Cuando se hacen las cosas bien se nota y mucho. Y Syundei ha hecho un manga realmente especial. Es por ello que ¡¡No te rindas, Nakamura!! se ha convertido en uno de mis BL favoritos. ¡Dentro reseña!

¡Muy buenas talonianos! Hoy me he animado con una novedad que ha llegado hace muy poquito al mercado del manga BL español. La verdad es que se trata de un manga que me llamó la atención cuando la editorial Milky Way Ediciones anunció su licencia y, aunque se aleja del tipo de historias que me gusta leer (porque mi cuerpo y mi cerebro suelen pedirme BL con alto contenido en escenas subiditas de tono), la verdad es que me ha gustado y lo he disfrutado muchísimo. No sé si ha sido por sus protagonistas, que son de lo más inocentes y todo un amor, por el humor de los capítulos, por la absurdez de algunos de ellos, por las idas de olla de uno de los personajes cuando fantasea con su crush, o por una combinación de todos estos factores, pero la verdad es que me ha parecido uno de los tomos más divertidos en este género que he leído últimamente. Un tomo perfecto para leer en cualquier momento dada la ligereza de su trama y la fluidez con que está narrado que consigue amenizar hasta la tarde más calurosa del verano. Hoy me ponemos manos a la obra con la reseña de ¡¡No te rindas, Nakamura!!

Sinopsis

Okuto Nakamura es un estudiante de secundaria que el día de ingreso en el instituto se enamora a primera vista de su compañero de clase Aiki Hirose. Demasiado tímido e introvertido como para confesarle abiertamente sus sentimientos a Hirose, Nakamura tratará por todos los medios de encontrar la oportunidad de acercarse a su compañero para, al menos, comenzar con él una relación de amistad que les permita pasar más tiempo juntos. Pero el destino parece estar en contra del pobre Nakamura, a quien todos sus planes para estar con Hirose le acaban saliendo mal.

¡¡No te rindas, Nakamura!!

Impresiones

¡¡No te rindas, Nakamura!! es un tomito único que se vende solo, las cosas como son. La verdad es que desde que Milky Way Ediciones anunció la licencia ya pensaba comprármelo (porque intento que no se me escape ningún yaoi que se publique en castellano) y así lo hice, pero me ha sorprendido la aceptación tan buena que ha tenido y las valoraciones tan positivas que ha recibido por parte de los lectores de manga. Que eso es bueno y me encanta porque si todos apoyamos el género hacemos que sea más factible que sigan llegando títulos del mismo a nuestras librerías, así que me ha hecho ilusión, pero no me esperaba que a la gente le fuese a gustar tanto (me incluyo entre la gente. Y también me gustaría saber si la editorial se esperaba este exitazo con este tomo).

Bueno, entrando en materia, voy a empezar por la trama. La verdad es que soy de las que piensa que “todo está inventado” y casi nunca suelo equivocarme. En este caso, la historia se centra en los esfuerzos del tímido y adorable Nakamura por acercarse al chico que le gusta, Hirose, para que sean amigos. Se trata de una trama muy inocente que, a pesar de las fantasías húmedas de Nakamura, no alberga ninguna doble intención o deseos impuros más allá de estar con Hirose. Y como podréis imaginaros, también es una trama que está bastante trillada y que es un recurso fácil para cualquier shôjo que se precie. Ahora bien, la manera en que Syundei narra los intentos de Nakamura por alcanzar su meta es única, con un montón de gags cómicos y ocurrencias que hacen que el lector devore el tomo con celeridad porque se presta a ello. Es precisamente el humor que incorpora en la historia lo que hace que esta adquiera muchos puntos favorables y se perfile como un manga que sobresale en el género sin necesidad de mayores méritos (que bastante es que el drama quede en segundo lugar).

¡¡No te rindas, Nakamura!!

Esto me lleva a hablar de los personajes en sí. No sé qué más decir de Nakamura y Hirose aparte de que los dos son un amor. Lo que más me gusta de Nakamura es su tenacidad y su iniciativa, siempre presente aunque se le tuerzan las cosas. También me encanta su venilla pervertida, siempre activa cuando Hirose está en el radar de su pensamiento. En cuanto a Hirose, es un chaval de lo más abierto y extrovertido, a quien no le gusta encuadrar a la gente bajo prejuicios de ningún tipo y que sabe ver lo mejor de cada uno de sus amigos. Todos ellos tienen un diseño tanto de dibujo como de personalidad muy marcado y que siguen fielmente hasta el final de la obra.

En cuanto al estilo de dibujo, este es de trazo grueso y posee un toque clásico (que me gusta llamar ochentero por el look de los peinados) que le queda que ni pintado a la obra. Tampoco quiero dejar de lado el acertado diseño de los personajes y lo bien detalladas que están sus expresiones para que no perdamos detalle de lo que pasa por su mente, en especial por la de nuestro querido Nakamura. Algunas de las viñetas, ya sean de tono humorístico o más serias, son para enmarcar gracias al talento de la autora y eso es algo que no todos/as los/as mangakas pueden decir.

Muchos y muchas de los que me leéis sabéis lo que me fascinan las escenas hot (porque sí, soy fan de ellas, especialmente en los BL, qué le voy a hacer), pero en esta ocasión no voy a hablar de ellas. No porque no quiera, sino más que nada porque ¡¡No te rindas, Nakamura!! no las tiene. Y lejos de parecerme algo negativo, debo decir que no lo es porque la obra no las necesita para sobresalir como un BL que debe estar en la mangateca de cualquier fan del género (entre los que me incluyo). Este manga es un soplo de aire fresco para el yaoi y una demostración clara de que no es necesario caer en burdas escenas de sexo para crear una gran historia.

¡¡No te rindas, Nakamura!!

Y ahora, de forma breve, voy a comentar la edición en castellano de ¡¡No te rindas, Nakamura!! Para cualquier lector asiduo de manga en castellano debería ser suficiente carta de presentación del tomo decir que ha sido editado por Milky Way Ediciones, pero si con estas palabras no queda claro, os digo que la edición es de diez. El producto final está cuidadísimo hasta el más mínimo detalle, con una traducción magnífica, acertada y muy divertida. Esta editorial es de mis favoritas en cuanto al tratamiento de sus licencias y el puesto se lo gana a pulso, porque cada nuevo título que publica está elaborado con mucho mimo y eso se percibe en todos los aspectos del continente y contenido, de manera que cada tomo se convierte en un elemento de coleccionista (ya  mí me encanta, porque trato todos mis mangas -y libros en general- con mucho cuidado para conservarlos en perfectas condiciones).

En resumidas cuentas, ¡¡No te rindas, Nakamura!! es el típico tomo que te llama la atención por su portada y su trama y que se deja leer sin mayores complicaciones porque la historia es simple y transcurre con tanta soltura que el lector devora las páginas sin apenas darse cuenta. Los personajes principales son una delicia y se hacen querer desde el minuto cero, especialmente Nakamura con su timidez y tesón (porque el chico no se rinde aunque todo se le tuerza y bien que hace).


Lo mejor

  • El estilo clásico del dibujo. Me flipa.
  • Las idas de olla de Nakamura cuando se imagina escenas románticas con Hirose, especialmente el momento pulpo con tentáculos palpando al chaval (tenía que decirlo).
  • El manga que dibuja Kawamura sobre Nakamura y Hirose.
  • Cuando Hirose le dice a Nakamura que él ya se consideraba su amigo (ese niño es una ricura, por favor).

Lo peor

  • Un tomo es demasiado corto.
  • Que la historia sea tan superficial y no indague más en los personajes.
¡¡No te rindas, Nakamura!!

Ficha Técnica:

Título: ¡¡No te rindas, Nakamura!!
Título original: Ganbare! Nakamura-kun!!
Autor/a: Syundei
Tipo: Yaoi
Género: Romance, comedia
Revista:  Opera
Editorial japonesa: Akane Shinsha
Editorial Española: Milky Way Ediciones
Año: 2014-2016 / 2020
Número de tomos: 1