La editorial Ivréa nos trae Perro ladrador poco mordedor, un tomo único de Shinshi Nakai con un alto contenido erótico.

¡Muy buenas talonianos! Estos días estoy motivadísima, así que hoy os traigo un nuevo BL Section con una de las novedades que se han incorporado al catálogo manga del género Boys Love en castellano en las últimas semanas. Se trata de un tomo único con un título de lo más sugerente que me atrajo desde el primer momento, pero que me ha dejado un sabor de boca un tanto agridulce porque no era lo que esperaba en un primer momento. Pero no adelantemos acontecimientos. Hoy hablamos de una de las últimas novedades de la editorial Ivréa que nos presenta una relación bastante peculiar entre dos chicos de instituto que, más bien, son amo y “perro”. Hoy os hablo de Perro ladrador poco mordedor, de Shinshi Nakai.

Sinopsis

Perro ladrador poco mordedor

Cuando eran niños, Kenji y Yuu eran amigos que mantenían una relación un tanto distinta de lo que suele entenderse por amistad, ya que el segundo hacía las veces de perro fiel del primero, quien le bautizó con el nombre de Pocchi. Años después, durante su etapa en el instituto, ambos se reencuentran y retoman esa relación que les unió en el pasado. Sin embargo, las cosas cambian cuando a Kenji le muerde un perro que dispara sus feromonas, convirtiéndole en una presa deseable por otros hombres. Atraído por el intenso y dulce olor de Kenji, Yuu le demostrará que ya no es aquel niño servicial, sino que es un hombre con un deseo sexual irrefrenable que estará dispuesto a ayudarle a mantener el nivel de sus feromonas a raya para mantenerle a salvo de posibles depredadores.

Impresiones

Lo primero que tengo que decir es que este tomo me ha parecido algo así como un fanfic omegaverse (con todo el tema de las feromonas, el celo, los inhibidores, etc.), pero sin la parte de “alfa” y “omega” (lo tenía que decir o reventaba, en serio). Mirad que compré este tomo con muchas ganas y muy altas expectativas (las cosas como son, cuando Ivréa ha licenciado un yaoi nunca me ha defraudado, así que iba con muchas expectativas a por este tomo), pero en esta ocasión siento que me he quedado con las ganas a medias. Lo que más me ha decepcionado es que creo realmente que el punto de partida de la trama es bueno (o al menos lo suficientemente bueno como para desarrollar una historia interesante con mucho contenido erótico y cierta calidad argumental), pero se ha desaprovechado. Claro que para ser un tomo único no se pueden pedir peras al olmo y hay que recortar por todas partes para que la historia quepa en ese espacio tan delimitado, pero esto ya es pasarse. Le han metido la tijera a mansalva a esta historia. De hecho, si le hubiesen dado algo más de extensión (dos o tres tomitos) podría haber quedado una obra mucho más maja e interesante y, sobre todo, con bastante más chicha argumental en lugar de meras pinceladas de una historia “que pudo ser, pero se quedó en el camino” (eso sí, con un happy ending para que sea más cuqui).

Sinceramente, creo que el principal problema parte de que la trama no transmite todo lo que debería (o todo lo que la propia autora desearía) porque esta va muy rápido y queda como un batiburrillo de cosas (con bastante contenido erótico, todo sea dicho), pero que no dan profundidad a la trama. Es decir, conocemos a los protagonistas, cómo se conocieron y su relación pasada. Sin embargo, todo se cuenta a saltos, yendo y viniendo entre el presente y el pasado. Eso está bien porque así se conoce un poco más a los personajes, pero dicha relación queda un tanto incompleta porque solo son apuntes de ese pasado. Igual ocurre con el pasado de Yuu: se percibe una tensión familiar con su madre, pero no se explica en condiciones de dónde viene esa relación tan posesiva de la señora. Y antes de que te des cuenta, ¡pum! Yuu dice que se va de casa, que quiere a su madre y si te he visto no me acuerdo. Pero vamos a ver, ¿tanto cuesta haber desarrollado un poquito más ese trauma por el cual Yuu se ha convertido en el pilar de su familia, motivo por el que su madre es tan posesiva con él (básicamente porque no tiene a nadie más) y su necesidad de abandonar el nido para irse con su amado? Que seguro que alguno piensa que no es necesario contar en profundidad una subtrama de estas características, pero no habría estado mal que se explicase cómo surge la fractura familiar de Yuu y cómo Kenji se convierte en su fuerza para sobrellevarlo todo. Al menos esa es mi opinión.

Si digo que la trama podría haber quedado mejor si se le hubiese dado más espacio y tiempo para su desarrollo, más de lo mismo podría decirse de los personajes. Estos podrían haber mostrado mayor profundidad y trasfondo si hubiesen tenido más espacio para desarrollarse y evolucionar, para que el/la lector/a conozcan algo más sus historias personales más allá de su obsesión por las feromonas.

Yuu es como un perro (literalmente hablando), ya que se muestra fiel y cariñoso con su “dueño”, pero fiero con el resto. No obstante habría sido interesante conocer un poco más su situación familiar (como ya dije antes), especialmente con su madre, que simplemente se deja entrever pero en la que no se incide. Además, me ha resultado un personaje bastante maleable y sin fuerza propia hasta que el chico tiene un calentón, que ahí sí que dice “aquí estoy yo” y ya se hace dueño y señor de la situación (y bien que le gusta).

En cuanto a Kenji (cada vez que le veo me recuerda a Hitsugaya, no puedo evitarlo), según leía me transmitía más o menos la misma sensación. Es un chico que va de malote, pero en realidad es bastante débil emocionalmente hablando. Ya no por el tema feromonas, sino que da la apariencia del típico chico malo que se escuda en su grupo para tapar sus carencias personales. Y luego cae en el cliché de decir “no, que me acuesto con Yuu por necesidad, por el tema de controlar las feromonas, pero realmente ni me gusta ni le quiero, aunque pienso que está de toma pan y moja, pero como voy de malote por la vida no voy a reconocer que soy de la otra acera, deja”. Chico, pues si te gusta admítelo y punto, que no pasa nada, para eso protagonizas un BL, ¿no? Es algo que no acabo de comprender. Es cierto que la negación es un argumento clásico y trillado hasta la saciedad en todo tipo de historias románticas (sin importar la orientación sexual de los personajes), pero en este caso, no sé por qué, me ha exasperado un poquito.

Perro ladrador poco mordedor

Y ahora llego a uno de los puntos favorables de la historia. En líneas generales puedo decir que el dibujo no está nada mal. La verdad es que la autora tiene muy buen trazo y es capaz de dibujar expresiones faciales muy realistas e intensas. Eso sí, el tema de las proporciones tiene que pulirlo porque algunas veces se le va (como con esas piernas kilométricas, por ejemplo). Pero bueno, tampoco me quiero poner quisquillosa, así que no voy a incidir más en ello y simplemente voy a dejar como mensaje que el dibujo está bastante bien para mi gusto, lo que ayuda a leer la historia con mayor rapidez y fluidez.

Y ahora vamos al meollo del asunto. Si os he dicho antes que la historia va de feromonas alfas, celo… pues sí, hay escenas “hot” para dar y regalar. Vamos, que Yuu está encantadísimo de la vida con el problema de Kenji y más aún de poder ayudarlo, porque el tío lo goza como nadie (y Kenji también, todo sea dicho). El problema es que una vez más tengo que hablar de la censura, que está omnipresente en todo el tema y que me saca de quicio. Digo yo, si todos los que leemos este tipo de historias sabemos a lo que vamos y la propia autora tiene ganas de dibujar escenas calentorras (y lo hace con bastante acierto, para más inri), ¿por qué hay que censurarlo todo? Es algo que no termino de concebir, porque soy de esas personas que considera que el sexo es algo natural e inherente al ser humano, no es nada sucio, ni oscuro, siempre que sea consentido y se vea que ambas partes lo disfrutan. Entonces, ¿cuál es el problema? En fin, que una vez más me he quedado con un sabor agridulce porque hay mucha escena “hot” pero hay tanta censura que… Pero bueno, darle a la imaginación de vez en cuando también viene bien.

Llego a uno de los puntos más delicados de este BL Section: la edición en castellano del tomo. La editorial Ivréa me genera sentimientos encontrados. Por un lado les adoro porque publican muchísimos títulos que me encantan (más allá del BL). ¡Y encima en estas semanas han anunciado más series que quiero, como Kaguya-sama: Love is War y Gleipnir! (Además de Darwin’s Game y Levius). Pero por otro… No sé qué problema hay con la imprenta, pero encontrar un tomo que esté en perfecto estado es misión imposible, cuesta mucho y hay que revisar todos los tomos disponibles en la tienda hasta dar con uno que cumpla con los estándares de calidad. En serio, tenéis buenos títulos, si cuidaseis más las ediciones y el producto final seríais geniales. Dejando de lado los desperfectos de los tomos, en general esta edición cuenta con una buena traducción.

Resumiendo, Perro ladrador poco mordedor es un tomito único interesante y entretenido, pero que narra “a medias” una historia que podría ser mucho mejor si se le hubiese dado algo más de espacio para su desarrollo. Los personajes son un poco blanditos, pero las escenas “hot” compensan con creces las carencias argumentales de la historia.


Lo mejor

  • La historia es corta y se lee rápido.
  • El dibujo de la autora.
  • Las escenas «hot».

Lo peor

  • La trama no se desarrolla lo suficiente como para establecer un tomo con calidad argumental.
  • Personajes planos.
  • Historia que cuenta con muchos altibajos.
Perro ladrador poco mordedor

Ficha Técnica:

Título: Perro ladrador poco mordedor
Título original: Inu wa hoeru ga kami wa shinai
Autor/a: Shinshi Nakai
Tipo: Yaoi
Género: Romance, Vida Escolar.
Revista: Kachi Comi
Editorial japonesa: Akira Shoten
Editorial Española: Editorial Ivrea
Año: 2018 / 2020
Número de tomos: 1