No existen los finales buenos ni malos, ya que no existen los finales. Aunque acabemos con el malo de turno y vivamos felices convertidos en héroes, los peligros siempre vuelven. En ocasiones, servirán para volver a ponernos a prueba y lucirnos de nuevo. En otras,…