, no requieren de grandes florituras a este respecto, pero sí que se agradecería que hubiesen destinado un poco más de presupuesto a este ámbito. Mención aparte merecen el opening y el ending, que sí que cuentan con un montaje más trabajado.

Finalmente, vamos a dedicar unas pocas palabras a la banda sonora, esta destaca por acoplarse a la perfección a la trama y a ese estilo royal que desprende. El opening, titulado Shōjo no Route wa Hitotsu Janai! e interpretado por el duo Angela, supone una carta de presentación de la historia idónea, ya que pone al espectador en contacto directo con todos los personajes y la base de la trama (que se irá desarrollando) de golpe y porrazo pero con un ritmo pegadizo que casa con el estilo desenfadado del anime. En cuanto al ending, Bad End, también se enmarca dentro del estilo de la serie. Así pues, se puede afirmar sin lugar a equívocos que el acompañamiento musical es otro de los puntos fuertes de la serie.

Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta…

Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta… (My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!) es, sin duda, uno de los animes más divertidos de la temporada de primavera de este año tan atípico. Además de ofrecer una trama graciosa y entretenida, desarrollada por personajes que no tardan en ganarse el afecto de los espectadores, su simplicidad no requiere un esfuerzo destacado para el espectador. Por ello, se convierte automáticamente una serie muy recomendable para pasar un buen rato y dejar de lado nuestras preocupaciones y centrarnos de lleno en las de la nueva Catarina Claes.


Lo mejor

  • Es una serie muy blanca; apta para todos los públicos.
  • Con sólo doce capítulos es realmente asequible y puede parecer corta.
  • La manera en que Catarina le roba “puntos de inflexión” a otros personajes sin darse cuenta ni proponérselo.
  • Las reuniones de las «Chibi Catarinas».

Lo peor

  • La animación, un poco cuestionable en determinados momentos.
  • A pesar de tener sólo doce capítulos cuenta con capítulos de relleno que no aportan nada a la historia.
  • El anuncio de una segunda temporada. Realmente su final es perfecto tal y como está, por lo que no debería requerir de una continuación que, previsiblemente, empeorará su calidad.

Ficha Técnica:

Título: My Next Life as a Villainess: All Routes Lead to Doom!
Título original: Otome Game no Hametsu Flag Shika Nai Akuyaku Reijō ni Tensei Shiteshimatta…
Estudio de animación: SILVER LINK
Dirección: Keisuke Inoue
Guión: Megumi Shimizu
Género: Isekai
Inicio de emisión: 04 de abril de 2020
Fin de emisión: 20 de junio de 2020
Número de episodios: 12